Imagen de perfil de israflamenco
Análisis de Assassin’s Creed Rogue
israflamenco

Pues si, hay que cuestionarse el Credo

Pues si, nos estamos cuestionando el Credo. Y no
precisamente por querer pasarnos al bando templario, ni por descubrir un oscuro
secreto en la Hermandad. Es, sencillamente, porque nos estamos cansando. Bueno,
de hecho yo ya me he cansado. No es por el ritmo que ha tomado Ubisoft de “entrega
por año”. Ni siquiera estamos cansados por tener que escalar cada jodido
edificio para luego tirarnos a un carro de paja. Ni de misiones de persecuciones
de diez minutos escondidos detrás de cada pared.  Nos hemos cansado de la falta de novedades,
de los fallos que se repiten, de un preocupante conformismo en las oficinas de
Ubi. Con Assasins Creed Rogue hemos alcanzado el límite. Yo era de los que aplaudía
con entusiasmo el magnífico detalle de sacar una entrega en cada generación,
sin tener que tragarnos juegos intergeneracionales o exclusividades que
destrozan el corazón. Pero si eso quiere decir que vamos a recibir una entrega
como Rogue, prefiero que Ps4 y One se queden con Unity y nosotros ahorramos
para dar el salto. Total, podría tener 60 euros más ahorrados para Ps4, y ahora
los he perdido con esta entrega…

 

 

 

 

ESE DLC DE 60 EUROS

Dejemos claro este concepto al inicio de la review y así no
tendremos problemas. Rogue es una
expansión de AC III y AC Black Flag, cogiendo los mejores elementos de cada uno
y uniéndolos en una breve historia de pocas secuencias, sin ninguna relevancia
para la subtrama general de la saga y muy muy poca ambición.

De AC III retomamos los climas nevados y una ciudad. Ya
está, poco más. Que está fenomenal eso de encontrarte un mapa grande helado,
con sus correspondientes islas y tal, pero ya está. Tampoco se podían tomar más
cosas de esa entrega, ya de por si decepcionante

 

De AC IV, como no, metemos la navegación con el barco y todo
lo que ello conlleva.  Pero sin muchos
alardes en cuanto a innovación. Un arma nueva en el barco, la presencia de
Icebergs que pueden  destrozarse para
provocar pequeñas olas y las ráfagas de viento de las aventuras de Connor. A
eso vamos a sumarle personajes que se cruzan de ambas entregas, lo que sobre el
papel podía parecernos una magnífica idea…pero que se ha desaprovechado de una
forma desconcertante. Los secundarios siguen dando vergüenza ajena, no hay un
villano carismático ni un ayudante como Da Vinci. El propio protagonista carece
de carisma alguno, y no encontramos suficientes razones para aprobar su
traición a la hermandad (o de esta a él). Es un pobre diablo que saber coger el
timón y escala muy bien. Pero no es un gran personaje, no aporta nada a la
historia y hace grande a Connor (y eso ya es decir). Pero lo peor del juego,
sin duda, es el Deja Vu que tenemos mientras avanzamos en la trama.

 

 La sensación de “esto
ya lo he jugado” es constante. Y no es del todo malo, porque hay que dejar
clara una cosa: Esta entrega es, en cuanto a posibilidades jugables, la mejor
de todas. Y soy consciente de que viendo la nota que le he puesto, puede
parecer contradictorio que diga esto. Pero hay una cosa muy importante a tener
en cuenta, y es que AC tiene muchas entregas. MUCHAS. Esto quiere decir que
para llegar a una cierta calidad en contenido jugable, hemos tenido que esperar
la friolera de seis entregas (sin contar portátiles), aportando cada una de
ellas una pequeña novedad que, al final, han acabado juntándose para ofrecernos
unas tareas secundarias que pueden abrumarnos. Pero ahora bien…hay mucho que
coleccionar vale, y muchas misiones secundarias. Pero si eso no lo complementas
con una buena campaña e historia, te quedas en nada. Para mí el problema
clásico de la saga es que no ofrecen suficientes incentivos para hacernos con
tal cantidad de objetos. Que si, que podemos conseguir una armadura y espadas,
pero si eso nos lleva 30-40 horas, para cuando lo hayamos hecho no tendremos
nada que hacer en la campaña, que dura menos lógicamente. Para futuras entregas
deberían plantearse un sistema de experiencia (a lo juego de rol) para subir de
nivel, o añadir muchos videos ocultos (aquel mítico video de Adán y Eva) para
que nos sintamos tentados a recorrer todo el mapa para coger todos los objetos
y hagamos todas las misiones.

 

También deberían plantearse seriamente hacer un lavado de
cara a las estructuras de las misiones. Desde hace mucho tiempo asistimos a un
bucle estructural que ya nos hace estar hasta los “lereles” de esas misiones
tipo “Sigue a este sin que te vea”, “Llévale esto a X” o “Asalta esta fortaleza
y asesina a X”. No hay más, no existe variedad y eso nos lleva a un agotamiento
absoluto de la saga. Por no hablar de la IA en los combates contra los
enemigos, lejísimos de juegos como Batman, que le mostraron el camino a seguir
hace años, pero Ubisoft parece hacerse la tonta. Sumémosle los fallos clásicos
en el apartado técnico, como personajes que desaparecen, sonido desincronizado
e incluso fragmentos sin doblar de los habitantes. Sencillamente, horrible. Y
de nuevo tengo que hablar de conformismo y poco trabajo, porque muchas de las
animaciones se han reciclado de Black Flag, viéndose claramente en las “misiones”
de la taberna. Por estas razones no puedo hablar bien de AC Rogue, porque un
mundo tan grande, tan rico en elementos coleccionables y tareas secundarias,
queda destruido por culpa de falta de innovación en lo que realmente importa,
que es la jugabilidad y la trama general.

 

 

PERDIDOS EN SU PROPIA
OBRA

Y ya que he sacado el tema de la trama, no puedo obviar la
crítica al argumento. Evidentemente, desde la segunda entrega estamos
asistiendo a un debacle argumental que hasta ahora se estaba sosteniendo a base
de increíbles finales que nos dejaban con ganas de una nueva entrega. La
tercera entrega, pese a ser horrible en la trama de Connor, nos deleitó con uno
de los mejores finales en la historia de Desmond. Pero Black Flag nos horrorizó
con un argumento en el “presente” que rozaba lo surrealista, y una historia de
Kenway absolutamente soporífera, sin giros de guión ni final interesante. Pues
bien, en Rogue asistimos a algo muy parecido.

 

De nuevo, sobre el papel parecía que la cosa iba a estar
bien (al menos dentro del Animus). Íbamos a tener que cuestionarnos el Credo y
manejar a un templario con sed de venganza. Pero la teoría no se ha aplicado
nada bien. La excusa de manejar a un templario es absurda, falta de coherencia
y poco desarrollada. Nos pasamos todo el juego lamentando matar a los asesinos
y con ganas de suicidarnos, porque no entendemos nada. Y al final ya es de
risa, porque nos damos cuenta de lo gilipollas que es Shay. Este giro
argumental nos permite meter novedades interesantes (aunque de novedades, poco,
es meter algo del Online en el Offline), como ser el objetivo de una retahíla de
acechadores a los cuales presentimos y tenemos que asesinar antes de que ellos
acaben con nosotros. ¿Original? Si.¿Repetitivo? MUCHÍSIMO. No damos 6 pasos sin
que tengamos ya a un acechador rondando, y cansa mucho, porque luego los
combates con ellos son como con cualquier otro.

Y de la historia del “presente” ya ni hablamos, porque tiene
tan poco sentido que me da vergüenza hablar de eso. De nuevo, un tocamiento de
huevos preocupante, porque hacemos lo mismo: Buscar mensajes y desencriptar
ordenadores con un sistema de puzles que ya os digo que no vais a entender,
simplemente daréis vueltas a los círculos y , de pura potra, resolveréis. Algunos
documentos son reveladores, tienen chistes y jijijaja, pero nada importante,
nada guay, nada molón, NADA NADA NADAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

Perdón, sigamos, que ya hay que ir acabando.

 

 

CONCLUSIÓN DEL CREDO

Para concluir, una breve mención al sonido (aparte de la
crítica ya realizada a la desincronización). La banda sonora es muy buena, con
temas épicos y ambientales que están bastante bien…pero no se aprovecha para
nada. La música de los combates entra tarde, es lenta y está mal seleccionada.
La música ambiental suena cuando le da la gana. Y no se porque tienen una
maldita canción para cada cosa, rompiendo la continuidad. Ejemplo:

Estamos en la ciudad, suena música ambiental. Mejoramos el
barco y suena música del barco (entrando 4 segundos tarde), interrumpiendo la
ambiental. Acaba la del barco y empieza desde el principio la ambiental. ASÍ
CON TODAS. Rompe toda la cohesión del sonido. Resulta cómico observar como las
mejores canciones suenan en los títulos de crédito. Yo me descojonaba al ver
que lo más épico del juego…son las letras del final. Madre del señor…

 

EN RESUMIDAS CUENTAS,
que dirían algunos:

El mejor AC en cuanto a posibilidades secundarias se ve
destrozado por una trama horrible, infantil y desaprovechada, unos fallos que
se repiten desde que Altair escaló la primera Atalaya y un agotamiento del
concepto, que necesita reposo, paracetamol y mucha agua para recuperar el
brillo.

Píllatelo solo si eres
muy fan de la saga y adoras las tareas secundarias

Huye de el sí para ti
lo más importante es el argumento y odias los barcos.

 

 

Para todos los demás, jugad a Far Cry 4 o Dragon Age. Eso sí
son juegos en condiciones.

 

 

Que el Padre de la falta de entendimiento nos guie. Amen.

 

 

FIN SECUENCIA 7

65

Aceptable

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Assassin’s Creed Rogue para PC

    Sin duda la saga Assassin’s Creed se ha convertido ya por derecho propio en uno de esos iconos culturales que reposan en el imaginario de todo amante de los videojuegos. Su única oferta compuesta conspiraciones históricas y la posibilidad de visitar determinadas ciudades y zonas del mundo que han sido clave en la evolución humana, son las claves que han hecho de estos títulos todo un acontecimiento en el mundo del entretenimiento. No vamos a repasar ahora toda la saga porque nos llevaría mucho tiempo, y la gran mayoría ya conoce de dónde viene todo, pero para ubicarnos con este Assassin’s Creed Rogue, habrá quien se sienta extrañado por su cercanía

    Hobby

    83

    Muy bueno

    Lo mejor

    El manejo del barco, las batallas navales, variedad de misiones, controles, es muy divertido

    Lo peor

    IA un poco mendruga, la trama es algo plana y floja

    Análisis de Assassin's Creed Rogue para PS3 y 360

    De todas las sagas incubadas en la generación de PS3 y Xbox 360, seguramente la más prolífica haya sido Assassin’s Creed, en la que Ubisoft ha encontrado un auténtico filón. A lo largo de los últimos siete años, su idiosincrasia histórico-geográfica ha permitido el lanzamiento de hasta seis entregas canónicas en plataformas de sobremesa (siete con Rogue, la que nos ocupa), a las que habría que añadir diferentes entregas portátiles, sobre todo Liberation, que, de hecho, se adaptó en HD a principios de 2014. Es decir, salvo por un pequeño receso en 2008, la serie de los asesinos y los templarios se ha convertido en anual, invitándonos a visitar lugares como

    Hobby

    81

    Muy bueno

    Lo mejor

    Decenas de misiones secundarias. El genial epílogo. Navegación ágil. Vuelven muchos personajes.

    Lo peor

    Historia más corta de lo habitual. No incluye multijugador. No introduce casi nada inédito. ‘Bugs’.

Más análisis de usuarios

Assassin’s Creed Rogue