Imagen de perfil de Daniel Quesada
La opinión de
Daniel Quesada

Liberté, Egalité, Féminité

imagen por defecto contenido opinión

Desde hace unos días, hay cierta polémica en el sector ante la falta de personajes femeninos en los videojuegos. No es la primera vez que sale el tema, pero en esta ocasión, la chispa que ha encendido la mecha fue Assassin's Creed Unity. Resulta que, de los cuatro personajes protagonistas... ¡Todos son hombres! Y claro, muchos se han indignado ante la falta de presencia del sector femenino en esta entrega.

Habría que preguntarse cuántos de los que se quejan saben que, en realidad, no hay cuatro personajes, sino que se trata del mismo "multiplicado por cuatro". Eso es, los cuatro son Arno. Esos momentos multijugador no son exactamente argumentales, sino que se trata de misiones secundarias que no afectan a la trama. Ante esto, se podrían haber planteado poner personajes diferentes para esas misiones. Ya que no son parte de la trama, ¿qué más da? La cuestión es que no lo hicieron y, ante la queja del personal, han argumentado que hacer eso habría implicado tener que renderizar un personaje nuevo, con sus propios movimientos, etc. Pero criaturas, ¡si tenéis chorrocientos en el multijugador de cada entrega!

La gestión de la comunicación de Ubisoft en este asunto ha sido bastante mala y sus excusas, peregrinas. Ahora bien, ¿entonces tienen razón los que se quejan? En mi opinión, no. Lo que debería haber hecho Ubi es decir: "chavales, el juego lo hemos diseñado así y ya está. Es nuestra visión de lo que queremos hacer. De todas formas, tenemos en cuenta vuestras preferencias y consideraremos personajes femeninos protagonistas para próximas entregas, si tanto os interesa". Y no pasa nada. Que no es que Ubisoft haya pasado de los personajes femeninos. Ahi están Beyond Good and Evil o el propio Assassin's Creed Liberation.

¿Que ojalá hubiera más juegos con personajes femeninos? Toma, pues claro, yo me apunto a eso. ¿Que incluso habría molado uno en mitad de las intrigas de la Revolución Francesa? Pues sí, habría dado juego. Pero los desarrolladores han tirado por otro camino y ya está, no veo la discriminación en este caso. Y ahí es a donde quiero llegar: la causa que defienden los que se quejan puede ser correcta (que haya más féminas protagonistas), pero el focalizar la queja en ese juego en concreto me parece absurdo y, sobre todo, falaz, porque parte del error de base de creer que los cuatro personajes eran diferentes. Así, se ha creado una de esas "minimodas" consistentes en atacar a este juego por machista.

En cierto modo, me recuerda a la lucha que hubo porque en los semáforos, el "muñequito" del paso de peatones tuviera silueta de mujer, no solo de hombre. ¡Incluso hay casos en los que el muñeco va alternando entre ambas, no sea que alguien se sienta discriminado!

Yo me pregunto: ¿de verdad era tan importante pelear esa anécdota? ¿No merecía más la pena invertir todo ese esfuerzo y dinero en causas menos superficiales y más de fondo en materia de la discriminación de la mujer? No sé si estará dando la impresión de que estoy en contra de las quejas feministas, pero en realidad es todo lo contrario: lo que quiero decir es que, si tus caballos de batalla son causas anecdóticas (como el caso del semáforo), haces ver a la gente que tu esfuerzo no es serio y darás a los orangutanes retrógrados argumentos para contraatacar.

Otro caso, esta vez relativo a la xenofobia. Hace poco, una revista entraba en cólera al exponer que no había ni un solo personaje negro en Mario Kart 8. Sí, ese juego que permite usar tu Mii DE CUALQUIER RAZA para jugar. Oye, es verdad, pero en un juego en el que la mitad de los personajes son tortugas y setas, no parece un caso de discriminación muy acusado. Es más, ¿qué pasa con los hispanos? ¿Y los asiáticos? ¿Y los esquimales? ¡Desde Ice Climbers no se les hace caso!

Y eso me lleva al famoso caso de Resident Evil. Ya hemos comentado alguna ocasión qu los majinis de Resident Evil 5 se cambiaron en mitad del desarrollo. Primero, eran todos negros, al estar la aldea ficticia de Kijuju en la África profunda. Pero ante las quejas de algunos periodistas por esa muestra de racismo (el protagonista era un blanco que mataba negros), CAPCOM terminó incluyendo blancos y asiáticos entre los pueblerinos, por absurdo que pareciera. Me pregunto dónde estaban esos periodistas cuando, en Resident Evil 4, Leon masacraba a españoles-que no eran españoles-pero eran sudamericanos-pero no eran sudamericanos. Vale, la raza negra ha tenido que luchar muchos años por la igualdad y contra la discriminación, pero (aquí vamos de nuevo) focalizar esfuerzos en causas anecdóticas desvirtúa tu lucha y te hace parecer un gruñón cuadriculado.

Este sector todavía es muy pequeño y, en cierto sentido, un poco inmaduro. La universalización de las redes sociales es una gran herramienta informativa y reivindicativa, pero a veces también provoca que se magnifiquen causas intrascendentes. Creo sinceramente que el caso de Assassin's Creed Unity no es más que un mantra que muchos han repetido porque era "trendy" en ese momento (como lo de decir en España "it´s over nine thousand". ¿Por qué hace gracia, si nosotros no vimos los capítulos de Dragon Ball con doblaje norteamericano? Por la mera repetición), sin pensar de verdad si se está de acuerdo en lo que se manifiesta, sino, simplemente, por postureo.

¡Por favor, más mujeres en los videojuegos y en las historias que nos molan! Pero siempre que tenga sentido. Os dejo, que voy a iniciar una campaña para que al menos una de las cuatro Tortugas Ninja sea chica. Si llego a 30 retuits imprimo camisetas.

Lecturas recomendadas