Imagen de perfil de Paco Delgado
La opinión de
Paco Delgado

E3 2010. Primer día. Las conferencias

<p>Primer día de conferencias en el E3 2010. La feria antes de la feria. Las conferencias/eventos de prensa previos al E3 han traído este año una de cal y otra de arena. Por un lado, Microsoft ha venido a cumplir lo que se esperaba de una de las grandes: confirmar los secretos a voces.

Primer día de conferencias en el E3 2010. La feria antes de la feria. Las conferencias/eventos de prensa previos al E3 han traído este año una de cal y otra de arena. Por un lado, Microsoft ha venido a cumplir lo que se esperaba de una de las grandes: confirmar los secretos a voces. El mayor de todos, y el más esperado, se ha hecho de rogar, pues ha sido el último anuncio, con la Xbox 360 Slim –de momento, llamémosla así-. Mismo precio que las consolas disponibles, un disco duro de 250 GB y wifi integrado –que clamaba al cielo que se haya tenido que esperar hasta ahora por ello-. Pero… ¿y los juegos? Pues ni fu, ni fa, la verdad. Mucho ruido y pocas nueves. Mucho Kinect –nombre secreto de Natal, ahora oficial-, pero poca chicha. Vamos, que lo que hay en juegos para “usar el cuerpo” como mando, lo has visto antes con otros nombres, bajo otros entornos y en otras plataformas… no hace falta decir mucho más, ¿no? En resumen, buenas vibraciones de cara al futuro, pero un presente un tanto “bluf”.

Y es una tónica que se ha venido a repetir para las otras dos conferencias de prensa del día: EA y Ubisoft. Dos de las mayores compañías del mercado que son de las únicas que pueden –y deben- arriesgarse con lo más nuevo y vanguardista del mercado –o sea, Kinect (lo siento, pero el nombre me parece aberrante, aunque esto no deja de ser una opinión)-, lo han hecho más bien a medias. Lo que no sé si es buena señal.

Por un lado EA ha hecho de Kinect una anécdota en su catálogo, con un EA Sports Active 2… bueno, que está en su papel. Pero el resto del catálogo está muy bien y es superpotente, aunque ya es conocido y quizá por eso no nos ha sorprendido tanto –y quizá porque me han dejado algo frío… y no sabría decir la razón, pero ha sido así-: Crysis 2, Medal of Honor, BulletStorm, Star Wars The Old Republic, Dead Space 2 y, sobre todo, la joya, el gran estreno, un Need for Speed Hot Pursuit que pone los pelos de punta y sí es algo gordo y que ha dado gusto ver por primera vez. Los demás, impresionantes… pero ya te digo, era algo que se esperaba y, de hecho, se sabía. Hasta lo de Los Sims 3 en consola se sabía. Una estrategia que aunque la entiendo, comercialmente, no lo hago conceptualmente.

Ubisoft ha sido, de largo, la más rompedora en su presentación. Tanto que queda un regusto un tanto extraño porque –mira que somos puñeteros en la prensa- han querido innovar tanto que da la sensación de que hasta se han pasado. Para empezar, han sacado a un Tetsuya Mizuguchi disfrutando como un chaval con su próximo juego, Child of Eden, que –y mira que me gusta a mí lo que hace este hombre, que llevo disfrutando 15 años con sus juegos y me sigue pareciendo un auténtico genio- sería revolucionario si no fuera porque… bueno, básicamente es un juego que ya sacó, pero con otro nombre y diseñado para Kinect. Y es que Child of Eden es Rez, pero en plan exagerado y manejado con la mano. Vale, es genial. Pero… ¡es el mismo juego! ¿Sólo me he dado cuenta yo? No creo. Y bueno, sí, lo confieso: es un juego que, seguro, me compraré, pero que yo sea un fan fatal de Mizuguchi no quita para que esto sea un hecho.

Y siguiendo con Ubisoft, la conferencia de hoy trae cosas rompedoras como Innergy, que como concepto artístico me parece inigualable, pero que como juego es, cuando menos, rarito. Afortunadamente, me cuentan los responsables de Ubisoft España que un engendro llamado Battle Tag  es un producto exclusivo de América. Me encuentro con otro título, Your Shape, que es un gimnasio virtual sensacional y, probablemente, uno de los productos Kinect más logrados de los que se han visto… pero que es un gimnasio, vaya, no un juego. Y, llegando a los juegos, juegos, veo un Assassins Creed Brotherhood brillante conceptual y técnicamente, pero nada sorprendente, y un Ghost Recon Future Soldier que me ha parecido, de largo, lo mejor de la presentación.

Y lo que sí me ha gustado mucho, pero mucho, mucho, es ver que Ubisoft es maravillosamente chovinista. Y no lo digo en tono peyorativo, sino con admiración. ¿Por qué? Porque ha recuperado para las filas del desarrollo a tipos tan importantes como Frederick Raynal o Eric Chahi, que está inmerso en un juego llamado Project Dust, que huele a título de culto, y estará disponible para 2011 en descarga digital. Una noticia que es buena se mire como se mire.

Pero, además de un resumen de un día intenso, este es un mensaje de primeras impresiones. Impresiones con un regusto muy raro para un E3 que acaba de empezar. Por un lado, sigo en mis trece. Kinect –y creo que también Move, aunque mañana saldré de dudas- es, para mí, una tecnología experimental, por mucho que se ponga de moda y que Microsoft inste a los desarrolladores para que creen juegos a docenas. Será un estándar para una nueva Xbox en el futuro, no lo sé, pero ahora esto es un intento de arañar mercado “casual” a Nintendo. Exactamente lo mismo, me temo, que será Move. Lo que no es malo, claro. Pero que, a estas alturas, queda un poco… no sé, extraño.

Por otro lado, EA se muestra continuista a más no poder. Lo que no es extraño. Las apuestas arriesgadas del año pasado no le salieron nada bien comercialmente, así que no puedo más que alegrarme de que hayan dado luz verde a Dead Space 2. Pero Crysis 2, que es una bestia gráfica como no hay otra… me ha resultado extraño. ¿Sería por ser una versión de consola con una jugabilidad adaptada a un mando? Podría ser. Y, finalmente, Ubisoft arriesga, y mucho… y no sé qué esperarme. Los juegos, juegos, como yo digo, me parecen excepcionales. El resto, son apuestas complejas que no veo nada claras. ¿Soy demasiado escéptico y crítico para tratarse de una primera impresión? Espero que así sea.

P.D.: Según estoy acabando de escribir estas líneas, todo ha empezado a temblar. Y no es una metáfora. Acabamos de experimentar un pequeño terremoto y el edificio ha sufrido varias sacudidas. Seguro que si fuera supersticioso diría que es una señal… pero eso no son más que tonterías, ¿no?

Lecturas recomendadas