Imagen de perfil de Paco Delgado
La opinión de
Paco Delgado

GAMEFEST es bueno para ti (y no para la industria)

imagen por defecto contenido opinión

Se acabó. GAMEFEST se acabó. Han sido cuatro días de juegos, diversión y buen rollo en Madrid, en el recinto ferial de Ifema donde, gracias a GAME, las compañías de distribución en España, comandadas por Adese, se han volcado en mostrar a todos los que somos fans, apasionados, profesionales o aficionados a los videojuegos –elige lo que te pegue más–, los mejores juegos que hay a la venta, o que están a punto de salir en los próximos meses.

No estuve el domingo. Me lo perdí. Pero los tres días anteriores me lo pasé de maravilla. Eso sí, más tarde haré algunas recomendaciones personales –si se me permite, con la mejor intención– a la organización del evento para el próximo año.

Si estuviste allí, ¡enhorabuena! Te lo has pasado tan bien, si no mejor que yo, seguro. Las largas colas para ver juegazos como Modern Warfare 3 –¡presentado por el mismísimo Glen Schofield!–, Hitman Absolution –que está, pero de largo, entre mis imprescindibles para 2012–, Guild Wars 2 –que se llevó el premio al mejor juego de PC de la feria por parte de Micromanía; sí, échame la culpa, pero es espectacular, ¿o no?–, o probar joyas como Rage, Battlefield 3 o Assassin’s Creed Revelations, seguro que te han merecido la pena. Igual que, si eres de los míos, te has pasado por la espectacular muestra de RetroMadrid babeando ante las maquinitas retro y disfrutando de las charlas de Víctor Ruiz y Fernando Cabello, y muchos otros… ¿O me equivoco? Estoy seguro de que no.

Si, además, eres lector de Hobby Consolas, mejor aún. Porque la celebración del 20º aniversario de mis primos –editoriales, claro; ¡felicidades, chavales!– ha sido la bomba: se han hartado de hacerse fotos contigo, de firmar revistas y de celebrar una mesa redonda por todo lo alto. Porque Hobby Consolas es lo más, a día de hoy. Y aquí si que no hay discusión.

GAMEFEST es –ha sido– bueno para ti. Porque has tenido la oportunidad –la segunda, si ya estuviste el año pasado– de probar lo que servidor y el resto de colegas que trabajamos en la prensa de videojuegos disfrutamos –sí, disfrutamos, aunque haya que trabajar, ¿eh, Dani?– cada año en eventos como E3, Gamescom, Tokio Game Show y demás. Pero la diferencia es que GAMEFEST es una feria dedicada al fan del videojuego, al jugador, al usuario –palabra que detesto pero que, mal que me pese, es la más adecuada en algunas ocasiones–. GAMEFEST es una feria para ti. No es un evento profesional, es un evento para el jugador. El que compra. El que mantiene esta industria.

Y, sí, como reza el título de esta entrada, una industria para la que GAMEFEST no vale para nada. Y nada me haría más feliz que equivocarme. Nada.

¿Por qué? ¿Por qué GAMEFEST no le vale de nada a la industria española? Porque es un evento, además de dedicado al jugador –lo que ya es la leche en este país–, dedicado al mercado… de la distribución y de la venta. Pero no de la industria.

La conferencia inaugural de GAMEFEST tuvo lugar el jueves 29 –¡y tú no la viste porque era para prensa!–. Allí había representantes de Ifema –normal–, de Adese –vale–, de GAME –lógico–, el delegado del Área de gobierno de Economía, Empleo y Participación Ciudadana…. ¿?… –venga, aceptado– y… del Ministerio de Cultura… ¿Ein?

No había nadie de un estudio de desarrollo español. Ningún empresario. Nadie de… ¿la industria? Sí. Nadie de la industria. Aunque, espera, ¿qué industria?

Según la representante del Ministerio de Cultura, el desarrollo de  videojuegos en España es una… ¡industria cultural! ¿Mande lo qué? A ver, espera… Industria… Cultural… Industria cultural… Pero, eso… es… un… ¡oxímoron! Sí, como lo de inteligencia militar. Más o menos.

Sí tenía que haber alguien de un ministerio en esa conferencia debería haber sido del Ministerio de Industria, de Ciencia y Tecnología o, si me apuras, hasta de Trabajo. Pero… ¿de Cultura? ¡Venga ya! Si a lo que aspiramos es a que la industria del videojuego en este… bendito país, sea similar a, por ejemplo, la del cine, pues vale. Pues que sea una industria cultural. Pero, si de verdad queremos que España sea algo más que un país de piratas –que sí, que también salió el tema en la conferencia; y lo somos–, de jugones y no de creadores, de consumidores y no de talentos, pues venga, a crear departamentos que distribuyan subvenciones para hacer estudios sobre las costumbres de los jugadores, pero que no sean capaces de estimular la producción de juegos, de promover la industria.

A este… bendito país, le sobran políticos y le faltan talentos como Steve, que en paz descansé. Afortunadamente –aunque no nos los merezcamos– tenemos gente como los hermanos Ruiz (Dinamic, FX), Ignacio Pérez-Dolset (Proein, Pyro, Ilion, U-TAD), los chicos de Virtual Toys, Digital Legends, Mercury Steam, RLS Games y otros, pero nos faltan diez, veinte, cien veces más si queremos hablar de industria del videojuego. Estos son oasis en el desierto. Y ya me fastidia, pero es lo que hay.

Y no. No tengo la solución. No sé la fórmula mágica para que esto cambie. Si la tuviera, además de estar escribiendo esto estaría produciendo juegos a mansalva con varios estudios, intentando crear industria, evitando que talentos de aquí –que los hay, y no son pocos– se hubieran ido a Lionhead, Square, Dreamworks o EA a ganarse las lentejas. Pero se tienen que ir. Porque en España… no… hay… industria. Sólo de distribución, que –lo quieran reconocer o no las compañías– tiene los días contados. La próxima generación será distribuida digitalmente, así de simple. Bueno, ya lo está siendo, qué narices. Gracias, entre otros, a Steve, que en paz descanse.

¿Parezco pesimista? ¡Lo soy! Pero es que nada me invita a lo contrario. Sólo, como fan, como aficionado y como apasionado, me invita a la alegría la existencia de GAMEFEST. Porque es una feria para ti. Y para mí. Pero no para la industria. Y menos cultural… ¡Ja!

Y, eso sí, quiero dar las gracias a aquellos de vosotros con los que me crucé y me animasteis, saludasteis y me echasteis la bronca por llevar tanto tiempo sin escribir. Gracias. A veces, la vida es complicada. Pero no es una excusa. Gracias de nuevo.

Espero verte de nuevo el año que viene en GAMEFEST. Si puede ser. Ojalá.

Y, ahora, las recomendaciones a la organización:

  1. GAMEFEST ha crecido en solo dos ediciones. Tíos, el año que viene coged por lo menos dos pabellones de Ifema. El sábado fue infernal.
  2. Gamescom sería un buen modelo a seguir. Para el público y para la prensa. Haced que vengan estudios a presentar novedades aquí. Y que la prensa puede tener entrevistas y presentaciones –más de una, digo–. Molaría.
  3. Gamelab es la leche. Y Retromadrid. No los coloquéis en los rincones, como si fueran frikis raritos. Todos los que vamos a GAMEFEST somos frikis raritos. Si alguien necesita “subvención” de espacio somos los frikis. Y Gamelab. Y Retromadrid.

Ya está. Tampoco ha sido para tanto, ¿no? Y perdona el rollo. Ha sido mucho tiempo sin venir por aquí. Tenía que desahogarme, me lo sabrás perdonar. O no.

Así que, gracias a todos en GAMEFEST. A estudios, compañías, creadores, empresarios, colegas y aficionados. A todos. Sí, hasta a los del Ministerio de Cultura. Mejor eso que nada. El mal menor, como diría Geralt, no me gusta, pero a veces es lo que hay.

Y gracias a Steve Jobs. Ojalá hubieras nacido aquí. Aunque dudo que hubieras podido fundar Apple en España. ¡No te digo ya NeXT o Pixar! Los frikis te echaremos de menos. Aunque, Steve… tengo que decirlo… Mi favorito siempre fue Woz. Pero, Steve, tú molabas. Gracias.

Lecturas recomendadas