Nintendo vence la guerra a las R4

Nintendo logra vencer otra batalla en la guerra contra la piratería tras declararse ilegal la importación del cartucho flash R4 en Japón.

A estas alturas de la vida, no creemos que sea necesario explicaros que la piratería es una de las lacras de cualquier negocio en el que los derechos de autor hagan acto de presencia. La industria de los videojuegos no se libra de ella ni mucho menos, aunque poco a poco los peces gordos del sector dan pasos de gigante para erradicarla.

Recientemente, dos años después de lograr prohibir su venta en Japón, Nintendo ha conseguido hacer lo propio con la importación de cartuchos R4. Estas tarjetas, además de permitirnos ejecutar homebrew y otras aplicaciones caseras en Nintendo DS, también nos daban la oportunidad de acceder a los juegos que nos vinieran en gana y disfrutarlos sin haber pasado por caja. Copias de seguridad que de copias de seguridad tienen poco en el 99,99% de las ocasiones, vaya.

La situación actual se extiende a otros países como Francia, Australia y Reino Unido, por lo que poco a poco (damos fe) la compañía nipona ha conseguido frenar uno de los principales problemas contra los que se enfrenta cualquier consola que sale al mercado. En este sentido, Nintendo 3DS parece gozar de buena salud, ya que todavía conserva su virginidad digital tras un año y medio en el mercado.

El único aspecto negativo a destacar es el duro golpe que la scene de Nintendo DS se va a llevar con esta decisión, pero mirándolo por el lado optimista, la familia R4 no es ni mucho menos la única de cartuchos flash existente, por lo que encajarlo no será tan dramático.