Imagen de perfil de Montana
Análisis de Silent Hill HD Collection
Montana

El material del que se hacen tus pesadillas

El miedo. El miedo es un sentimiento intrínseco al ser
humano. Tenemos miedo de perder a un ser querido o de no estar a la altura como
padres o hijos. Tenemos miedo al rechazo, a enfermar o al amor no
correspondido. Tenemos miedo al fracaso, al abandono o al ridículo. El miedo
puede manifestarse de muchas formas, pero todas ellas están vinculadas al
sufrimiento. Tenemos miedo a sufrir.

 

Conforme maduramos y nos hacemos adultos, nuestros miedos
cobran una forma real. El miedo al hombre del saco que teníamos en la infancia
se transforma en el miedo al engaño y a la traición en nuestra madurez, o el
miedo inmaduro al monstruo de debajo de la cama se convierte en el miedo hacia
el cambio a lo desconocido en nuestra vida adulta. La forma que cobra el miedo
ha cambiado, pero el sentimiento sigue siendo el mismo.

 

En ciertas ocasiones y por circunstancias externas, algunos
de nuestros miedos adultos se deforman a lo sin forma, llevándonos a un estado
de sufrimiento como el que teníamos de niños. El miedo sin forma; el miedo
porque somos inocentes e ignorantes; el miedo porque nuestra mente aún no
cuenta con las trabas necesarias que se imponen en la madurez y nos prohíben
concebir siquiera que pueda haber algo más allá del armario; el miedo porque
nuestra habitación está a oscuras y mamá no está cerca o, simplemente, el miedo
porque sí. El auténtico miedo. El miedo más puro. El miedo que tan siquiera
podemos recordar. Ese miedo tiene nombre y forma, y vive en todos nosotros.
Todos tenemos en nuestro interior un rincón donde las pesadillas de la infancia
viven sin que lo sepamos. A veces, ese miedo se deforma a lo sin forma. A
veces, en un lugar en nuestro interior. Yo he visto ese sitio. Yo lo he
visitado, lo he sufrido y lo he superado. Ese sitio en nuestro interior tiene
forma de pueblo maldito, y se llama Silent Hill.

 

Silent Hill no es un juego. Silent Hill está dentro de todos
nosotros.

 

¿Quieres visitar ese lugar junto a mí?

 

El pueblo de Silent Hill te ofrece una visión en tercera
persona mediante un sistema de cámaras fijas que impiden que veas lo que hay
tras la próxima esquina o en el rincón de la habitación opuesto a donde te
encuentras.

 

¿Tus armas?

 

Tus armas serán tus piernas, para correr si tienes miedo;
tus manos desnudas, para golpear si tienes agallas; tu pistola, para disparar
si tienes los nervios templados; tu linterna, para poder ver lo invisible si te
atreves; tu radio, para prevenirte de la presencia del mal; tu mapa, para ir
siempre a paso fijo y evitar perderte y tu inteligencia, para correr el tiempo
justo y no cansarte, para no golpear más de la cuenta y aprovechar tus golpes,
para disparar con criterio y no malgastar las escasas balas, para encender la
linterna y la radio sólo cuando sea estrictamente necesario y no alertar a las
presencias malignas, y para no dudar en dar cada paso hacia delante por mucho
que te cueste. Pero, sobre todo, tu inteligencia te servirá para afrontar con
éxito cada prueba de ingenio que te impondrá Silent Hill.

 

¿Silent Hill?

 

Silent Hill no es un pueblo bello. ¿Qué pesadilla lo es? No
esperes un gran derroche artístico en un lugar que quiere ser lúgubre y
deseado. La expresión gráfica más grande que vas a encontrar es una espesa
niebla que envolverá todos tus pasos y te hará dudar hacia dónde ir o qué
hacer. Hazte con un mapa de cada zona nada más puedas hacerlo. Si no lo haces,
te perderás. Si te pierdes, morirás.

 

Tampoco esperes ayuda de ningún tipo. Silent Hill nace en tu
interior y tú deberás enfrentarte a él en solitario. No te fíes de nadie. El
sonido de tus pasos y las interferencias de tu radio serán tus únicos
compañeros de viaje. Ten cuidado cuando suenen estas interferencias, ya que eso
querrá decir que has de prepararte porque algo se acerca. No. No será fácil. Ni
será bonito. Ni será rápido.

 

Durante toda tu estancia en Silent Hill sentirás miedo – no
digas que no te lo advertí – así que, si estás dispuesto a entrar en el pueblo,
también deberás estar dispuesto a sufrir para salir. Tu experiencia sólo será completa si
visitas Silent Hill solo en la oscuridad de tu habitación. Debes meterte
de verdad en Silent Hill. Vivirlo, sentirlo y sufrirlo. Si no te lo tomas
enserio fracasarás en tu propósito de enfrentarte a tus temores y superarlos,
fracasarás en la experiencia que supone visitar Silent Hill y fracasarás en la
aventura.

 

¿Tus motivos?

 

Lo ideal es que entres en Silent Hill en la más absoluta ignorancia,
aunque, para ayudarte a tomar la decisión final sobre si estás dispuesto a entrar o no, te diré, a grandes rasgos, lo
que te va a impulsar a meterte allí.

 

Silent Hill 2 -> Has recibido una carta de tu esposa. En
ella te cita en vuestro lugar especial junto al lago en el pueblo de Silent
Hill. Por cierto, tu esposa está muerta desde hace años. ¿Serás capaz de entrar en el pueblo y enfrentarte a la verdad? …

 

Silent Hill 3 -> Despiertas de una pesadilla en un centro
comercial cuando, de repente, un detective privado intenta entrevistarte. Dice poseer información
de tus progenitores. Sin esperarlo, el pueblo de Silent Hill toma posesión del
lugar donde te encuentras. ¿Ha terminado de verdad tu pesadilla o aún sigues
soñando?...

 

¿La experiencia?

 

Visceral, madura, adulta, inteligente, terrorífica... Algunos juegos tienen alma. Algunos juegos te provocan sensaciones y sentimientos. Algunos juegos pueden ser obras maestras en la que tú eres el absoluto protagonista. Tú eres el que vive la experiencia Silent Hill, y nadie podrá vivirla por tí para luego contártela.

 

¿Lo mejor?

 

Un reto difícil, maduro e inteligente. Las sensaciones que provocará en tu interior. El juego de luces y sombras del que hace gala. El diseño de las criaturas. Terrorífico. El no poder parar de jugar una vez has entrado en el pueblo de Silent Hill.

 

¿Lo peor?

 

Quizás no guste a los jugadores más jóvenes. No te gustará si no te gusta el survival horror.

 

Nota que, como survival horror, merece Silent Hill HD -> 100

Nota que, según Montana, merece Silent Hill HD -> 100

 

NOTA: Algunos dirán que mi nota es excesiva debido a que el juego no presenta un buen apartado técnico y que se le nota el paso de los años. Yo digo que los gráficos eran más que dignos en su época y lo siguen siendo para mí. Si el juego tuviese unos gráficos actuales no despertaría en mí distintas sensaciones a las que provoca con los que tiene.

 

Dedico esta redacción a Esli. Pasará mucho tiempo hasta que vuelva escribir otra, amigo mío, ;)

 

Un saludo a todos,

 

Antonio.

100

Obra maestra

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Silent Hill HD Collection

     Konami nos brinda la oportunidad de revivir o (saborear por primera vez a los recién llegado) el segundo y tercer capítulo de la saga de terror que marcó un hito en el género, Silent Hill. Con unos gráficos a mayor resolución (720p), Trofeos y todas las voces grabadas de nuevo (con mejor calidad sonora e interpretativa), para que no se diga... Aunque algunos dicesn, ya que algunos fans no les ha gustado mucho el cambio de voces que, por cierto, siguen en inglés, aunque todos los textos estén en castellano. Una colección no del todo completa Aunque esta colección no nos parece del todo completa, lo cierto es que si exceptuamos

    Hobby

    89

    Muy bueno

    Lo mejor

    La música, los personajes y un ambiente único junto con una historia que te mantiene atado al mando.

    Lo peor

    El control está anticuado y los combates son bastante obtusos. Sin novedad salvo el lavado de cara.

Más análisis de usuarios