Reportaje

Así es el multijugador de Max Payne 3

Por Borja Abadie
-

Después de comprobar la buena pinta del modo historia de Max Payne 3, nos hemos ido Londres para echarle el guante a su nuevo modo multijugador.

Rockstar siempre parece orgullosa al enseñar sus juegos. Es algo que hacen todas las desarrolladoras, pero no siempre cuentan detrás con una calidad como la de Max Payne 3, su nuevo shooter para PS3, Xbox 360 y PC. Después de alucinar con las excelencias del modo historia y sus efectos cinematográficos, por fin hemos echado unas partidas a su completo modo multijugador.

¿Partidas online con bullet time?

El reto más difícil al que se ha enfrentado Rockstar para llevar al multijugador todas las posibilidades del modo historia es, sin duda, el famoso bullet time. Colocar a 16 jugadores en una partida online, mientras cada uno salta a su antojo a cámara lenta para acabar con sus rivales no es una tarea sencilla. Para resolverlo, una vez que activemos nuestro bullet time, todos los enemigos que esten en nuestro campo de visión, también entrarán en este modo ralentizado, igualando la contienda y solucionando el problema de un plumazo. Puede parecer algo lioso, así que lo mejor es que le echéis un vistazo a este vídeo multiplayer "ingame", que lo explica perfectamente.

En lugar de ofrecer el modo online como un complemento más con poca profundidad, como hacen montones de títulos (en especial los juegos de acción en 3ª persona), Max Payne 3 hará gala de un multijugador completísimo. Los que hayáis jugado al multijugador de Red Dead Redemption encontraréis ciertas similitudes, sobre todo en el tipo de objetivos que debemos cumplir o los enfrentamientos entre bandas, aunque Max Payne 3 será mucho más ambicioso.  

Calidad y cantidad en el multijugador

Olvidaos del supuesto realismo de otros shooters online. Aquí se apuesta por espectáculo y por la diversión pura y dura. Ya sabéis que Max hace cosas bastante... improbables, así que tampoco tendría mucho sentido ponerse quisquillosos. Desde aquí retamos a que David y María en Escépticos intenten hacer algo de lo que hace Max sin despeinarse.

En nuestra primera partida pudimos probar el modo Max-sesino. 2 de los jugadores encarnarán a Max Payne y Raúl Passos, que tendrán que colaborar para acabar con el resto de jugadores. Como los rivales son muchos (hasta 14 jugadores), Max y Raúl contarán con analgésicos para curarse o cantidades ingentes de munición. El modo que se lleva la palma, para nosotros, será la guerra de bandos, una "super" partida dividida en varias contiendas con 2 equipos enfrentados. Tendremos que conquistar territorios, defender una posición, robar maletines y bolsas (a lo Red Dead Redemption), colocar bombas, etc... En función de nuestros resultados en estas contiendas, la batalla final (un deathmatch clásico), empezará con mejor o peor puntuación para cada equipo.

Como véis la variedad estará a la orden del día, ofreciendo una experiencia que, por lo menos a nosotros, no nos ha cansado. Otro de los elementos que nos ha encantado es la posibilidad de ajustar cuentas con el rival que nos acaba de matar. Podremos organizar una vendetta al morir, con lo que en nuestra siguiente reaparición obtendremos un bonus especial por acabar con nuestro asesino. Como véis, será un multijugador completísimo, donde incluso podremos realizar apuestas para ver quién será el mejor jugador de la siguiente partida, por ejemplo.

Personalización y profundidad al poder

Pero eso no es todo, ya que podremos invertir el dinero y la experiencia que vayamos obteniendo en nuevas habilidades. Podremos crear un personaje distinto para cada banda en un completo editor y equiparle con decenas de objetos y mejoras. Creednos cuando os decimos que lo que vais a leer a continuación son solo unos cuantos ejemplos. La rapidez de cada personaje dependerá de la cantidad de objetos con los que le equipemos: armas de todo tipo, granadas, etc... También dispondremos de montones de power-ups, como aumentar la salud, la intuición (con la que veremos a los enemigos en el minimapa), la munición y el daño que hacemos, y mucho más. A medida que acabamos con otros rivales sin perder la vida, aumentamos el nivel de nuestras habilidades en esa partida, mejorando la resistencia de nuestros compañeros, consiguiendo que no gasten munición durante un rato o haciendo que los rivales se vean a sí mismos como enemigos en el mapa, por ejemplo.

En definitiva, no nos queda más que aplaudir la cantidad de opciones y posibilidades de este nuevo modo online, que nos mantendrá enganchados a Max Payne 3 durante mucho, mucho tiempo. Si a alguien le queda alguna duda de que el modo historia también promete, no tiene más que leer lo que decíamos de él hace tan solo unas semanas, lo mismo que nos queda para poder jugar horas y horas a este juegazo.

Lecturas recomendadas