Imagen de perfil de Esli
Análisis de Killzone Mercenary
Esli

Time to kick some HelghASS

Todos
somos un poco mercenarios. No jugamos por una marca, ni por nadie. Jugamos para
el beneficio propio, y escogemos el bando en función de cuánto nos ofrezca a
cambio. Por eso, a PS Vita todavía muchos la miran escépticos, dudando de su
catálogo y de su futuro. Pero algunos nunca hemos dudado, conformándonos y
armándonos de paciencia a la espera de títulos tan potentes como Killzone
Mercenary. Y cuando ocurre ese momento en el que un juego nos emociona, nos atrapa
y nos hace desear más, entonces sonreímos, orgullosos de tenerla en las manos.

 

 

KILLZONE

Se
puede debatir sobre si ésta es la saga de pegatiros más emblemática de
PlayStation o si lo es Resistance. Lo que nadie va a discutir es que el intento
de Nihilistic Software por adaptar
Resistance a Vita
fue un chasco casi tan monumental como el de aquél Call
of Duty que tantos medios especializados castigaron con puntuaciones por debajo
del aprobado. Pero los sticks de Vita pedían a gritos un shooter que molara de
verdad, y finalmente ha sido Guerrilla Games quien ha dado la talla y ha sabido
sacarle todo el partido a la poderosa portátil de Sony.

 

KM
no sólo cumple como shooter y como entrega de la saga, en la que encaja a la
perfección tanto por su trama como por sus características jugables, sino que
logra lo que casi ningún representante portátil ha hecho: superar a las
entregas de sobremesa. Es algo con lo que no todo el mundo estará de acuerdo,
pero yo lo tengo clarísimo. Mercenary me ha parecido más variado, trepidante, y
mucho más divertido. Además, reconozcámoslo, la saga nunca se ha caracterizado
por contar con un argumento demasiado bueno, así que subir un peldaño la
calidad de su historia tampoco es algo que debamos celebrar con fuegos
artificiales. Pero, si bien es cierto que su historia es bastante simple, al
menos esta vez cuenta con un hilo argumental que esconde alguna pequeña
sorpresa y satisface de principio a fin. En esta ocasión no tuve que exclamar
en voz alta “Are you fucking kidding me?” como sí hice en cuanto salieron los
créditos finales de Killzone 3, sino que esta vez solté un tímido pero
claramente audible “Cómo mola”.

 

Por
otro lado, no os voy a mentir, por supuesto que es más cómodo disparar a todo
lo que se menea con un Dualshock, pero la adaptación a Vita es muy precisa en
su control (aprovechando sus funciones sin forzarlas) y sorprendente en lo
técnico. Y al acostumbrarte, es posible que incluso olvides que estás jugando
en una portátil, sobre todo teniendo en cuenta el impacto visual que causa esta
bestia, luciendo una nitidez y un nivel de detalle que ya quisieran muchos
shooters de PS3.

 

 

Hazte rico y lárgate

Así
podría resumir el esquema jugable de KM, cuyas nueve misiones consisten en
llegar, matar a todo quisqui, cumplir algún que otro objetivo, y salir con los
bolsillos llenos. Porque no lo olvidemos, Arran Danner, el protagonista al que
controlamos, es un mercenario que la mayor parte del tiempo luchará en
solitario (me encanta), y en su pellejo mataremos por dinero. La monetización
de cada baja y cada misión cumplida representa el progreso en el juego, pues con
él compraremos las armas y el resto del equipo. Éste es otro de los aciertos de
KM, ya que en esta ocasión no nos encontraremos un rifle francotirador tirado
en el suelo justo cuando lo necesitamos (qué casualidad) sino que deberemos
configurar nuestro equipo, libremente, para escoger cómo afrontar cada
situación. Además, cada vez que caigamos en combate se nos penalizará en
concepto de “Seguro de vida”, lo que nos anima a jugar con cuidado, pues cada
muerte importa.

 

A
lo de siempre, en esta ocasión hay que añadir el VAN-Guard, un dispositivo que
llevamos en el brazo izquierdo y que sirve para activar todo tipo de
cachivaches ofensivos (misiles, robots teledirigidos) o defensivos (camuflaje
óptico, escudos). Podemos tener uno equipado a la vez, y también podremos
escogerlo libremente, siempre y cuando hayamos ahorrado lo suficiente.

 

Y
por supuesto, todos los elementos característicos de la saga que ya brillaron
en anteriores entregas, vuelven a la carga. Las coberturas, tan poco frecuentes
en los FPS, le dan esa intensidad táctica adicional a los tiroteos. La vista
subjetiva, marca de la casa, sigue siendo la mejor del género y en Vita no se
ha lastrado ni un ápice. Y los helghast, ¿qué decir de ellos? Cargarse a estos
nazis espaciales sigue causando un subidón de adrenalina.

 

 

Guerra de Mercenarios

Ése
es el nombre de mi modo Multijugador preferido (todos contra todos, por fin en
un Killzone), y uno de los tres que encontrarás. ¿Poco? Yo diría suficiente. A
estas partidas frenéticas hay que sumarle otros dos modos que se juegan por
equipos de cuatro, todo en seis mapas bastante grandes y diferentes entre sí.

 

Sin
patria alguna, y sin necesidad de rendir lealtad más que al sucio y
ensangrentado dinero, estas batallas online son el escenario ideal para saciar
nuestra sed de acción Multijugador mientras acumulamos pasta y vamos
desbloqueándolo todo, convirtiéndonos poco a poco en el soldado perfecto. Pero
qué estoy diciendo, si no somos soldados. Somos mercenarios.

 

 

VIRTUDES: La Campaña se
desarrolla a un ritmo vertiginoso, con situaciones realmente intensas y algún
que otro jefazo que le pone la guinda a la acción en el momento justo. Además,
las misiones invitan a ser rejugadas siguiendo las condiciones de distintos
contratos, y el Multijugador es adictivo y lo bastante profundo como para
mantenerte entretenido durante mucho tiempo. Un shooter muy completo que a cada
disparo te hará sentir en tus pulgares todo el esplendoroso poder de PS Vita.

 

DEFECTOS: La espera entre
partidas online se hace larga. Hay todo un minuto en el lobby durante el cuál
se puede aprovechar para configurar el arsenal, lo cual no está mal. Pero
aparte, a veces hay DOS pantallas de carga que pueden resultar un tanto molestas. Y
aunque a mí no me parece un defecto, me veo obligado a mencionar que la Campaña
es cortita (entre 4 y 5 horas).

 

 

VEREDICTO: 4 / 5  >>> Gran juego <<<  (Equivalencia HobbyConsolas: 90 aprox.)

 

 

Sin
limitarse sólo a ser fiel a la saga y al género, Killzone Mercenary brilla por
sí mismo ofreciendo partidas de acción directa, ideales para una portátil, y se
ha convertido en una razón de peso para poseer una PS Vita.

 

 

Blog  |  Nexo Gamer  |  Más reviews

 

 

-
Esli

 

Próxima
review: Metal Gear Solid. Podéis echarle la culpa a israflamenco.

90

Excelente

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Killzone Mercenary

    Actualizado: Killzone Mercenary ya está disponible para los suscriptores de PS Plus en abril. Recuperamos su análisis para que recordéis lo que os espera en este intenso juego de PS Vita. Desde el lanzamiento de Killzone 2 para PS3 (con vídeo polémico incluído) todas las consolas de Sony han contado con su ración de disparos entre Helghast e ISA, como demostración técnica de lo que era capaz de hacer cada máquina. Killzone Mercenary, también desarrollado por Guerrilla Studios, se suma a una larga tradición de "shooter" en primera persona (sólo la entrega de PSP fue una excepción) cuyo colofón llegará dentro de pocos meses con Killzone Shadowfall para PS4. Pero antes de adelantar

    Hobby

    90

    Excelente

    Lo mejor

    Gráficos de gran calibre y un control bien adaptado a la portátil.

    Lo peor

    Los 9 niveles de la campaña se quedan cortos.

Más análisis de usuarios

Killzone Mercenary