Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

E3 2014: cuéntame una de indies

imagen por defecto contenido opinión

<p>Como suele ocurrir, las <b>conferencias previas al E3</b> ya nos han dejado vídeos, anuncios, noticias e imágenes de sobra para estar llenando páginas y páginas durante unos cuantos días. Y eso que la mitad (por no ser negativa) ya nos lo sabíamos de antes. Que últimamente, entre filtraciones, “pre-etreses” y “repetidores”, se deja muy poquito a la imaginación…</p><p>&nbsp;</p>

Como suele ocurrir, las conferencias previas al E3 ya nos han dejado vídeos, anuncios, noticias e imágenes de sobra para estar llenando páginas y páginas durante unos cuantos días. Y eso que la mitad (por no ser negativa) ya nos lo sabíamos de antes. Que últimamente, entre filtraciones, “pre-etreses” y “repetidores”, se deja muy poquito a la imaginación…

Estaréis absortos con los nuevos vídeos de juegos de relumbrón de los que se sabía poco, como Far Cry 4, Dead Island 2 o Mortal Kombat X; andaréis analizando los posibles detalles ocultos de otros como el de Phatom Pain o Uncharted 4 (confirmado Nathan Drake, bieeeen) y puede que hasta valoréis la posibilidad de compraros una PS4 blanca glaciar, habida cuenta de que ese supuesto “rediseño” que se iba a mostrar no era más que una especulación sin mucha base (de verdad, me hubiera sorprendido mucho).

A mí, de momento, lo que más me ha motivado ha sido la remesa de juegos indies que flota por ahí, mostrándose en un futuro prometedor, pero logrando poca atención sincera y profunda. Atención de la de verdad, de la que hace que las cosas se queden en la memoria a largo plazo. Y es que tengo la sensación de que mucha, muchísima gente, sigue arrastrando prejucios sobre el tema, sin terminar de abrir los ojos para descartar (o confirmar) esas creencias que vienen de no sé muy bien dónde.

Lo primero: “juegos indie” no es un género. No es como “juegos de rol” o “juegos de coches”. Esto significa que los juegos indie no son todos iguales, no tratan de lo mismo, no se juegan con mecánicas parecidas. Ya me diréis en qué se parecen Titan Souls y Entwined.

Lo segundo: los “juegos indies” no son “juegos retro”. Que sí, que muchos indies buscan la estética pixelada para sorprender, a lo Hotline Miami 2, incluso algunos el desarrollo y ciertas mecánicas, como Not at Hero, pero otros muchos se crean estéticas únicas como Abzû.

Lo tercero: los “juegos indie” no son “juegos raros”. Algunos lo son y a mí me gustan así, con su puntito peculiar, pero los hay de todo tipo, algunos muy normalitos, como Broforce, que va de pegar tiros y dar algunos saltos, y otros, como The Talos Principle (resolver puzzles en perspectiva subjetiva), sorprenden un poco más, pero sin salirse de madre. Aunque me quedo con No Man's Sky: combates espaciales, exploración planetaria, descubrimiento de nuevas formas de vida…

 

Todos estos juegos (y muchos más), que se han presentado en este E3 2014 tienen una pinta fantástica. Puede que alguno se desinfle por el camino y seguramente otros darán el petardazo. Y yo os recomiendo que les sigáis la pista con parecido interés con el que se la seguiréis a Assassin’s Creed Unity, a The Order 1886, Destiny o Battlefied Hardline. Por si no os estáis dado cuenta, cada vez hay más juegos indie, cada vez tienen más éxito y cada vez está más claro que la relación inversión/ingresos/riesgo los coloca en una inmejorable posición para terminar dominando el mercado. La cuestión es si lo conseguirán o no. Ya sé que para los que sentís pasión por los videojuegos siempre estará por encima “un juego grande”, pero recordad que el grueso del mercado probablemente no sepa ni que Electronic Arts ha anunciado en su conferencia un nuevo Star Wars Battlefront, ni que Ubisoft tenía guardado Rainbow Six Siege para la suya.

Lecturas recomendadas