Reportaje

Avance de Dragon Age Inquisition en PS4, Xbox One y PC

Por Borja Abadie
-

Electronic Arts y BioWare ya tienen listo Dragon Age Inquisition, la nueva entrega de una de sus sagas más aclamadas, que promete convertirse en la más ambiciosa y completa de su historia. Nosotros ya hemos podido jugarlo y os contamos cómo han sido nuestras primeras horas como inquisidores.

ACTUALIZADO: 4-11-2014. Aquí os dejamos un link a nuestro gameplay de Dragon Age Inquisition.

Electronic Arts y BioWare nos invitaron a Colonia, cuna de la GamesCom en Alemania, para probar las primeras horas de juego de Dragon Age Inquisition. Después del pequeño fiasco de Dragon Age II (a mí en realidad me gustó aunque no tanto como el original) el estudio canadiense se ha propuesto crear la mejor entrega de la serie, una que prentende volver a los orígenes (nunca mejor dicho) del primer juego.

El argumento nos pondrá en la piel de un nuevo héroe (o heroína) que tiene el poder de cerrar unas misteriosas grietas que sirven como portal para los monstruos que están asolando Thedas. Rápidamente nos convertiremos en el cabecilla de la Inquisición, una organización casi ya olvidada que tendremos que restaurar. Mientras que en Dragon Age II todo parecía tener una escala mucho menor (una ciudad y un personaje), Inquisition parece que retomará y multiplicará la epicidad de la primera entrega, con un mundo dividido en facciones, dos reinos enfrentados (Orlais y Ferelden) y un enemigo mortífero que lo amenaza todo.

Forjando al inquisidor

Nuestro personaje comienza la aventura como un simple prisionero (una de tópicos, por favor) pero pronto se convierte en un elemento clave en el futuro de Thedas (marchando otra ración). Pero antes de eso, claro, tenemos que crearnos un peronaje. El editor será completísimo, con todas las opciones imaginables para modificar el rostro, cicatrices, tatuajes y demás detalles de nuestro héroe, que nos permitirán crear desde una belleza hasta un quasimodo  en toda regla. Hay 4 razas a elegir: humano, elfo, enano y, por primera vez en la saga, qunari (esos señores y señoras con cuernos y pinta de bestiajos que tanto nos gustan).

Pero, más allá de las apariencias, lo que verdaderamente nos importa son las opciones jugables. Tendremos a nuestra disposición 5 clases: pícaro con armas a dos manos, pícaro arquero, guerrero a dos manos, guerrero de espada y escudo y mago.Además, antes de empezar nuestra aventura también podremos escoger entre los 4 niveles de dificultad existentes. 

El refugio celestial será nuestra base de operaciones, desde la que escogeremos a dónde queremos ir y qué queremos hacer para avanzar en la aventura. Aunque en un principio parece una especie de Normandía (la nave de Mass Effect) en donde nos relacionamos con nuestros compañeros de aventuras, es mucho más que eso. De hecho, nos ha recordado mucho a la villa de Monteriggioni de Assassin's Creed II y La Hermandad, ya que podremos realizar todo tipo de mejoras a nuestro castillo, como cultivar sus huertos con las hierbas que necesitemos para nuestras pociones, reconstruir torres que podremos asignar a los magos, guerreros... o incluso mandar a nuestros agentes de la Inquisición a completar más de 300 misiones que nos generarán todo tipo de recompensas (nosotros no las jugamos, como pasaba en AC).

Además, estas misiones podrán afectar al desarrollo de nuestra aventura y se verán afectadas por ella. Por ejemplo, según las decisiones que vayamos tomando o las zonas que exploremos nos aparecerán unas misiones u otras, por lo que cada jugador podrá tener una experiencia distinta. También podremos influir en el universo de Thedas con estas misiones, como mandar a nuestros agentes a que reconstruyan un puente que luego podremos cruzar nosotros en el juego para llegar a una nueva zona, por ejemplo.

Otra mecánica muy interesante serán los juicios. A lo largo del juego nos enfrentremos con muchos enemigos de la Inquisición que podremos capturar para llevarlos a la prisión de nuestro refugio celestial. Allí, asisitiremos, sentados en nuestro trono, a los juicios contra estos "caballeros" que nos servirán para conocer mucho mejor las motivaciones de cada uno en nuestra contra, lo que nos permitirá tomar la decisión que más nos interese, como ejecutarlo, dejarlo en prisión para siempre o hasta reclutarle para las filas de nuetsro ejército de agentes de la Inquisición.

Hasta podremos cambiar el aspecto visual de nuestra fortaleza, desde el trono en el que nos sentamos hasta las ventanas o los muebles, por ejemplo. Por tener, incluso tendremos una taberna en la que perder el tiempo entre misión y misión. El refugio celestial, con todas sus posibilidades, estará disponible, más o menos, cuando hayamos superado un tercio de la aventura principal (entre 10 y 20 horas de juego según nuestro estilo). 

La entrega más ambiciosa de Dragon Age

El mapa de juego de Dragon Age Inquisition será el más grande en la historia de la saga. Estará dividido en 10 grandes zonas pero, para que os hagáis a la idea del tamaño, baste deciros que la primera y única zona que pudimos visitar, las Tierras Interiores, tendrá unas dimensiones superiores a las dos entregas anteriores al completo. Todo eso, claro, según sus creadores, que también nos aseguraron que habrá algunas de estas zonas que serán más pequeñas que las Tierras Interiores pero que otras serán mucho más grandes. La verdad es que la sensación que nos dió al jugar es que será realmente gigantesco. Para hacernos la vida más fácil durante la exploración contaremos con un minimapa repleto de iconos que nos indicarán lugares de interés, al más puro estilo Skyrim.

Aunque el tamaño de los escenarios y la libertad para explorarlos llaman mucho la atención, el sistema de creación de objetos también nos ha parecido que tiene una pinta increíble. Habrá cientos de piezas y materiales que iremos encontrando al explorar o saquear cadáveres enemigos pero, lo primero que tendremos que hacer será encontrar los planos que nos permiten crear un determinado objeto. Por ejemplo, encontramos el plano de una espada que nos pide 5 piezas de metal y 3 de piel. Lo bueno es que si usamos distintos materiales para crearla obtendremos distintos resultados. No es lo mismo usar piel de cabra y hierro para forjar la espada que utilizar acero y piel de dragón, por ejemplo.

Las estadísticas del arma e incluso su apariencia cambiarán completamente en función de los materiales que usemos. Incluso podremos ponerle nombre a nuestra creación. Lo mismo sucede con la creación de pociones, granadas y otros objetos de nuestro equipo. Eso sí, todo eso lo haremos en el refugio celestial, nuestra base de operaciones y también en algunas ciudades que visitemos, pero no en cualquier momento desde el menú.

Los combates también nos han dejado un buen sabor de boca, aunque como solo hemos podido jugar las primeras horas de la aventura aún no podemos hacernos una idea clara de todo lo que podrán llegar a ofrecer. Por ahora nos han parecido una mezcla del ritmo pausado y táctico de Origins con la sensación de luchas en tiempo real de Dragon Age II. La cámara táctica, que nos permitirá pausar la acción en cualquier momento para evaluar la situación y dar las pertinentes órdenes a nuestros compañeros de batalla. Un regreso que para nosotros es por la puerta grande. Pero no será necesario pausar la acción si no queremos, ya que también podremos escoger las reglas en el menú, que definen el comportamiento de nuestros compañeros en batalla. Además, podremos cambiar en cualquier momento el personaje que controlamos y aprovecharnos de sus habilidades.

Pero hay más, Dragon Age Inquisition inaugurará multijugador por primera vez en la serie. Será un modo cooperativo para 4 jugadores, que estará completamente separado de la campaña. Nos crearemos un personaje para el multijugador, que será uno de los agentes de la Inquisición, mientras que en la campaña jugamos el papel del líder absoluto. Temáticamente estará conectado con la campaña de este modo, pero no podremos usar al personaje en la campaña ni transferir equipo ni armas entre ambos modos. Como en el multijugador de Mass Effect 3, podremos comprar mejoras, nuevos personajes, etc... e incluso pagar con dinero real estas cosas, aunque según nos comentaron desde BioWare no será necesario ya que podremos conseguirlo todo jugando sin pagar. Serán pequeñas misiones, así que olvidaros de explorar el gigantesco mundo de juego con amigos en busca de tareas a vuestro aire.

Los problemas intergeneracionales

No, no hablamos de los malenetendidos que se pueden producir entre abuelos y nietos sino con los juegos que salen para las dos generaciones. Por un lado surge el problema de los que ya han dado el salto a la nueva generación, que no podrán importar sus antiguas partidas a las nuevas consolas (ni siquiera comprendemos porqué). BioWare ha pensado en todo así que ha creado una página web en la que podemos tomar más de 300 decisiones de los dos primeros juegos para luego importarlas y disfrutar de Dragon Age Inquisition como si hubiésemos jugado a las dos primeras entregas.

El otro asunto ya es más complicado. Me refiero al apartado gráfico. En el evento al que pudimos asisitir, solo probamos las versiones de PS4, Xbox One y PC por lo que aún no sabemos si las promesas de BioWare respecto a PS3 y 360 son ciertas o no. La demo aún no era la versión final del juego pero, por lo que vimos, nos pareció un juego muy correcto que no llega a sorprender ni a expotar todas las capacidades de las nuevas consolas (nada que un PC en ultra no solucione). Las diferencias entre versiones old y current gen son solo visuales no de contenido pero la cosa duele un poco más en nueva generación ya que en Xbox One correrá a 900p y 30fps mientras que en PS4 lo hará a 1080p y 30fps. En Xbox One, además, habrá comandos de voz con Kinect y en PS4 podremos usar la cámara táctica clicando en el panel táctil, por ejemplo. El juego llegará en inglés, aunque en la demo ya hemos podido disfrutar de los subtítulos en castellano y parece que estarán bien localizados y sin fallos (que no es algo tan habitual como pueda parecer).

Pero, como os comentaba, aún es pronto para saber a ciencia cierta si el apartado gráfico estará a la altura o no o si el contenido que ofrecerá Dragon Age Inquisition será tan bestial como nos quieren hacer creer desde EA y BioWare. ¿Lo bueno? Que saldremos de dudas en breve con nuestro análisis. ¿Nuestras sensaciones hasta ahora? Muy positivas.

Lecturas recomendadas