Assassin's Creed Origins - Avance tras jugarlo 4 horas

Esta entrega se ha hecho de rogar (¡dos años sin un Assassin's Creed nuevo, lo nunca visto!), pero ya es solo cuestión de unos días que tengamos con nosotros Assassin's Creed Origins, la entrega de la saga que nos llevará, esta vez sí, hasta el Antiguo Egipto. Ya habíamos tenido otros avances de la aventura de Bayek, pero aún nos quedaba una última sesión de gameplay en la que, durante 4 horas, hemos podido profundizar en las quests en campo abierto y en otras tareas secundarias, alejadas de las misiones principales que hacen avanzar la trama.

Como sabréis, la historia de Assassin's Creed Origins se sitúa en el año 49 antes de Cristo, con un Egipto que se acerca a su declive mientras reina Cleopatra. Bayek es un explorador y guerrero veterano, que junto a su águila Senu y apoyado por su esposa Aya deberá superar toda clase de retos en la zona, mientras conoce a grandes personalidades de la época, como Julio César o Ptolomeo.

Uno de los que estaban más "cantados" es la caza de animales. El variado ecosistema de Egipto nos permitirá hacer de depredadores con cocodrilos, hipopótamos, cobras, flamencos... O hasta los tigres y leones que los romanos tienen en sus campamentos. Cazar no solo nos dará puntos de experiencia, sino también materiales que podremos usar para mejorar nuestra armadura. Incluso habrá zonas dominadas por un determinado tipo de animal. Si encontramos al líder de la manada y lo eliminamos, obtendremos recompensas jugosas.

Ver galería

El sistema de caza será sencillo y directo, sin complicaciones como las que planteaba Assassin's Creed III. Ya sea con nuestro arco o nuestra arma cuerpo a cuerpo, podremos acabar con las presas y acercarnos a ellas para recoger el botín (normalmente, una parte de su cuerpo). Como supondréis, bestias como los hipopótamos serán bastante resistentes, por lo que será conveniente atacar con armas de buen nivel y prepararnos para algo de juego del gato y el ratón. Los animales podrán pelear entre sí y, salvo los agresivos por naturaleza, solo nos atacarán si nosotros lo hacemos primero.

Hay más assassins en Egipto... Si lees el cómic oficial.

Otra de las rutinas que encontraremos serán las estatuas de Ptolomeo que habrá que destruir o los campamentos romanos que podremos conquistar (equivalentes a las clásicas zonas restringidas de la saga). Serán recintos fuertemente vigilados, con arqueros y algún bruto de nivel alto, pero que suelen esconder tesoros interesantes. Por lo general, nuestro objetivo al entrar consistirá en recuperar esos tesoros y eliminar a los romanos de más alto rango. Pero ojo, ya que otros podrán dar la alarma para atraer no solo a refuerzos comunes, sino también a los phylakes, una especie de poderosos mercenarios que nos darán caza en cuanto nos vean.

Por supuesto, la sincronización con las atalayas volverá a ser crucial para dominar el mapeado, aunque es cierto que la presencia de nuestro águila Senu (que puede alzar el vuelo cuando queramos) para otear los objetivos cercanos ya hace que la exploración se vuelva más rápida que antes.

Assassin's Creed Origins tendrá un mapeado gigantesco. ¡Egipto es mucho más que pirámides! Por eso, además de ciudades clave que hemos visto en otras sesiones, aquí hemos viajado a través de campos de lavanda, zonas pantanosas, pueblos reducidos a cenizas o enormes lagos. Vamos, que la variedad de entornos está asegurada y en cada uno de ellos podemos encontrar tesoros ocultos, animales diferentes o quests de todo tipo.

Sí, decimos quests, porque en esta ocasión se quiere abolir el concepto de "misión principal y misión secundaria". Sí, Bayek tendrá una serie de misiones clave para que la trama avance, pero el resto se resolverá en torno a retos secundarios que se activarán al llegar a ciertas zonas o mantener algunas conversaciones. De hecho, será posible resolver muchas de ellas en paralelo. Por supuesto, cada quest tendrá un nivel de personaje recomendado (y subir de nivel no será cosa rápida, sino que dependerá de superar las tareas más duras), de tal forma que el sistema de juego se acerca un poquito más a lo visto en títulos como Horizon Zero Dawn o, sobre todo, The Witcher 3. No es que de repente estemos ante un juego de rol, pero sí se han tomado prestados algunos elementos propios del género, como mostrar el número de puntos de salud que restamos a los enemigos con cada ataque o, sobre todo, la gestión de armas.

Y es que en Assassin's Creed Origins podremos encontrar un arsenal de lo más variado. En el cuerpo a cuerpo, tendremos espadas, lanzas, mazas y todas las variantes que se os ocurran, algunas de ellas, con efectos secundarios. Por ejemplo, nosotros dimos con una lanza capaz de incendiar a los enemigos. Los arcos también serán de muchos tipos, desde los que disparen tres flechas simultáneamente hasta los que sirvan para largo alcance, a lo rifle de francotirador. Armas y escudos tendrán, además, su propio nivel, que se podrá ir subiendo si los mejoramos en las diferentes herrerías diseminadas por el juego. Al pagar el dinero correspondiente, las armas subirán al mismo nivel que tenga Bayek, aunque también será posible comprar nuevas armas o buscarlas en misiones y cofres escondidos de todo tipo. De hecho, las armas se presentarán en nuestro inventario con un color que indique su nivel de rareza. ¿A que os suena de otros juegos? ¿Cómo serán las más "legendarias"?

El cambio de armas será bastante rápido. Por un lado, podemos pausar para seleccionar nuestra arma cuerpo a cuerpo principal y la secundaria, de entre todas las que hayamos acumulado. Podremos hacer lo mismo con las armas a distancia y con las herramientas (como bombas incendiarias o los dardos con veneno). Una vez en combate, bastará con usar la cruceta para pasar de uno a otro. La interfaz tanto para seleccionar amas como para mejorar nuestras habilidades (a base de usar los puntos ganados al subir de nivel) puede parecer un tanto recargada al principio, pero durante las partidas en sí todo es bastante claro. Por cierto, no hará falta usar medicinas para curarnos. En cuanto nos alejemos de la zona de peligro recuperaremos la salud.

Otro aspecto importante que ya vimos en anteriores sesiones consiste en una especie de "modo Furia" que podemos activar al acumular impactos y que nos volveramos mucho más rápidos y dañinos (pero no invulnerables, ojo), durante unos segundos.

Un punto fuerte consiste en montar en caballo (¡o en camello!), lo cual nos puede servir tanto para desplazarnos rápidamente como para atacar en movimiento. Es posible dejar la montura "en piloto automático" mientras nosotros apuntamos, aunque también habrá muchos rivales que hagan lo propio. Podremos llamar a nuestro caballo en cualquier momento y encontraremos establos en los que comprar nuevos "mejores amigos" para nuestra aventura.

Como era de esperar, los botes impulsados por pértigas también resultarán muy útiles para las abundantes zonas de navegación. Su control será tan sencillo como el del resto de embarcaciones de la saga y además podremos atacar a los NPCs con bombas incendiarias.

Las vertientes de búsqueda de armas y de caza nos han parecido muy entretenidas y cargadas de potencial, pero la propia temática de la mayoría de las quests no nos ha emocionado tanto. Por lo general, se repiten las rutinas clásicas de la saga: buscar objetivos que eliminar, coger objetos y llevarlos a otro lado, escoltar... Vamos, que no hay ninguna revolución en ese sentido, con algunos casos realmente simplones. También hay momentos en los que hemos de buscar construcciones que nos sirvan para ubicar constlaciones en el cielo o entrar de nuevo en zonas de investigación que tanto juego dieron en Assassin's Creed Syndicate, aunque la resolución (al menos, en el ejemplo que hemos visto) es más simple y se basa solo en buscar las pistas diseminadas por un área hasta que una barra de investigación se complete.

¿Qué hay del apartado gráfico de Assassin's Creed Origins? Nosotros lo hemos jugado en Xbox One X (arriba del todo podéis ver un gameplay grabado por nosotros mismos) y hemos tenido algunas sensaciones encontradas. Por un lado, los modelos de los personajes secundarios no son nada del otro jueves. Sí, están ligeramente por encima de lo visto en Assassin's Creed Unity o Syndicate, pero no son nada del otro jueves. Mucho mejor parados salen los entornos, ya que recorreremos paisajes realmente hermosos. Navegar mientras se pone el sol, los pájaros vuelan en el horizonte y las pirámides nos observan al fondo es realmente atractivo. Las plantas se moveran a nuestro paso, los entornos cambiarán de look con el paso del día, toda clase de animados animales saldrán a nuestro paso... No llega al nivel de portentos como Horizon, pero se queda bastante cerca en materia de entornos.

Así pues, el nuevo Assassin's Creed no parece suponer un cambio revolucionario en la saga, pero si aportará un entorno embriagador y muy atractivo, en el que diferentes retoques en la dinámica de juego prometen dar pie a una experiencia más fluida. A falta de unas semanas del lanzamiento, los chicos de Ubisoft se han guardado algunos misterios en la manga (como en qué consistirán los fragmentos del presente), por lo que estamos deseando dejarnos de "fragmentos" y disfrutar la aventura en toda su plenitud. Por Osiris y por Apis, que llegue ya...