Imagen de perfil de Manuel del Campo
La opinión de
Manuel del Campo

Apple y Samsung, patenta como puedas

imagen por defecto contenido opinión

Asisto estupefacto al juicio entre Apple y Samsung sobre las patentes. Y me alegro de que las compañías de videojuegos no hayan llegado a esos extremos.

Desde luego, entiendo que patentar un invento importante o una innovación revolucionaria tiene sentido. Y por supuesto una marca. Pero lo que está sucediendo con Apple se me escapa. Pretender la exclusividad de los bordes redondeados de los dispositivos o de un determinado movimiento de los dedos me parece excesivo, disparatado (adjunto el documento que presentó Apple en los tribunales. Fuente : Reuters). Menos mal que a alguien no se le ocurrió patentar la forma en que pulsamos las teclas del teléfono…

Claro que el tribunal estadounidense que juzga el caso le ha dado la razón, o al menos buena parte de ella, a la compañía de la manzana. A eso le llamo yo la ventaja de jugar en casa. Más realista me parece el dictamen de un tribunal coreano – y Samsung es de allí- que concluye que ambas compañías se copian mutuamente.

Y este asunto me ha llevado a reflexionar sobre la suerte que tenemos de que en el mundo de los videojuegos las compañías no hayan llegado a este extremo (y espero que no lo hagan nunca). Porque si siguieran el mismo criterio de Apple, Nintendo, por ejemplo, hubiera llevado a los tribunales a Sony por “inspirarse” en Wii para crear su PS Move. O Sony a Microsoft por el hecho de que Kinect es una evolución clara de su Eyetoy. Y así podríamos seguir con la forma de los mandos y hasta el color de las consolas, como decía en su Twitter nuestro redactor Gustavo Acero. Y entonces nos habríamos perdido la posibilidad de disfrutar de experiencias similares independientemente de la consola que tuviéramos.

Obviamente, no me parece sano lo que está haciendo Apple, sobre todo, como decía al principio, cuando no se trata precisamente de haber inventado la rueda.  Los avances tecnológicos se basan en buena parte en eso, en mejorar lo que ya existe, y eso logra que los usuarios podamos beneficiarnos de que diferentes compañías pongan a sus ingenieros a trabajar en mejorar y evolucionar sus productos, y luetgo elegir la que más nos guste o la que consideremos que lo hace mejor. Por no hablar de que si se dejan en manos de una sola compañía determinados avances que se han demostrado eficaces, lo acabaremos pagando –literalmente- todos. Según ha publicado El País, en Europa el software no tiene una protección de patentes al contrario de los que sucede en USA. Y varios expertos norteamericamos, incluidos un juez federal, aseguran que ese sistema estadounidense se está desvirtuando "al validar patenmtes obvias o sin originalidad", aumentando los litigios.

Gracias a que en los videojuegos no ha sucedido así, hemos disfrutado de una evolución vertiginosa, ya que lo importante no ha sido tanto hacerlo el primero, sino hacerlo mejor. Y echando la vista atrás, “guerras” más sanas como la de Nitendo y Sega en su momento no han hecho sino favorecer la evolución de las consolas y, por tanto, a todos los que las usamos.

Y sorprende que Apple, a quien no se puede negar el tremendo peso que ha tenido en la innovación tecnológica -y en dotarla de un atractivo glamour-, que siempre ha actuado con la seguridad del que sabe que hace las cosas muy bien, ahora salga con esta rabieta –eso sí, multimillonaria- en un síntoma de debilidad inédito hasta ahora. Bueno, en realidad no sorprende tanto. Samsumg se ha hecho con el 25,6% de la cuota del mercado de smartphones en USA, por el 15,4% de Apple. Y que te goleen en casa duele. Y ahí es donde viene bien que te echen una mano los árbitros…

Lecturas recomendadas