Retro VGS llega a indiegogo a precio de PS4 o Xbox One

Retro VGS es una de las nuevas consolas independientes que más expectación ha creado en los últimos meses. El principal atractivo de Retro VGS es que se trata de una consola de cartuchos, a la vieja usanza, por lo que prometen una experiencia auténticamente retro pero con conexiones actuales. Sin duda uno de los aspectos más controvertidos de la consola ha sido el precio al que se ofrece en la campaña de indiegogo.

Mientras que todos esperábamos para este verano una campaña en Kickstarter, ha sido finalmete indiegogo la plataforma elegida por los creadores de Retro VGS para comenzar a recaudar fondos que permitan poder fabricar la consola. Al contrario que la RetroN, una de las consolas de cartucho más populares y compatible con varias plataformas clásicas, la Retro VGS es un sistema independiente de cartuchos que pretende que los estudios desarrollen para esta plataforma y lancen sus juegos en esta consola, por lo que no se dedicará a emular y reproducir juegos clásicos.

Los estudios podrán desarrollar para esta consola que se parece bastante a la Atari Jaguar y nos lo ofrecerán en cartuchos que valdran entre 30 y 60 euros. Lo más controvertido de todo ha sido el precio al que se va a ofrecer la consola en la campaña de indiegogo. Y es que vamos a tener que gastarnos casi lo mismo que por una PS4 o una Xbox One, algo que no esperaban muchos de los que habían apuntado en su lista de posibles esta consola retro. La nueva Retro VGS se ofrece en la campña de indiegogo por 300 dólares más otros 40 de envío, lo que al cambio son ahora mismo más o menos como 300 euros, mientras que si queremos la Retro VGS personalizada en un color determinado, tendremos que pagar 350 dólares más el envío, lo que supone unos 345 euros al cambio.

La versión "Elite Backer" nos ofrecerá la posibilidad de ser los primeros en recibirla y costará al cambio unos 478 euros. Así que los que esperaban una consola por un precio similar a la RetroN o por debajo de los 200 euros, tendrán que esperar a otro proyecto más asequible.