Reportaje

Avance de un extraño juego: El Shaddai

Por Sergio Gracia
-

Hay momentos en los que es anunciado un juego que llama especialmente la atención con sólo ver un par de imágenes. A veces es debido a sus increíbles gráficos foto realistas, otras por el precioso arte en el que se ha trabajado, y en ocasiones, como en el caso de El Shaddai Ascension of the Metatron, sencillamente porque cuenta con un extraño, psicodélico y extravagante apartado gráfico. Si nos pusieran una imagen de El Shaddai, probablemente pensaríamos que se trata de algún cuadro desconocido de Salvador Dalí o una nueva expresión de arte... pero es mucho más que eso.

El juego lo está desarrollando Ignition Entertainment, un joven estudio inglés que aún tiene mucho que decir y que aportar en esta industria. Puede que de primeras no le hayas prestado atención a El Shaddai, pero con este avance queremos darte la oportunidad de enmendar ese error (en nuestra opinión, of course) y abrirte las puertas del maravilloso mundo que se está creando en unas oficinas de Boston y que aterrizará en PlayStation 3 y Xbox 360. Únete a nosotros en este fabuloso viaje.

El Libro de Enoch

O Libro de Enoch, en castellano, es un libro perteneciente a la Biblia de la Iglesia Copta (una iglesia ortodoxa fundada en Egipto y de la que aún existen millones de creyentes). La historia de El Shaddai Ascension of the Metatron está fuertemente ligada a este libro, de hecho el protagonista será el propio Enoch. El Shaddai es uno de los nombres judaicos que se le atribuye a Dios, quién nos otorgará una misión.

Esta misión de Enoch será la de encontrar a los siete ángeles caídos para evitar la destrucción de la humanidad. En esta bíblica tarea estará acompañado por Lucifel (ángel guardián encargado de la protección del mundo que existe fuera del flujo del tiempo) y los cuatro arcángeles: Raphael, Uriel, Gabriel y Michael.

Está bien, puede que de primeras parezca otro de esos aburridos juegos educacionales basados en la biblia (que como las meigas, haberlas haylas), pero no os dejéis engañar por esta primera impresión. Estamos ante un juego de acción y plataformas, no comparable a Bayonetta o Ninja Gaiden pero sí con cierta tendencia a seguir su estela, es decir, no nos encontraremos combates frenéticos cada dos pasos en los que aporrear botones como un condenado y sudar la gota gorda para quitarnos de encima a nuestros enemigos... pero sí que tendrá un sistema de combate similar.

Enoch sólo podrá estar equipado con un arma de los tres que podremos usar a lo largo del juego: una espada llamada El Arca, dos sables con los que podremos atacar a distancia llamados El Vendaval y los guanteletes, conocidos como El Velo. Dependiendo del arma que tengamos equipada cambiará la forma de afrontar un combate, no sólo en las distancias, sino también en la forma de esquivar y bloquearlos.

Para afrontar un combate tendremos que tener en cuenta el estado de nuestra arma, que puede deteriorarse con el uso. Ésta puede ser bendecida para que recupere parte de sus propiedades, incluso podremos desarmar a nuestros enemigos y usar sus armas para acabar con ellos más fácilmente. Aunque los combates no serán comparables a los de los juegos antes mencionados, no quiere decir que estemos ante un juego fácil, y es que incluso los enemigos más básicos podrán matarnos fácilmente si no estamos centrados.

A pesar de contar con un único botón para atacar (tendremos un botón para atacar, uno para bloquear golpes, otro para esquivarlos y otro para desarmar) podremos realizar diferentes combos en un combate... ¿pero cómo? Pues mediante el control de las pulsaciones. Imaginaos el código Morse, pues bien, algo similar será el sistema de combos de El Shaddai Ascension of the Metatron. Dependiendo de la duración en la pulsación del botón de ataque y las pausas entre una pulsación y otra podremos desarrollar combos la mar de complejos sin inmutarnos. Sobra decir que cada arma tendrá sus propios combos.

Una obra de arte en movimiento

Ya lo hemos comentado al principio de este artículo. Si hay algo que caracteriza, a primera vista, a El Shaddai Ascension of the Metatron es su apartado artístico. Diseñado por Takeyasu Sawaki (Devil May Cry, Okami...), descenderemos de los cielos en una inmensa mano de piedra para visitar uno de los mundos más maravillosos y estrambóticos creados jamás para un videojuego. Puede que de primeras resulte algo... ¿extraño?, pero sin duda es uno de esos juegos que gana enteros al apreciarse en movimiento (¿alguien dijo Okami?).

Para conseguir que el jugador se sumerja lo máximo posible en la interesante historia y el universo de El Shaddai, se ha decidido prescindir de cualquier rastro de interfaz (aunque puede ser activada más adelante si lo deseamos). Para saber el estado de salud de Enoch deberemos fijarnos en su armadura, la cual se irá deteriorando con los golpes. Pocos desarrolladores se atreven a dejar de lado un elemento tan intuitivo y clave como es el HUD, pero si se sabe realizar el resultado puede ser sencillamente excepcional (Black & White puede ser un buen ejemplo).

La acción de El Shaddai Ascension of the Metatron se desarrollará de varias formas dependiendo de la situación. Podemos encontrarnos con un juego de aventuras en 3D o algo más clásico, al más puro estilo de scroll horizontal en 2D. Estos cambios de vista y jugabilidad irán en consonancia con el cómputo global de extravagancia del juego, y todo el conjunto respirará al mismo ritmo como la obra tan original que es.

Una apuesta ariesgada pero que merece, cuando menos, prestarle atención. Y es que podríamos estar ante uno de esos juegos que marquen una tendencia en la manera, sobre todo, de abordar el aspecrto gráfico de un juego...

Lecturas recomendadas