Pippi Calzaslargas censurada por racista

La cadena pública sueca SVT ha decidido editar algunas de las líneas de diálogo de Pippi Langstrump, ¿os acordáis de ella? ¿No se estarán pasando de rosca?

En plena vorágine de lo “políticamente correcto” le ha tocado la china a Pippi Calzaslargas, la jovencita pelirroja que pasaba buena parte de su tiempo haciendo trastadas. Y es que ha llovido mucho desde su creación en 1944 y su posterior salto a la televisión en el 69, de ahí que cosas que antes no nos chocaban, hoy en día sí puedan resultar si no ofensivas, sí que un tanto fuera de lugar, pero ¿como para cambiar los diálogos?

 

 

En fin, los directivos de la cadena SVT, la tele pública sueca han decidido revisar la serie antes de que se emita de nuevo durante la Navidad y eliminar de su vocabulario comentarios que pueden considerarse “racistas”. ¡Y nosotros pensando que era un ejemplo de integración social! 

 

Pippi Calzaslargas, uno de los personajes televisivos más míticos de Suecia, tendrá que revisar su vocabulario de cara a la nueva emisión que se llevará a cabo en Navidades en la SVT, la cadena pública de su país natal.

 

La chica de las trenzas rebeldes no volverá a referirse a su padre como "rey negro" y lo hará únicamente como "rey". Otra de las secuencias eliminadas será aquella en la que Pippi estiraba la piel que le rodea a sus ojos para "hacer el chino", evitando que cualquier persona asiática se pueda sentir ofendida por esta burla.

 

Según ha explicado en un comunicado Paulette Rosas Hott, gerente de ventas de programas de SVT: "Vemos que nuestro grupo objetivo es el público infantil y creemos que puede ser interpretado como hiriente o despreciativo para los niños que vean y escuchen esto. Pero que no os suene a censura en el mal sentido de la palabra, porque la cadena ha explicado que la firma Saltkråkan, encargada de gestionar los derechos de la autora de la obra, Astrid Lindgren, está de acuerdo con la medida adoptada.

 

Parece ser que la ingeniosa Pippi Calzaslargas que se caracterizaba por su desparpajo y su creatividad va a ser bastante más comedida a partir de ahora, ¿os parece excesivo o es lo justo? Pensemos que la serie se ha llegado a emitir hasta en 52 países y nunca hasta ahora había habido quejas al respecto... Lo que está claro es que nunca podrían emitir series de humor españolas como La que se avecina o Aída, ¡si oyen a Antonio Recio o a Mauricio Colmenero les da un patatús!