Reportaje

Así es el multijugador de The Last of Us

Por Alberto Lloret
-

Naughty Dog hasta ahora solo había mostrado algunos aspectos de la campaña individual de The Last of Us... hasta la semana pasada, fecha en la que pudimos probar de primera mano lo que ofrecerá el modo multijugador. ¿Quieres descubrirlo?

ACTUALIZADO: con retraso, pero por fin Naughty Dog nos ha facilitado las imágenes de los modos online.

Naughty Dog ya anunció, en febrero de 2012, que su esperado The Last of Us también contaría con modos online. Desde entonces, han seguido centrándose en mostrar más aspectos de la campaña individual, de la que podréis leer nuestro extenso análisis en un par de días. Pero del multijugador no han soltado prenda hasta la semana pasada, momento en el que pudimos acceder a unas pruebas cerradas, donde pudimos probar de primera mano sus modos y opciones.

Cabe destacar, en primer lugar, el esfuerzo de Naughty Dog por ofrecer algo distinto, al menos en cuanto a presentación. El modo online se llama Bandos, y gira ante una idea muy simple: sobrevivir en el apocalíptico mundo del juego durante 12 semanas (cada partida contabiliza como un día), tiempo en el que un equipo de rescate vendrá a buscarnos. En estas 12 semanas formaremos parte de uno de los 2 bandos disponibles ("cazadores" o "luciérnagas") y combatiremos al bando rival para sobrevivir y aumentar nuestro clan.

Este modo online solo ofrece 2 tipos de partida, “Superviviente” y “Robo de suministros”, ambos para un máximo de 8 jugadores. El primero es el clásico todos contra todos sin respawn (no reaparecemos al morir), y no tiene mayor misterio. El segundo nos invita a trabajar en equipos (con un máximo de 4 jugadores por cada bando) y debemos a rapiñar el contenido de diferentes cajas metálicas que hay repartidas por los entornso para conseguir más suministros que el rival.


En este segundo modo, nuestro equipo cuenta con un total de 20 vidas, y al perderlas todas, entramos en la fase de "muerte súbita": si somos abatidos ya no reaparecemos. En ambos modos, cada baja enemiga que causemos soltará “suministros”, que al final de la partida es lo que decide quien es el ganador y lo que nos permitirá ampliar el número de miembros de nuestro clan, algo vital para hacernos más fuerte que los rivales pero, ojo, que también pueden caer enfermos o estar hambrientos, por lo que la necesidad de suministros irá paralela al tamaño de nuestro grupo...

A medida que nuestro clan va creciendo y resistimos más días, iremos desbloqueando un montón de elementos para personalizar a nuestro superviviente, desde gorras y cascos a máscaras o pañuelos. Tampoco faltan otras opciones de personalización, como crear un emblema para nuestro personaje o clan que podremos situar en diferentes partes, como la espalda o el pecho. Este editor de "logos" ofrece cuenta con 4 capas y objetos únicos para cada una de ellas, aunque se echan en falta opciones como mover el objeto en cada capa al lugar que queremos (solo podemos ampliarlo o reducirlo).

Cabe destacar que muchos de los elementos de la campaña individual, como el uso del sigilo, el modo escucha (pulsando R2 andamos agazapados al tiempo que detectamos fuentes de ruido) o la creación de objetos con las materias primas con recojamos del entorno, también están presentes en el modo online. E incluso sus contras, como por ejemplo a la hora de fabricar objetos, que nos quedaremos expuestos e indefensos durante unos segundos, tal y como sucede en la campaña individual.

Como en otros shooters o juegos de acción con componente online, si somos abatidos contamos con unos segudos antes de morir que nos permitirán buscar el auxilio de nuestros compañeros de equipo arrastrándonos por el suelo. Durante estos segundos no podremos disparar ni hacer prácticamente nada, salvo evitar ser rematados por un enemigo. Un detalle que, si bien no es original, invita a jugar de forma más táctica y haciendo "piña" con los miembros de nuestro equipo.

A estas opciones se añaden algunas nuevas exclusivas del modo online, como acceder a una especie de tienda para comprar munición o armas con las piezas que recojamos durante las partidas, o incluso la posibilidad de crear clases y equipar a nuestro personaje con diferentes habilidades, algunas con un único uso, al estilo del modo online de Uncharted 3. En este sentido, encontraremos una opción similar al "elige 10" que preside la configuración de clases de Black Ops II.

Aquí, contamos con 8 puntos para equipar distintas armas y habilidades, teniendo cada una un coste diferente. Hay habilidades que cuestan 2 puntos, armas que 3... Así, dependiendo de la combinación, podremos llevar más o menos armas y habilidades, configurando un personaje único, Y más si tenemos en cuenta que hay un montón de desbloqueables, tanto de habilidades como de armas, aunque de estas últimas no hay una cantidad exagerada (las mismas que en la campaña individual).

El planteamiento es original y, como complemento a la larga campaña, no está nada mal. Las partidas van fluidas (a pesar de que nos costó un poco entrar en ellas, quizá porque los servidores aún no están abiertos y había poca gente), los mapas tienen el tamaño justo (ni grandes ni pequeños) y su enfoque diferente (sigilo, creación de items, “rapiña” de materias primas, escasez de munición…) lo convierten en una experiencia ligeramente distinta a lo que hayas visto en otras aventuras y modos online. En ese sentido, cumple.

Eso sí, a estas alturas de la película, y con la experiencia adquirida con Uncharted, Naughty Dog debería haber incluido más modos y opciones. Dos modos nos parecen escasos y, aunque te divertirán y te invitarán a completar las 12 semanas con los dos bandos para verlo todo, se lo podían haber currado un poco modo más. Eso se corregirá con los dos primeros DLC anunciados, que añadirán nuevos mapas y, probablemente, nuevos modos… pero para disfrutarlos habrá que pasar por caja.

Lecturas recomendadas