Imagen de perfil de Larvitar24
Análisis de Yoshi's New Island
Larvitar24

Belleza

¡ATENCIÓN! ¡Este es un análisis de YOSHI'S ISLAND para SNES! Si lo he publicado aquí es por el hecho de que no existe este juego en la base de datos de Hobby.

 

Antes de empezar esta review me gustaría aclarar ciertos
asuntos. El primero es que esta será mi última review en bastante tiempo. Los
motivos que hacen que me retire temporalmente es la brutal avalancha de trolls
en esta sección desde hace unos dias. Ya sabéis que me gusta escribir y
analizar juegos en un buen ambiente, sentir el cariño de la comunidad y poder
discutir sobre diferentes opiniones sin llegar al conflicto, y ahora mismo eso
es imposible. La segunda es que me gustaría mandar un saludo a los camaradas
Lleret y Megaman y animarles a que sigan escribiendo en esta parte de la web.
Me despido ya diciendo que esta página me parece una web excelente y que ojalá
su contenido sea siempre igual de bueno, tanto de profesionales cómo de
usuarios. ¡Empezemos!

 

Juego: Yoshi’s
Island

Consola: Esa con
los botoncicos de colores

Analizado por:
Larvi

 

No creo que haya cebado la nota de este juego, para nada. De
hecho, si se pudiera yo le adjudicaría algo más que un 100. Las razones son
varias, y muy variadas. Muchos me pueden tachar de cegato por la nostalgia,
pero Yoshi’s Island irradia un aura a perfección que ningún juego me ha hecho
sentir jamás en lo que llevo de vida. Su apartado gráfico y sonoro son sublimes
y su diseño de niveles espectacular, además de que detrás de cada pixel de este
juego se nota una dedicación inhumana de trabajo y...

Oh, vaya. Ya se me han acabado los efectos de la Nintendita...
Y eso que en el frasco ponía bien claro que duraba unas horas... a ver... ‘’no
consumir más de tres al dia, asegurarse de no jugar a otras consolas durante la
inhalación, si tiene dudas consulte al Miyamoto...’’. Vaya, pues por primera
vez tendré que escribir una review sin recurrir a las drogas. Maldita sea. A
ver, cómo podemos empezar...

Creo que cómo es típico en mis reviews, lo más normal sería
clasificar este análisis en diversos puntos, analizar cada uno de ellos y luego
poner una nota final. Pero cómo hoy estoy simpaticón voy a probar algo
diferente. Me voy a dejar llevar por mis emociones, y estas líneas
representarán lo mucho que siento por este juego, cómo un producto directamente
importado de mi corazón.

 

Primera fase:
Negación

 

Meter este cartucho en la SNES es sinónimo de empezar una
gran aventura. Sólo con ver su menú ya apreciamos el cariño que hay detrás de
este juego. Elegimos la primera fase y nos vemos bombardeados por un diseño
artístico espectacular. Si bien este juego sacrificó el plataformeo sublime de
Super Mario World, lo que hizo fué también mejorar su apartado gráfico. Jugar a
este juego nos hace sentir cómo dentro de un cuento para niños. Sus fondos, sus
sprites, su música es casi perfecta, además de que crea una atmósfera que no
habíamos visto nunca en un videojuego antes. Vamos superando los diferentes
niveles hasta llegar a la primera fortaleza, dónde un monstruo gigante de lava
nos aniquila por sorpresa, unas paredes caen hacia nosotros aplastándonos y un
jefe final regordete nos pisa un par de veces, alejándonos de Baby Mario. Hemos
llegado a la primera fase, la frustración, o también llamada negación.

 

Es esta sensación de dificultad (es verdad que va aumentando
a medida que avanzamos) la que hace que un juego sea adictivo. Algo frustrante
pero no imposible, un reto difícil pero asequible, algo que sabes que al ser
superado te otorgará una sensación de felicidad y autorealización que otros
juegos no te pueden ofrecer. Acabamos de superar la primera fase, y nos vamos
adentrando en la segunda.

 

Segunda fase: Ira

 

( http://www.fimfiction-static.net/images/story_images/188187.jpg?1399511394
)

Vale, perdón por el chistaco, no puedo hacer una review sin
poner mis subnormalidades.

 

Nos hemos adentrado en las profundidades del primer mundo, y
su castillo final nos está esperando. Tras superar un laberinto infinito de
plataformas con pinchos que debemos voltear, hemos llegado al jefe final y tras
una dura batalla lo hemos vencido y hemos salido victoriosos. Hemos tomado la
llave que nos abrirá las puertas al segundo mundo y ya nos dirigimos hacia él.
Pero aún no podemos seguir con nuestra aventura, ya que nos hemos dado cuenta
que nos falta algo por hacer...

Revisamos todas nuestras puntuaciones en este primer mundo y
nos damos cuenta que nos ha quedado una fase sin una puntuación de 100. ¿Por
qué? ¿Que hemos hecho mal? ¿Nos hemos dejado alguna moneda? ¿Hemos olvidado una
flor?

Sin dudarlo, volvemos a repetir esta fase... Saliendo con el
mismo resultado. Y otra. Y otra. Y otra vez más. Estamos rabiosos, hemos
rejugado mil veces este nivel y seguimos sin encontrar esa puntuación que nos
haga lograr un PERFECTO en el mundo 1. Señores y señoras, hemos llegado a la
fase de la Ira.

Un juego tiene que ser rejugable para ser considerado buen
juego. Yoshi’s Island es muy corto, pero a la vez es eterno. Son esos niveles
los que te hacen sentir que realmente estás dentro de una aventura épica que no
terminará hasta que lo des todo de ti.

Y es entonces cuando por fin entramos al mundo 2, y también
en la siguiente fase de nuestra aventura.

 

Tercera Fase:
Negociación

 

En medio de un nivel del mundo tres nos vemos con una
terrible situación a la cual debemos hacer frente y no sabemos cómo actuar.
Para llegar al final del nivel con la puntuación perfecta debemos atravesar una
pequeña ruta dónde al final de ella se encuentra una de las cinco flores. Sin
embargo esta ruta está llena de enemigos, y con un sólo toque podemos perder
nuestras estrellas y olvidarnos de nuestra puntuación de 100.

Ese tipo de desiciones marcan el que para mi es el factor
más importante en un juego, la negociación,
aunque prefiero llamarlo el amor a los fans. Yoshi’s Island es un plataformas
sencillo y complejo a la vez. Si lo juegas cómo un jugador casual, vas a poder
completar con un poco de esfuerzo el juego sin problemas. Si eres un jugador
más avanzado, te será un infierno desbloquear al 100% todo el juego. Son
pequeños detalles que hacen que un videojuego sea recordado.

Yoshi’s Island tenía un amor hacia los fans enorme. Fases
secretas, desbloqueables muy difíciles, fases bonus que se desbloqueaban
consiguiendo puntuaciones perfectas... Si eras un jugador avanzado, tu nivel
era recompensado adecuadamente.

 

Cuarta Fase: Tristeza

 

Hemos llegado al final del juego. Baby Bowser nos observa
con cara de odio, y empieza el combate de nuestras vidas. Tras esquivar los
pisotones de Baby Bowser, Yoshi consigue enchufarle un golpe de huevo y acabar
con él. Nuestra aventura ha terminado. O no.

Llega Kamek y convierte a nuestro enemigo en gigante. Sentimos
pánico al ver cómo esa sombra se nos acerca lentamente con una rábia en el
cuerpo inhumana, y por un momento pensamos que estamos perdidos. Pero somos
valientes, y con la ayuda de unos huevos gigantes que sobrevuelan la pantalla,
vamos alejando este monstruo de nosotros hasta que al final lo vencemos.

Yoshi se despide de Mario en una emotiva cinemática, y este
consigue reunirse con su hermano después de tanto tiempo. ¿Ya está? ¿Ya se ha
acabado? Indudablemente, después de contemplar el final del juego, apagamos
nuestra consola y se nos cae una lagrimita por los ojos. No sabemos si es de
emoción o de saber que hemos terminado un juego que nos ha marcado por toda la
vida.

Hemos llegado casi al final de las fases, y con ello hemos
superado la tristeza. Un videojuego
queda grabado en nuestro corazón cuando logra emocionarnos, hacernos reir, y
hacernos cambiar nuestro de ánimo de un extremo al otro.

Bien, nuestro camino al fin ha terminado. O eso es lo que
pensamos todos...

 

Quinta y última Fase:
Aceptación

 

Han pasado los años y tenemos todavía nuestra consola
cubierta en polvo en el ático de nuestra casa. Un dia, pasamos por delante suyo
y nos invaden unas ganas de revivir nuestra infancia. Así que cogemos los
cables, los enchufamos a nuestra televisión y introducimos el cartucho dentro
de la consola.

Lo jugamos durante una hora, dos, tres... hasta que al final
miramos por la ventana y nos damos cuenta que ya es de noche. Desconectamos el
cartucho y nos disponemos a irnos a dormir. Nos vamos a dormir sabiendo que
acabamos de decidir que este juego es nuestro favorito. En este caso, mi aceptación total fué con Yoshi’s
Island.

 

Todos estos pasos pueden ser afectados con cualquier otro
juego, sean del tipo que sean y del año que sean. Y es por eso que veo
imposible el hecho de poder analizar técnicamente este juego sin poder irme por
las ramas. No es un cartucho, es probablemente el videojuego que hizo sentirme
mejor todas las veces que lo jugaba. Y esta es la belleza de los videojuegos.

Sin más dilación, le otorgo un 100 a Yoshi’s Island, por
hacerme ver a los videojuegos cómo un arte y no sólo como un entretenimiento.

 

 

¡Espero que os haya gustado! ¡Recordad que me podéis
encontrar también en...!

Twitter:
Larvitar24

Youtube:
LarviGame

100

Obra maestra

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Yoshi's New Island para 3DS

    Yoshi's Island es uno de los juegos que recordamos con más cariño y añoranza, y lo es por el delicioso soplo de aire fresco que supuso su original planteamiento y brillante diseño de niveles, su constante goteo de ideas, su fascinante variedad de mecánicas, y pon encima de todo, su valentía a la hora de reimaginar el universo de Super Mario World y los clásicos que le precedieron para contarnos cómo era el mundo cuando Mario y Luigi no sabían ni pronunciar "bigote". Una idea tan tierna y original que, casi dos décadas después, sigue siendo la base para un plataformas cargado de novedades gigantes en tamaño pero pequeñas en concepto. Nintendo continúa así la

    Hobby

    85

    Muy bueno

    Lo mejor

    El control por giroscopio y los nuevos vehículos. Su rejugabilidad. Los minijuegos en modo descarga.

    Lo peor

    Ha perdido gran parte de su magia. Escenarios más sosos y fondos desaprovechados. Canciones flojitas

Más análisis de usuarios

Yoshi's New Island