Imagen de perfil de Javier Abad
La opinión de
Javier Abad

Temporada baja

imagen por defecto contenido opinión

Cualquier insensato que intente contratar unas vacaciones en pleno verano sabe que se va a encontrar el maldito aviso de “Temporada alta” en cualquier folleto o web que consulte. Aunque son sectores que no tienen nada que ver, me resulta curioso comprobar como la ebullición del sector turístico contrasta con el bajonazo de la industria de los videojuegos: si ahora mismo le echáis un vistazo al calendario de lanzamientos, lo que os encontráis es el cartel de “Temporada baja” y hasta de “Cerrado por vacaciones”, si me apuráis. Nosotros en la revista las pasamos canutas estos meses para conseguir que la sección de novedades no muera de inanición, y me imagino que los posibles compradores que se acerquen a las tiendas (alguno habrá, aunque sea para refugiarse del calor al fresquito del aire acondicionado) lo tendrán difícil a la hora de elegir.

Es algo sabido y estudiado por los responsables comerciales y de marketing de las compañías, gente limpia y educada, que en la campaña de Navidad se concentra un porcentaje abrumador de las ventas de videojuegos, con lo cual la estrategia es clara: si es a final de año cuando los consumidores están dispuestos a rascarse el bolsillo, será entonces cuando ponga mi producto en las estanterías. No es que yo quiera darles lecciones, porque son ellos los que han hecho “másteres” en escuelas de negocio de postín, pero, desde mi ignorancia, creo que en muchos casos esa estrategia de dejarlo todo para el final no es acertada.

Trataré de explicarlo con un ejemplo bien gráfico: si llega un sábado por la noche y me da por salir a ligar, el último garito al que entraría sería uno por el que se dejan caer el nuevo Míster España, el modelo que protagoniza la campaña de gayumbos de Calvin Klein y unos cuantos futbolistas de moda. No es que no confíe en mis posibilidades, pero la competencia sería demasiado grande... Volviendo al terreno de los videojuegos, si yo tuviera en mi plan de lanzamientos un título de nivel medio, procuraría no ponerlo a la venta en el mismo periodo de tiempo en el que van a salir los triple A tipo Call of Duty, FIFA, Pro Evolution, Uncharted, Gears of War, Assassin´s Creed, Battlefield, Zelda, etc. Enfrentados a semejante catálogo, no me extrañaría que los consumidores se fijaran en cualquiera de ellos antes que en mi juego.

La pregunta que me hago es: ¿vendería más mi juego normalito saliendo en una época menos saturada de lanzamientos, o le compensa competir en Navidad por las sobras que dejan esos grandes bombazos? Mi alternativa en ese caso sería mover la fecha de salida a una época en la que el panorama estuviera más despejado. ¿Qué tal el inicio del verano, precisamente? Quién sabe, a lo mejor alguien busca una novedad con la que matar el tiempo libre en vacaciones. Y voy más allá: quizá las ventas se concentran en Navidad porque nos han acostumbrado a esperar hasta entonces para encontrar la mayoría de los juegos de los que nos llevan hablando los chicos de Hobby Consolas durante meses. Sería cuestión de probar a quitar el cartel de “Temporada baja” y a lo mejor nos llevábamos una sorpresa.

Lecturas recomendadas