American Gods - Review de la novela
Reportaje

American Gods, de Neil Gaiman - Reseña de la novela original

Por Jesús Delgado
-

American Gods, de Neil Gaiman, inspira la serie homónima que actualmente podemos ver en Amazon Prime. Hemos leído la novela y esta es nuestra reseña sobre el libro original.

American Gods se estrenó hará cosa de dos semanas en Amazon Prime. Finalmente, pudimos ver la adaptación de la novela homónima de Neil Gaiman para televisión. Y para gustos, colores. Sobre todo si ya habíamos leído el libro de marras. Aunque las primeras impresiones han sido muy positivas. Ahora bien, no vamos a hablar de la serie, ya que de ella hablaremos en una crítica cuando esta haya acabado, propiciando un análisis más exhaustivo y detenido.

Lo que sí vamos a hacer es hablar acerca de la novela de American Gods, publicada originalmente en 2001, un título que se convirtió rápidamente en una novela de culto y que consagró, todavía más, a Neil Gaiman como escritor. Sin entrar en detalles, a fin de ahorraros destripes, American Gods sigue los pasos de Sombra Moon (Shadow Moon, en el original), un convicto que sale por buena conducta después de tres años de cárcel. Sombra es abordado en el camino por el misterioso Mr. Wednesday (Señor Miércoles), quien le ofrece trabajo como ayudante. 

Por motivos que nos os revelamos, Sombra acepta la propuesta de Wednesday y comienza a recorrer a su lado el corazón de Estados Unidos, en lo que se convertirá en un místico viaje que revelará la naturaleza de los dioses, de la creencia y el papel de los humanos en las cosmogonías del planeta. 

Y hasta aquí podemos leer. A continuación os hablaremos de las claves de este libro. Eso sí, os avisamos que posiblemente encontréis algún que otro SPOILER. Así que seguid leyendo bajo vuestra propia responsabilidad. 

Los dioses según los Estados Unidos de América

En primer lugar, hemos de hablar de la cuestión de la traducción. Algo que no resulta baladí. Mónica Faerna, traductora de la edición que manejamos, hace un buen trabajo tomándose las libertades justas. Esto es, traducir términos de una manera lógica y comprensiva. Dicho de otro modo, el nombre de Wednesday se queda en el original por motivos de coherencia cultural. Y es que, en inglés el miércoles es el día de Woden (Odín) frente a la tradición latina, en la que dicho dia está dedicado a Mercurio.  

En tanto, otros nombres como el de Sombra se traducen por la innecesidad de mantener el término original. En este primer aspecto, Faerna opta por decisiones de buen gusto e aras de facilitar la asimilación de la historia al lector. De ahí que la actual edición de Roca Editorial en España no sea una mala opción para aquellos que prefiera leer en su español natal, en lugar de en inglés original. 

Dicho esto, ya podemos pasar a la obra en sí. Hablar de la calidad de Neil Gaiman como narrador es hablar de una calidad garantizada de la historia, de un relato bien construido, en donde todo encaja a la perfección. Pero también de un fuerte contenido onírico fantasioso, que a su vez casa con una exhaustiva investigación y conocimiento de las religiones, mitos y relatos cosmogónicos de la mayor parte de las culturas del mundo. Algo que ya pudimos ver en su The Sandman.

Gaiman aprovecha todo este conocimiento y saber hacer para tomar EEUU como escenario. Y resulta una elección muy inteligente, debido al crisol de culturas que supone el país. Partiendo de esta premisa, el autor elucubra el origen de los dioses, de las creencias y cómo esta alimenta a los seres divinos. En este marco, Gaiman nos pregunta y nos responde acerca de cómo afecta a las divinidades la traslación de sus feligreses y cómo un nuevo mundo cambia las actitudes y la fe, así como la manera en la que los viejos dioses se ven. Pero, además, habla de las nuevas divinidades del mundo moderno, alimentado por otro tipo de fe: Internet, los Medios de Comunicación, la Bolsa, etc...

Pero, además, no escatima en llevarnos de la mano por el EEUU profundo, el desconocido y menos cosmopolita, mostrándonos la otra cara del país. No solo las que ya conocemos o son famosas por el cine y la televisión. Visitamos el propio núcleo de los USA, conociendo sus lugares sagrados (algunos verídicos, otros inventados) en un retrato único y acertado de la Tierra de la Libertad. 

Todo esto, cuidado, no es sino la excusa que adopta el autor para contarnos una historia de picaresca y de género negro policial. Y es que, cuidado con el SPOILER, toda la novela en sí es un acto de ilusionismo, que nos mantiene enganchados a él hasta llegar al último capítulo, en el que se revela el prestigio y el truco detrás de la magia con el que Gaiman nos ha tenido cautivados. 

¿Qué podemos decir más allá de esto? American Gods es mágica y no da tregua en ninguna página. El escritor dosifica más que correctamente los ritmos, los detalles están suficientemente medidos como para no hacer farragosa ni pobre la lectura y deja bastante a la imaginación. Es sórdido cuando ha de serlo y pulcro cuando la historia lo exige. Los diálogos son sencillamente geniales y nos deja con ganas de saber más sobre sus personajes. Con suerte, este deseo se cumplirá con la publicación de la secuela, en la que Gaiman lleva trabajando aproximadamente desde el año 2012. 

American Gods libro

Si queréis leer (o releer) la novela de American Gods podéis encontrar ediciones muy interesantes en Amazon. Además, os recordamos que podéis ver la serie de American Gods en Amazon Prime, con un nuevo episodio cada lunes. Si, además os habéis quedado con ganas de saber más sobre el mundo de American Gods, existe un spin-off llamado Los Hijos de Anansi, que sigue los pasos de la prole de los dioses de la primera novela. 

Lecturas recomendadas