Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

Nihon e kaimono ni ikimashu

imagen por defecto contenido opinión

...o lo que es lo mismo, “me voy a Japón de compras”. Este verano, si todo sale según lo previsto, lo pasaré allí (ya es mi cuarta vez). Tranquilos, que no os voy a hablar de mis vacaciones, ni tendréis que soportar una sesión de diapositivas a la vuelta; lo que me interesa es escribir sobre el mercado de juegos en el país del sol naciente.

Seguro que todos habáis oído hablar de Akihabara en Tokio o DenDen Town en Osaka. Se trata de dos barrios enormes, sobre todo el de la capital, plagados de tiendas de electrónica, manga y videojuegos (y también cosas más picantes). La tienda “tradicional” está construida a lo alto, aunque la superficie es pequeña (lo normal en una ciudad de más de 17 millones de habitantes). El primer piso está dedicado a las consolas actuales (PS3, Wii, PSP, una auténtica avalancha de DS y una estantería ridícula dedicada a Xbox 360). Lo que más me llama la atención, aparte de los precios, es la cantidad de ediciones especiales que tienen. Juegos con banda sonora, con muñecos, con mandos especiales... todos con una presentación espectacular y más baratos de lo que costarían en España “a pelo”. Si no se venden más, estoy seguro, es porque en las casas japonesas tampoco sobra el espacio.

 

La segunda planta puede estar dedicada, casi en exclusiva a Famicom (la NES original). No es que todos los japoneses sean coleccionistas, sino que la consola de Nintendo sigue en plena forma. Todos los cartuchos son de segunda mano, claro, pero están cuidados con mimo (casi todos conservan caja e instrucciones) y la variedad de títulos es  impresionante. Otra de las ventajas es que puedes hacerte con Super Mario Bros 3 por menos de 500 yenes, unos tres euros. ¿Y para jugar? En la misma tienda podemos escoger entre comprar un sistema de segunda mano o alguna consola “clónica” recién salida de fábrica.

Llegamos al tercer piso (por unas escaleras minúsculas) y podemos contemplar material de todo tipo para Super Famicom (SNES) Megadrive, Dreamcast, PlayStation y PC Engine (Turbografx). Pero lo mejor es que este piso suele tener un rincón reservado a “rarezas” como el Virtual Boy, Wonderswan o Game.com. Reconozco que me podría pasar media vida hurgando en estas estanterías. Los niveles cuarto quinto y sexto pueden estar perfectamente dedicados a réplicas de airsoft, modelismo o DVD; es igual, ya que estamos a medio camino, y que es imposible pillar el ascensor de vuelta, les hacemos una visita rápida.

Esta tienda genérica se puede repetir dos o tres veces por cada manzana, y cada establecimiento tiene ofertas especiales o está especializado en un tipo de juego. En algunos casos, como Super Potato (que sólo se dedica a consolas retro) merece la pena echar unas horas. Eso sí, probablemente es la tienda más cara de todo el barrio... aunque nadie puede resistirse a una Game and Watch de dos pantallas de Donkey Kong en perfecto estado por 5000 yenes (unos 30 euros). Lo bueno de Japón es que tampoco hace falta visitar estos lugares para encontrar una joya. La cadena de tiendas Sofmap esttá repartida por ciudades de todo el país, y allí he encontrado “chollos” para Neo Geo.

 

Si alguna vez visitáis el famoso cruce de  Shibuya, donde cualquier noche se encuentran miles de personas bajo las luces de neón, podéis pasaros por Mandarake, una tienda de manga donde se puede encontrar sin dificultad una Pc Engine GT (Turboexpress) o un Virtual Boy sin desempaquetar. Y aquí va un auténtico reto. Si os detenéis en alguna pequeña provincia, visitad las librerías de segunda mano (las Book Off son mi segunda casa allí) y buscad cosas como un Famicom Disk con varios juegos ¡a precio de ganga!

Lecturas recomendadas