Imagen de perfil de Daniel Acal
La opinión de
Daniel Acal

Resident Evil 7: la gran encrucijada de Capcom

imagen por defecto contenido opinión


Hace unos días Capcom nos reveló un dato bastante sorprendente: Resident Evil 5 se convertido en el juego más vendido en la historia de la compañía con 6,5 millones de copias vendidas en todo el mundo, superando a uno de los juegos más influyentes (al menos en su género) de todos los tiempos: el legendario Street Fighter II, que hasta ahora ostentaba el record de ventas en la compañía de Osaka con 6,3 millones de copias (que no me parecen tantas si tenemos en cuenta que ha salido en múltiples formatos y “reediciones” desde que se vio la luz en 1991, pero bueno, habrá que creer a Capcom y asumir que Chris Redfield le ha dado bien en los morros a Ryu y compañía, ¿no?).

El tercero en discordia (y nunca mejor dicho lo de discordia) es Resident Evil 6, con la nada despreciable cifra de 5,2 millones de copias vendidas a nivel mundial pese a que dichos números están por debajo de las previsiones que los señores con corbata de Capcom estimaban para este título. Y esto me lleva a una de mis polémicas favoritas de esta generación: ¿el futuro de la franquicia Resident Evil pasa por un regreso a su pasado? Dicho así suena hasta contradictorio. Pero desde luego esto es lo que supuestamente piden los fans de la serie. Sin embargo, yo no lo tengo tan claro.

Yo he sido de los pocos defensores de Resident Evil 6. Y lo defendí como un ejercicio de coherencia por parte de Capcom. ¿Las razones? Están expuestas en el primer párrafo. Resident Evil 5 vendió francamente bien explotando del todo el enfoquede acción ya iniciado por Resident Evil 4 y añadiéndole novedades como una ambientación exótica o el componente cooperativo que, en cierto modo, suponían un soplo de aire fresco para la serie. Aunque las críticas en general fueron positivas, Resident Evil 5 ya arrastraba cierto runrún por parte de los más puristas del género que decian que esto no es un Resident Evil...

Con Resident Evil 6 tuvieron que plantearse esta cuestión: ¿cómo satisfacer a los puristas de la serie sin dar la espalda a la legión de compradores de RE5? La solución adoptada fue un desarrollo dividido en tres campañas intercontectadas (con una cuarta, al final), con las que Capcom intentó satisfacer a todos. Con la campaña de Leon intentaron recuperar a los fans que demandaban un desarrollo más pausado, centrado en la exploración, la tensión y los sustos. Aunque al final Chris se salió con la suya y la acción terminó imponiéndose claramente con respecto al resto de componentes...

El resultado fue un juego tremendamente irregular, que no terminó de convencer a nadie: ni a los fans de la acción (Resident Evil 6 está muy lejos de ser un gran juego de acción; su tosco control, entre otras cosas, le aleja bastante de los mejores exponentes del género); ni mucho menos a los puristas de la saga, que se sintieron engañados (no sin razón) porque Capcom se había hartado a decir en los meses previos que en Resident Evil 6 encontraríamos esa tan ansiada vuelta a los orígenes. Una mala (o por lo menos engañosa) comunicación por parte de la compañía y la (imposible) pretensión de gustarle a todo el mundo lastraron a un juego que también tuvo sus cosas buenas y que, recordemos, lleva vendidos más de 5 millones de unidades.

Con Resident Evil 7 Capcom tiene una buena papeleta… Aunque todavía no hay confirmación oficial por parte de la compañía, podemos suponer que el juego ya está en fase de preproducción por pistas como la que dejó en su perfil de LinkedIn la diseñadora Karen Brakenridge, donde afirma que trabajó en el diseño de vestuario de los personajes de Resident Evil 7 hasta enero de este año. Esto no quiere decir que lo vayamos a ver pronto (los últimos rumores apuntan a 2015), pero sabemos que en Capcom ya están empezando a cocinarlo. La preguntá es… ¿qué receta van a emplear? 

Michael Pattison, antiguo responsable de marketing de la compañía, dijo antes de marcharse a trabajar a Sony que en las oficinas de Osaka habían aprendido la lección, afirmando que en Resident Evil 6 "es probable que pusiéramos demasiado contenido. Algunos usuarios creen que lo habíamos hinchado. Y cuando hicimos RE: Revelations en 3DS, hubo una gran petición generalizada para que nos centráramos en el survival horror, en vez de tantas cosas para todos los públicos". El que mucho abarca, poco aprieta. Estamos de acuerdo. Aunque si Revelations suponía la tan ansiada vuelta a los orígenes que supuestamente todo el mundo quiere, no sé porque no lo petó en las listas de ventas...


Así que yo insisto, no creo que el futuro de la saga pase por un regreso al pasado. ¿De verdad queréis volver a los controles automovilísticos de los personajes y a los puzzles consistentes en encontrar una llave/emblema con estrámboticos nombres (de los que se burla con mucha mala baba SWERY en su Deadly Premonition) para colocarla en su lugar correspondiente (que suele estar en la otra punta del escenario)? No creo que éste sea el camino. Mirad qué bien le ha ido a Lara Croft en el reboot de Tomb Raider, que sin prestar mucha atención a sus primeras entregas, le dio un beso en la boca a Nathan Drake para brindarnos una sensacional aventura a lo Uncharted (pero con algunos puzzles molones). Y a todos nos pareció muy bien, ¿no?

En los videojuegos (y en la vida en general), nunca hay que olvidar de donde se viene, cuáles son tus orígenes. Y efectivamente, hay que conservar tus principales señas de identidad, tu personalidad. Pero también hay que mirar hacia delante. Propuestas como The Last of Us demuestran que el survival horror (aunque en éste predomine más la parte survival) no sólo siguen tenido cabida sino que gustan y mucho. Shinji Mikami, el creador del Resident Evil original, parece que va por muy buen camino con The Evil Within. Y en Capcom Vancouver (el estudio anteriormente conocido como Blue Castle Games) han sido capaz de evolucionar en la dirección correcta la fórmula Dead Rising, bastante anquilosada con dos anodinas secuelas siempre a la sombra del enorme Dead Rising original. Dichas secuelas fueron realizadas por este mismo estudio, pero me da en la nariz que no tuvieron tanta libertad en el desarrollo de las mismas como la que (presupongo) han tenido en Dead Rising 3 (Dead Rising 2 estuvo fuertemente supervisado por Keiji Inafune cuando todavía estaba en la compañía y DR2: Off the Record es casi un corta y pega que huele a encargo rápido. Pero con la buena pinta que tiene Dead Rising 3, a lo mejor Capcom tienen la solución para Resident Evil 7 en casa, pero al otro lado del charco... 


Lecturas recomendadas