Nuevo conflicto entre Ubisoft y Patrice Désilets

Patrice Désilets y Ubisoft cesan su relación tras una constante falta de entendimiento. Se desconoce con certeza si el creativo abandonó o la compañía lo despidió.

No es la primera vez que oímos como el diseñador Patrice Désilets abandona (por un motivo u otro) a Ubisoft tras haberle dado dos de sus sagas más representativas: Assassin’s Creed y Prince of Persia. En esta ocasión, y casi de improvisto, la compañía ha decidido prescindir del talentoso creativo debido a los roces que han surgido tras su segundo fichaje, fruto de la absorción del THQ Montréal Studio en el que éste se encontraba trabajando.

Durante el proceso de bancarrota de THQ a principios de año, Ubisoft no dudó en hacerse con el estudio de reciente creación y su jugosa plantilla de trabajadores, que estaban inmersos en la creación de un juego titulado 1666 bajo el liderazgo de Désilets. Ahora, con dicho proyecto presuntamente cancelado, el diseñador no terminó de cuajar con el rumbo de la compañía, por lo que se ha tomado la crítica decisión.

“La adquisición de THQ Montréal en enero permitió a Ubisoft acoger a 170 desarrolladores experimentados, incluido Patrice Désilets, para nuestra existente y renovada fuerza de trabajo”, comentaba un representante de Ubisoft al medio Kotaku. “Desafortunadamente, desde la adquisición, la discusiones de buena fe entre Patrice y Ubisoft resultaron inconclusas, dejando patente que la visión de Patrice y de la compañía no estaban en sintonía. Como resultado, Désilets ha abandonado el estudio. Nuestra prioridad siguen siendo los equipos que ya están trabajando duro en los proyectos en desarrollo. Ellos están en las raíces del éxito pasado y futuro de Ubisoft Montréal”.

Horas más tarde, el propio Désilets escribió un comunicado aclarando la situación y explicando su versión de los sucesos, la cual dista considerablemente de lo expuesto por Ubisoft y nos sitúa en un despido de lo más accidentado.

“Contrariamente a las declaraciones hechas el día de hoy, esta mañana fui despedido por Ubisoft. Se me notifico del despido en persona, me entregaron una notificación y, sin contemplaciones, me escoltaron dos guardias a la salida del edificio sin siquiera permitir que me despidiera de mi equipo o que recogiera mis efectos personales.

Esto no ha sido mi desición.

Las acciones de Ubisoft son infundadas y carecen de mérito. Tengo la intención de luchar vigorosamente contra Ubisoft por mis derechos, los de mi equipo y los de mi juego”.

Estos turbulentos acontecimientos quizás tengan relación con Assassin’s Creed IV Black Flag, pues es más que razonable que Ubisoft exigiera la participación de Patrice Désilets, uno de los padres de la saga, en la nueva entrega. Desde HobbyConsolas.com deseamos lo mejor para el futuro del diseñador creativo y para la compañía, así como para todos sus desarrolladores, esperando que éste sea solo un pequeño desacuerdo laboral. ¿Vosotros qué opináis sobre la postura de Ubisoft? ¿Y sobre las declaraciones de Désilets? ¿Quién creéis que tomó la sentenciadora decisión?