Imagen de perfil de revolution
Análisis de Fire Emblem Awakening
revolution

Un Nuevo Despertar

 

Fire Emblem es una de las sagas más antiguas y emblemáticas de Nintendo, con 12 juegos a la espalda y con apariciones en casi todas las consolas de la compañía nipona. A pesar de ello y salvo en Japón, ha tenido dificultades para abrirse al público general, debido a su elevada dificultad y a su condición de JRPG táctico. Pero esta vez los desarrolladores del juego, Intelligent Systems, (también creadores de Advance Wars y Paper Mario) han conseguido crear un juego accesible para todos, independientemente del tipo de jugador que seas y la experiencia que tengas con la saga y con este género.  

 

Awakening sigue los pasos de sus antecesores, así que la tradicional fórmula de juego de Fire Emblem sigue intacta: por turnos movemos los diferentes personajes a través de las casillas del mapa, enfrentándonos a los enemigos en épicas batallas con diferentes objetivos, como acabar con todos las unidades o con el comandante del ejército contrario, dependiendo del capítulo que estemos jugando. Al contrario que en otros juegos como Advance Wars, no podemos crear unidades, sino que tenemos a nuestras disposición diferentes personajes que se nos van uniendo a lo largo del juego a medida que completamos los capítulos o cumplimos ciertos requisitos. Cada uno es único, tiene su propia personalidad y clase y no regresará si es derrotado en batalla (salvo en el modo novato), lo que hace que estudiemos y pensemos cada movimiento y acción al milímetro, dotando al juego de una intensidad inaudita en un juego de estrategia por turnos. La IA (Inteligencia artificial) es excelente como siempre y quizás incluso un poco cruel ya que las unidades enemigas siempre irán a por el personaje más débil hasta que lo eliminen.

 

Antes de entrar en batalla podemos elegir que personajes queremos usar y como los queremos equipar, tenemos a nuestra disposición numerosas armas como espadas, hachas, lanzas o tomos de magia y podemos comprar más en las tiendas que encontramos en el mapa del mundo. La equipación de cada personaje, que puede tener equipado hasta cinco armas u objetos a la vez, es de vital importancia ya que cada arma posee unas determinadas características, tanto positivas como negativas. Las espadas, por ejemplo, tienen ventaja sobre las hachas pero palidecen frente a las lanzas. Además, hay armas como los arcos o los tomos de magia que pueden usarse para atacar desde la distancia. Otro aspecto vital a tener en cuenta es que las armas tienen un número limitado de usos, tras los cuáles el arma se rompe y queda inutilizable.

 

El juego no dispone de un generador de personajes pero en su lugar sí tiene un sistema de clases. Cada unidad tiene acceso a diferentes clases como jinete, guerrero o asesino (cada uno con sus ventajas y desventajas), a las que puede acceder a partir de un determinado nivel. Cambiar de clase nos puede dar acceso a nuevas habilidades y armas, aparte de una mejora en las estadísticas de nuestro personaje.

 

Awakening tiene un alto nivel de personalización: podemos, entre otras cosas, tener las voces en Inglés o Japonés, desactivar las animaciones de combate o elegir cuanta información queremos ver en pantalla. Además, en occidente es la primera vez que podemos crear un avatar que podemos personalizar, ya que el anterior juego para Nintendo DS que sí lo permitía nunca salió de Japón. Eso sí, personalmente encuentro que las opciones son algo limitadas (solo podemos elegir entre cinco diferentes tipos de caras y cortes de pelo, por ejemplo) y es difícil crear un avatar que sea realmente único y diferente a los de los demás. Aún así, es de agradecer que hayan incluido esta opción.

 

La segunda novedad es que por primera vez podemos elegir entre dos modos diferentes: el modo clásico, donde las unidades no vuelven y el modo novato, donde los caídos vuelven después de cada batalla y también podemos guardar cuando queramos. Además podemos combinarlos con las diferentes dificultades del juego: Normal, Difícil, Extremo y Extremo+ (éste último hay que desbloquearlo). Así, podemos por ejemplo combinar el modo novato con la dificultad Extremo para hacerlo algo más llevadero, aunque seguirá siendo muy difícil. 

 

Por último, disfrutaremos de la mayor interacción entre personajes que hemos visto nunca en un juego de Fire Emblem. Podemos agruparlos o situarlos en casillas contiguas en el campo de batalla para que luchen juntos, consiguiendo así un aumento en las estadísticas y las probabilidades de victoria. A veces el personaje de apoyo también defenderá al otro o proporcionará un golpe adicional. Además, el agrupamiento también permite mover más rápidamente a unidades con menor movilidad o defender a un personaje que esté malherido. Pero la cosa no acaba ahí, pues cuánto más luchen juntos, más podrán estrechar sus lazos a través de las conversaciones de apoyo (algunas muy graciosas, por cierto). Así, podrán acabar casándose e incluso teniendo hijos, que luego podremos reclutar. Los descendientes, además, tienen un gran potencial ya que pueden aprender habilidades que normalmente estarían reservados para clases del sexo contrario.

Al ser un ‘"reboot" no hace falta haber jugado a las entregas anteriores de la saga aunque sí hay referencias a ellas que los más veteranos sabrán apreciar.

 

El juego cuenta con uno de los mejores aprovechamientos de Streetpass que he visto en 3DS: al cruzarnos con alguien que tenga el juego su equipo aparecerá en el nuestro y podremos luchar contra ellos (los controlará la CPU). Si ganamos, podremos reclutar al líder (su avatar) y conseguir todos sus objetos. O sí no queremos luchar podemos comprar sus objetos (entonces desaparecerán del mapa y ya no podremos luchar contra ellos) o pagar un precio, que suele ser bastante alto, para reclutar al líder. 

 

También hay multijugador local, en el que podemos cooperar con un amigo, pero por desgracia no hay ninguna modalidad competitiva ni hay juego online. Sin duda, una oportunidad perdida y una decisión extraña, teniendo en cuenta que los juegos de Nintendo DS sí incluían un modo online.

 

Por otro lado, el juego compensa con mucho contenido adicional, tanto gratuito como de pago, en forma de mapas, objetos y equipos a través de Spotpass y de la E-shop.

 

El juego no defrauda en el apartado visual. Las escenas animadas son realmente excelentes, y además quedan de lujo en 3D, aunque tengo que decir que desgraciadamente no hay tantas como me hubiese gustado, ya que no toda la historia se narra a través de ellas. Para el resto se usan modelos de los personajes en 3D, los cuáles son correctos pero no impresionan, junto con imágines estáticas y cajas de texto. En el campo de batalla los personajes están representados por sprites sencillos pero bonitos y es fácil identificar a cada personaje. Los mapas, tantos interiores como exteriores, tienen una excelente sensación de profundidad en 3D, con elementos como la lluvia o la nieve que parecen salirse de la pantalla. Las escenas de combate hacen uso de los ya mencionados modelos en 3D y además cuentan con diferentes ángulos de cámara y opciones de pausa y aceleración de la escena. Por último, los menús son claros y concisos.

 

El apartado sonoro también es brillante, con una banda sonora épica que cuenta tanto con temas clásicos como con temas nuevos creados para la ocasión y un doblaje muy bueno aunque reducido, ya que los personajes solo hablan en las escenas animadas y en el resto del juego solo oímos palabras sueltas. Por lo demás, hay algunas melodías que se pueden hacer repetitivas cuando una batalla se prolonga mucho pero no es nada grave y no le resta enteros al juego.

 

La duración dependerá un poco de la dificultad que escojas, si lo juegas en novato - fácil te durará menos que si lo juegas en clásico - difícil, por ejemplo. Pero en general, hay que decir que el juego ofrece como mínimo alrededor de unas 50 horas de juego, es altamente rejugable y tiene además mucho contenido adicional (spotpass y DLC).


Conclusión final

Fire Emblem Awakening trae lo mejor de entregas anteriores junto con novedades importantes, que enriquecen y mejoran la experiencia de juego y lo hacen accesible a todo tipo de jugadores. Es además la mejor entrega de la saga y un imprescindible dentro del catálogo de Nintendo 3DS. Una vez dicho eso, si todavía tienes dudas lo mejor es descargarse la demo de la E-shop.

 

Lo mejor:

La profundidad del gameplay, las altas posibilidades de personalización y la duración.

 

Lo peor:

La ausencia de un modo multijugador competitivo.

 

 

Quizás te interesen mis otros análisis:


Resident Evil The Mercenaries 3D

 http://www.hobbyconsolas.com/videojuegos/opiniones/arrancado-por-fuerza-53079

 

Super Mario 3D Land

http://www.hobbyconsolas.com/videojuegos/opiniones/una-nueva-dimension-55807

 

Si tienes preguntas, sugerencias o lo que sea, dejámelo saber más abajo, y ¡gracias por leer!

 

94

Excelente

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Fire Emblem Awakening

    unque en occidente no recibimos entregas hasta la época de GB Advance, Fire Emblem es una saga con más de 20 años de historia y está considerado como el más importante representante del rol táctico. En todo este tiempo, el estudio japonés Intelligent Systems (Paper Mario y Advance Wars) ha ido refinando la fórmula paso a paso, hasta crear esta joya tan especial que llevará la saga a un nuevo nivel de aceptación y éxito. La esencia Fire Emblem Quienes hayáis probado otras entregas estaréis familiarizados con su mecánica, basada en épicos combates por turnos en los que vuestros personajes se enfrentan a ejércitos enemigos con objetivos como acabar con todos

    Hobby

    93

    Excelente

    Lo mejor

    Gran diseño de batallas y sistema de relaciones entre personajes. Enorme profundidad de juego.

    Lo peor

    El multijugador podría apuntar mucho más alto. Sin puntos de guardado en batalla en modo Clásico.

Más análisis de usuarios