Reportaje

Avance de Assassin's Creed 3 en 360 y PS3

Por Óscar Díaz
-

Hace cuatro juegos que conocimos la historia de Altaïr, luego llegó Ezio y ahora es Connor quien protagoniza Assassin's Creed 3. Pero, ¿cómo se ha vivido todo este proceso desde dentro de Ubisoft?

Assassin's Creed 3 tienen todo preparado para desembarcar en Xbox 360, PS3 y PC a finales de 2012. Además, se especula con que la saga aparecerá de una manera muy especial en Wii U, además de plataformas móviles y formatos de los que aún no tenemos pistas. Ubisoft ha tenido ya casi tres años para ampliar su saga estrella, de la forma que mejor saben, con mejoras continuas y mucha atención a lo que piden los jugadores. Con esta nueva entrega, de paso, van a saciar las ganas que tenemos de luchar contra los templarios, al menos hasta la siguiente cita.

La América colonial que ofrece el título nos cuenta la situación histórica antes y durante la Revolución. La idea no es nueva. Justo después de terminar Assassin's Creed 2 empezó el trabajo en la tercera entrega, de forma paralela a los juegos que hemos visto estos últimos años. Es decir, cuando llegue a las tiendas habrá pasado más tiempo de desarrollo que con cualquiera de los anteriores, excepto el primero de la serie.

Una guerra cruel, fácil de manipular

Desde Ubisoft quieren que nos "centremos" desde el primer momento de juego. Así, nos van a bombardear con todo tipo de situaciones intensas. El objetivo es que sepamos quién es quién en ese final del siglo XVIII que muchos conocen sólo por las películas. Así, nos vamos a enterar de lo que sucedió en Boston, Philadelphia, Nueva York o el valle Mohawk entre los años 1775 y 1779. Un periodo lleno de traiciones, revelaciones, pulsos de poder y manipulaciones que dieron lugar a la independencia de Norteamérica.

Detrás de todos los hechos heroicos, las relaciones poco respetuosas con los nativos y un continente casi virgen, la imagen de los templarios también surge en Assassin's Creed 3. Como manda la tradición, tendremos los bandos que hemos conocido en la saga, enfrentados y mezclados con eventos importantes a lo largo de la historia.

En cuanto a cómo tomó forma el juego, la cosa empezó con una demostración de lo que el equipo artístico quería ver. Un adelanto del futuro, con la libertad que proporciona estar libres de restricciones en cuanto a hardware. Sin embargo, para ese primer vídeo, el que mostrarían a los ingenieros, se contó con lo que avanzarían las herramientas hasta que estuviera terminado el juego, tres años más tarde.

La base fue Xbox 360. Una plataforma que ya parecía muy madura y más que conocida. Sin embargo, se veían en ella muchas posibilidades de mejora, de evolución en cuanto a software. Además, parece que el equipo de Assassin's Creed tiene más facilidad para afrontar proyectos sobre la máquina de Microsoft y luego trasladarlos a las demás.

El Assassin's Creed 3 que querían hacer

En ese primer vídeo se veían animales salvajes que hacían su vida. Comían, cazaban y eran cazados. Nuestro protagonista podía abatirlos y despellejarlos, de una forma similar a lo que hacía con los enemigos que mataba. Esto último, precisamente, no lo veremos en el juego final. Resulta que la tribu Mohawk, no tenía como costumbre cortar cabelleras...y, vista la crudeza con que se mostraba en estos primeros compases de juego, seguro que no iba a gustar a demasiados estómagos de jugón.

Los poblados, emplazamientos y ciudades tenían mucha vida. Los médicos tampoco faltaban, con soluciones más o menos científicas según dónde se encontraran. Otra característica a destacar del vídeo es la fluidez con que se ve todo. No en cuanto a las imágenes por segundo, obviamente, sino por lo bien que se encadenaban las acciones de Connor, si es que ya tenía nombre nuestro nuevo asesino.

Al hablar con los personajes, darle la misión y ponerse en marcha, en cuestión de segundos teníamos al personaje en ruta hacia el objetivo. Por el camino, sin dejar de correr, ya había cogido un rifle y se ofrecía una visión clara de dónde llegar. Todo sin pausas, después de adentrarnos en la parcela de historia que contaba la conversación con un dirigente "revolucionario".

Esa primera misión que diseñaron en Ubisoft no era otra que asesinar al objetivo marcado. Por el camino, nieve con diferentes alturas hacía que el suelo se volviera impracticable. Así, los árboles se convertían en la vía más rápida. A cada paso, la nieve acumulada caía y las ramas se combaban con realismo. Al ver a los enemigos, un gancho con una cuerda era suficiente para dejar colgado de un árbol al último de la fila. Las pistolas tenían una carga única y al usarlas se desechaban, nada de recargas. El tomahawk también entraba en acción y las cuchillas ocultas no faltaban. Baile y ritmo puro a golpe de combos, para desarmar primero a los fusileros y luego abatirlos.

Tras la lucha llegaba la calma. Con sangre y huellas en la nieve que eran testigos de lo que había pasado. También del camino por el que huían los sobrevivientes. Uno que debía seguir nuestro asesino, pero que tampoco era ajeno a los lobos que devoran los cadáveres recién caídos. Crudo, como la guerra y realista como ningún Assassin's Creed había conseguido serlo antes. Esa era la intención inicial y mucho de esto ha quedado intacto para que lo veamos en el juego final.

Nuevo mundo, nuevas historias

Cambiar de continente, de época y protagonista es sólo parte de lo más notable en cuanto a novedades para Assassin's Creed 3. Nuestro nuevo asesino se mueve de una forma distinta a lo que ya controlábamos, con más naturalidad y afianzando cada paso si el terreno lo permite... se adapta a las situaciones mejor que Altaïr o Ezio, aunque también se encuentra con un clima más variable que el de la vieja Europa y parte de Oriente.

Para la realización del próximo juego se ha capturado a actores para hacer todo más fluido. Acciones como pasar por debajo de una rama, en lugar de saltarla o entrar por un hueco estrecho son ese tipo de detalles que saltan a la vista. Las escenas cinematográficas se han grabado como tales. Con profesionales del cine, que forman parte de una de las mayores productoras a nivel mundial, Ubisoft.

Las armas también parecen tener más variedad que nunca. Con martillos, mazas, espadas largas como principales, entre otras, así como las hojas ocultas, el tomahawk, las pistolas o los rifles. Nos ha faltado ver quién le proporciona la tecnología a Connor, pero posiblemente nos topemos con algún científico famoso en esta historia, que haga las funciones de Leonardo. ¿Y por qué no un Chamán que ponga el toque místico?

En resumen, para crear Assassin's Creed 3 habrán usado casi tanto tiempo como para hacer el primero. Sin embargo, desde el principio han contado con tecnología para ver cómo sería cada elemento una vez en el juego. Lo que llaman versión alfa temprana ha sido la mejor ayuda que podía tener el equipo de desarrollo. Además, este cuenta con el doble de personal que trabajó en la trilogía de Ezio. Profesionales que cuentan con mucha experiencia a sus espaldas, senior en su mayoría.

De los aspectos técnicos, aunque se usa la misma tecnología que en Assassin's Creed Revelations, esta ha evolucionado. Permite mover más personajes al mismo tiempo y lo hacen con una apariencia más realista. Las tareas cotidianas son más creíbles, incluido el hurto o las animaciones de los trabajadores. El agua y los barcos que la surcan o efectos como el humo se han renovado. Las ciudades coloniales, llenas de mercancías de todo el mundo, bullen de actividad. Los caballos, carros, ejércitos y edificios tienen un detalle mayor que en juegos anteriores. Además, se aprecia variedad. Dejamos atrás la piedra omnipresente o el estilo renacentista para ver una mezcla que tiene más de caos que de gusto. América en estado puro, con despilfarro incluido.

Por fin, Assassin´s Creed 3 en movimiento

Después de tantos vídeos, el curso de historia americana, las lecciones de diseño y todo lo que nos contaron en Ubisoft, sólo quedaba un detalle, ver el juego en su estado actual. Así, justo antes de intentar arrebatarle el mando al responsable del guión, empezó el espectáculo. Una ciudad, Boston, interactiva y llena de ciudadanos que quieren hacer negocio. Con cajas, tiendas, mercancías, locales de todo tipo y una arquitectura propia, inusual para la saga Assassin's Creed. No se veía ni rastro de Desmond, por cierto.

Lo siguiente que se mostró fue la frontera. La más amplia en la serie, con los límites que ofrece el Animus 3.0. En ese territorio, que cambia de estación y nos lleva de las nieves invernales a un verano continental, podemos cazar, explorar como en un título abierto, buscar misiones... aunque sólo el 30% de estas parecen tener lugar en este territorio.

La demostración nos recuerda mucho ese vídeo del principio del artículo. El que condensaba las ideas de los artistas y que ha servido a los ingenieros para conseguir lo más parecido posible. Aún falta tiempo para que Assassin's Creed 3 esté terminado, hasta el 30 de octubre no se lanza en Estados Unidos. Pero ya se ve perfectamente la nieve que cede ante Connor, según su espesor. Las huellas de los animales y los rastros de sangre que nos permiten seguirlos y darlos caza. La niebla, característica de los puertos, que resulta más espectacular aún cuando hay una batalla al alba y ejércitos completos entre ella. En general, los colores son diferentes a los de la Europa de los títulos anteriores.

Para quien lo preguntaba, la hoja oculta siguen en plena forma, como quien la usa. El combate cuerpo a cuerpo emplea el escenario, con unas coreografías que brillan cuando hay más de un enemigo cerca y donde no faltan golpes finales que sorprenden. De paso, estos parecen repetirse pocas veces, en enfrentamientos que intentan ser siempre diferentes.

Los fardos de paja no van a faltar, pero serán una anécdota frente a carros en movimiento cargados con algodón, montones de nieve bajo los árboles y todo un repertorio que representa la variedad de Assassin's Creed 3. Y, cómo no, las atalayas pasan a ser todo tipo de lugares elevados, incluidos riscos que escala Connor y edificios, árboles o mástiles de barcos.

La idea preconcebida de que esta tercera gran entrega, este comienzo de una nueva etapa, iba a ser más de lo mismo parece desvanecerse. Se trata de un juego nuevo, en el que podemos hacer muchas de las cosas que ya conocemos. Pero el sencillo hecho de tener un mundo diferente y enemigos más avanzados, ya es suficiente para convencer. La base es la misma, sí, pero las sensaciones que transmite deben ser muy parecidas a las que sintieron los colonos que se enfrentaban a aquella América peligrosa y llena de oportunidades, en guerra, pero inmensamente rica.

Lecturas recomendadas