Imagen de perfil de Óscar Díaz
La opinión de
Óscar Díaz

Los juegos de Superbia y Disney XD ganan a God of War

imagen por defecto contenido opinión

Desde hace semanas publicamos noticias sobre estos juegos: Superbia, Disney XD y God of War Ascension. Una mezcla explosiva con lanzamientos que poco tienen que ver entre sí. Pero, también, con un resultado de lo más variado entre los lectores de HobbyNews.es. ¿Con cuál de los tres títulos os quedáis para seguir leyendo contenidos en esta web?

La iniciativa surgió de eGirl, una de las revistas de papel publicada Axel Springer, y lo hizo desde la misma actualidad. De un tipo de contenidos que no son habituales en las webs de videojuegos, pero arrasan en otros medios. Tampoco veremos mucha información sobre Superbia o los minijuegos de Disney XD en HobbyConsolas, Playmanía o Revista Oficial Nintendo. Ni siquiera Micromanía, con su enfoque decidido hacia los títulos online o masivos, parece inclinada a destacar juegos de los llamados "100% casuals". Pero ahí están. Tienen todas las papeletas para conseguir millones de jugadores en todo el mundo. Sin importar hardware o escala social. Funcionan en navegadores web de lo más modestos, en ordenadores de cibercafés, en máquinas de miles de euros… ¿He dicho que son juegos?

Creo que es necesario justificar la presencia de Superbia en nuestras páginas, por el mero hecho de contar con profesionales como María Vedia o Vanessa Carrera. Ellas están muy metidas en estas tendencias. Tienen relación habitual con quienes van a conciertos de Justin Bieber y Selena Gómez. Pero, claro, siempre hay quien se siente ofendido por abrirnos a algo diferente. Lo vemos en los comentarios, sobre todo en los que ocultamos o eliminamos de la web. ¿Acaso no pone Revista de videojuegos y consolas en nuestro título? El desencadenante de las críticas puede venir, precisamente, de ahí. ¿Qué consideramos que debe catalogarse como juego?

Juego en un tablet y en smartphones

Los tablets, teléfonos móviles y motores que funcionan en los navegadores web nos bombardean con experiencias que llamamos videojuegos, ¿verdad? Pero, ¿dónde está la frontera entre lo que debemos meter en una web de juegos y lo que no lo son? Eso, según lo veo, depende de cada uno. Ese límite es más difuso cada día, no tanto por la tecnología, sino por la utilidad que puede tener la información que proveemos. Porque, al final, eso es lo que cuenta, que a quienes nos visitáis os sirva de algo o, como mínimo, os divirtáis. Aunque yo no supiera mucho de Superbia, la información que leí me sirvió para que gente de mi entorno lo descubriera. Ahora son parte de esos millones de usuarios que intercambian experiencias online. Hasta dicen que juegan...

¿Qué diferencia hay, entonces, entre un Guild Wars, WoW, Eve Online, Sims Online, Free Realms o, incluso, Infinity Blade 2 y ShadowGun ? Por un lado, hay que mirar cuántos ingresos generan 5 millones de jugadores de uno, frente a 30 de otro, claro. Muchos diréis que la diferencia está en la profundidad y complejidad del juego. Pero eso sólo deja claros los gustos de cada uno, que nos limitan a la hora de buscar información. Si miramos cómo han cambiado las experiencias que algunos metemos en el mismo saco "casual", desde hace una década, está claro que han evolucionado. Lo han hecho al ritmo de la tecnología y, sobre todo, de la forma en que accedemos a esta.

Motores de juego como Unity, que funciona en teléfonos móviles, tablets, ordenadores y hasta televisores, sin más, nos dan una idea de por dónde van los tiros. Unreal Engine sigue adelante, como líder a la hora de marcar el camino a los fabricantes de tarjetas gráficas. Hasta Facebook tiene ya mucho que decir, con inventos increíbles que llegan de la mano de Onlive o Gaikai. ¿De verdad podemos diferenciar ya los juegos como lo hacíamos hace una década? ¿Qué tal si miramos cinco años atrás? Sí, por ahora, tenemos la idea de que si viene en caja de plástico se merece pagar 70€ por él. ¿De verdad hay quien piensa así, a estas alturas? ¿A todos os suena Steam, Xbox LIVE o PSN?

Lecturas recomendadas