Reportaje

Los 15 mejores momentos de Monkey Island

Por Clara Castaño Ruiz
-

Monkey Island es una de las más mágicas aventuras gráficas de todos los tiempos, que marcó una época dorada dentro del género. Repasamos los 15 mejores momentos de la aventura pirata protagonizada por Guybrush Threepwood y dirigida por Ron Gilbert. 

Queridos amigos piratas, nos trasladamos hasta principios de los 90 para vivir una gran aventura llena de tesoros escondidos, humor y peleas a espada. Subid a bordo de nuestro barco porque os traemos los 15 mejores momentos de una de las mejores sagas de todos los tiempos, Monkey Island. La aventura, protagonizada por el tímido, ingenioso, locuaz y torpe Guybrush Threepwood, nos ha dejado escenas imborrables y llenas de humor. Sabemos que nos dejaremos unas cuantas en el tintero, pero esperamos que LeChuck no tome represalias contra nosotros. ¡Ah!, este reportaje tiene spoilers así es que, si nunca habéis jugado a la aventura del pirata, no nos hagáis vudú por el destripe de algunas de sus escenas más míticas.

 

15. Referencias a otros juegos y películas

En Monkey Island existen multitud de referencias a otros juegos de LucasArts y a la cultura pop . Así, por ejemplo, en el bar SCUMM nos encontramos con un pirata que lleva una chapa en la que dice "Preguntame por Loom" y cuando Guybrush se golpea en la cabeza en el circo de los hermanos Fetuccini se cree que es Bobbin Threadbare, el protagonista del videojuego. Además, en la casa de la mujer que hace vudú podemos encontrarnos con un cáliz. Si lo miramos, Threepwood dirá "Este si es el cáliz de un carpintero" en referencia a Indiana Jones y la última cruzada. Por último, en la cueva de la cabeza del mono, si observamos bien, uno de los ídolos tiene la cabeza de Sam & Max.

Por otro lado, hay muchas referencias a la cultura pop. El trol de la isla Mêlée no para de repetir la frase: "No pasaran" de la película Monty Python y el Santo Grial. En Monkey Island 2, Guybrush le dice "Volveré" al gobernador L. Phatt en claro homenaje a Terminator. Y, en la tienda de Stan, al ver por primera vez el Sea Monkey dice: Qué pedazo de chatarra!", igual que Luke Skywalker dice del Halcón Milenario en Star Wars Episodio IV: Una nueva esperanza.

14. El ídolo y el mar

¿Puede aguantar Guybrush Threepwood 10 minutos bajo el agua? En esta escena del primer Monkey Island podemos comprobarlo. El Sheriff Shinetop nos lanza al mar atados con una cuerda y un ídolo dorado. Su intención es que nos ahoguemos y dejemos de molestar, pero desconoce nuestras dotes para resolver puzzles. Rodeados de múltiples objetos cortantes: unas tijeras, un hacha, una espada… permanecemos bajo el agua buscando la solución a nuestros problemas que estaba más cerca de lo que parecía. Si en nuestro periplo por llegar a tierra firme permanecíamos más de 10 minutos bajo el agua, comprobábamos las dotes acuáticas de Guybrush y la transformación de su cara en distintos colores al faltarle el aire.

13. La puerta de la choza de los caníbales

Al llegar al pueblo de los caníbales en Monkey Island, éstos nos hacen prisioneros y nos encierran en una de las chozas. La situación es bastante divertida ya que, en realidad, podemos escapar cuando queramos. Si volvemos, seremos de nuevo prisioneros y los caníbales reforzaran la puerta hasta llegar a ser una puerta blindada, aunque la cabaña seguirá siendo de paja.

12. Insert disk 22

Los que habéis nacido en el siglo XXI puede que no sepáis lo que era jugar con disquetes y ordenadores de poca memoria. Pues os lo vamos a explicar. Tenías que insertar el disquete o CD cuando el juego te lo requería y en ocasiones teníamos un montón de disquetes. Lo divertido es que, en el caso de Monkey Island, no era nada más que una broma.

En el laberinto del bosque de Monkey Island hay un tronco cortado, si hacemos click en él, Guybrush descenderá hasta unas catacumbas. Al intentar descender nos aparecerá un mensaje de error pidiéndonos que insertemos el disco 22, luego el 36 y por último el 114. Pero, nosotros no teníamos esos disquetes por lo que no podíamos utilizarlos, Guybrush terminaba diciendo: "Bueno, será mejor que me salte esta parte". Todo quedaba en un un pequeño susto. Fue tal la confusión que creo entre los usuarios, que algunos llamaba al soporte técnico pensando que se les estropeaba la partida, por lo que tras la primera edición del juego se eliminó.

11. Los piojos del capitán Nottingham

El capitán Nottingham es uno de nuestros oponentes en The curse of Monkey Island. En un momento determinado nos lo encontramos en la barbería y debemos fastidiarle poniendo unos piojos en el peine del peluquero. “Te has infectado con los demonios del pelo. Los malditos piojos, el azote del marinero higiénico.” dice Haggis.

10. Receta del Grog

El Grog en la aventura pirata es una parodia de la bebida original y está formada por una gran cantidad de ingrediente de lo más diversos, además de ser muy corrosiva. Podemos utilizarla incluso para escapar de la cárcel. Su fórmula contiene: queroseno, glicol propílico, endulzantes artificiales, ácido sulfúrico, ron, acetona, tinte rojo nº2, SCUMM, grasa para ejes, ácido para baterías y pepperoni. La receta original es del siglo XVIII y lleva ron negro, azúcar, jugo de lima, canela y agua hirviendo.

9. El primer encuentro de Guybrush y Elaine

Una aventura de piratas no está completa si el héroe no tiene un interés amoroso. En esta ocasión, Guybrush se enamorará perdidamente de Elaine, la gobernadora de la isla Mêlée. Elaine es una mujer de armas tomar, capaz de enfrentarse a los más peligrosos enemigos, y la única que se ha postulado para gobernar la isla. En su primer encuentro con Guybrush, éste no será capaz de expresar palabras y se limitará a balbucear de forma incoherente. Justo cuando está apunto de salir por la puerta de la mansión de la gobernadora es arrestado y lanzado al océano. Elaine acudirá al rescate y en su segundo encuentro con Guybrush se dan cuenta que están enamorados y empiezan a decirse frases azucaradas y empalagosas.

 

8. Una conversación perruna

Tengo que reconocer que éste es uno de los momentos que más me gustan del primer Monkey Island, la conversación con Spiffy, el perro del bar SCUMM. En idioma perruno lleno de Woof, Grrr, y demás vocabulario canino, Spiffy nos explica qué está ocurriendo en la isla Mêlée. Y como si Dr. Dolitte fuera, Guybrush se entiende a la perfección con el perrete.

7. El baile de los esqueletos

"Aquí pasa algo muy raro... ¡No intentes ajustar tu aparato!"

El baile de los esqueletos es uno de los momentos más importantes y recordados de Monkey Island 2: LeChuck’s Revenge. En uno de sus idílicos paseos por la selva caribeña, Guybrush se da un tremendo golpe en la cabeza y, aturdido, comienza a soñar con sus desaparecidos padres quienes le darán una importante pista. Pero, como en Monkey Island todo es un poco surrealista, lo harán cantando: "La cabeza se conecta con la costilla. La costilla se conecta con la cadera..."


6. Primera pelea con LeChuck

LeChuck es el gran enemigo de Guybrush. Antes de convertirse en el pirata más temido del Caribe, intentó enamorar a una joven Elaine, pero no lo logró. En Monkey Island secuestrará a la gobernadora para obligarla a casarse con él. Guybrush llega corriendo a la capilla en la que se celebra la boda y nos da la opción de gritar "¡Elaine!" Toda esta escena es una genial y gran parodia de la película El Graduado en la que Ben Braddock (Dustin Hoffman) acude a detener la boda de Elaine (Katharine Ross).

5. Un trol especial

¿Sabíais que George Lucas está en Monkey Island? Pues sí, en un momento determinado nos encontramos con un trol que vigila un puente. Para poder acceder tenemos que intercambiar con él un arenque, y es ahí cuando, ¡sorpresa!, el trol se quita la cabeza y el que está debajo es GEORGE LUCAS.

 

4. Guybrush pide matrimonio a Elaine

No todo iba a ser tan sencillo en la relación de Elaine y Guybrush. En el momento crucial, cuando el pirata está balbuceando y declarándose a la gobernadora, el anillo que ha elegido el enamorado tiene una maldición vudú y Elaine se convierte en una escultura de oro justo cuando le va a dar un puñetazo por no comprobar los antecedentes del anillo. La aventura comienza de nuevo y LeChuck vuelve en forma de demonio.

3. El concurso de escupitajos

En Monkey Island 2: LeChuck’s Revenge, Guybrush Threepwood se ha autoproclamado un poderoso pirata. Mientras busca el tesoro de Big Whoop participara en un concurso de escupitajos patrocinado por los piratas de la Isla Booty. Para ganar tendremos que sacar a relucir toda nuestra picaresca, una bebida verde y un viento ideal.

2. El combate de insultos

Si hay algo que hace único a Monkey Island son sus diálogos y uno de sus mejores ejemplos es el combate de insultos. Una de las tres pruebas que debemos superar para convertirnos en pirata es dominar el arte de la espada y para lograrlo debemos enfrentarnos con algunos bucaneros de la isla Mêlée y con Carla, la maestra de esgrima . Pero no será una batalla cualquiera, será una lucha a espada e insulto.

Orson Scott Card, autor de la novela El juego de Ender, es el guionista de este descacharrante diálogo. Además, están inspirados en los duelos a espada de las películas de piratas que volvían a estar de moda en los 90, y especialmente La Princesa Prometida y su famosa frase: Soy Íñigo Montoya, tú mataste a mi padre...¡prepárate a morir. Guybrush dice: Soy Guybrush Threepwood. ¡Ha llegado tu hora! 

1. Mira, un mono de tres cabezas

Es una de las secuencias más míticas de la saga y, tal vez, de las más recordadas. "Mira, detrás de ti, un mono de tres cabezas” dice Guybrush Threepwood en varios momentos de la saga para intentar despistar a sus enemigos, pero como en la fábula de Pedro y el Lobo, al final el mono de tres cabezas aparece y es real. Lo más curioso del mono es que cuando come un plátano, una de las cabezas lo muerde, otra lo mastica y la última cabeza se lo traga.

Esto ha sido todo, nos despedimos para seguir surcando las aguas del mar Caribe en busca de nuevos tesoros y enemigos con los que pelear. Sabemos que nos dejamos en el camino grandes momentos, como el primer encuentro con el vendedor de barcos Stan S. Stanman, el de un pollo de goma utilizado como polea, el encuentro de Guybrush con Largo LaGrande o el reencuentro de Elaine con su abuelo... Por eso, si vuestros mejores recuerdos de Monkey Island no están en esta lista, compartidlos con nosotros en el apartado de comentarios, estaremos encantados de conocerlos.

Bonus: A pirate I was meant to be!

Para muchos esta escena será desconocida pero es que, en The Curse of Monkey Island, hay una escena que sólo aparecía en la versión inglesa y es una de las más divertidas de la saga. En ella Guybrush, Haggis, Edward y Bill cantan A pirate I was meant to be! Aquí os la dejamos porque la letra no tiene desperdicio.

Lecturas recomendadas