Reportaje

Avance de Resident Evil HD Remaster

Por Rafael Aznar
-

La Mansión Spencer reabrirá sus puertas a principios de 2015, cuando Resident Evil HD Remaster vea la luz del sol en PS4, Xbox One, PS3, 360 y PC. Aún faltan unos meses para la ceremonia de reapertura, pero nosotros ya hemos podido ver cómo va la reforma que le ha hecho Capcom al mítico edificio, cuna de lo que hoy entendemos por 'survival horror', y ya nos morimos de ganas por volver a pasar un mal trago en compañía de Chris Redfield, Jill Valentine, Barry Burton y el escurridizo Albert Wesker.

De un tiempo a esta parte, el género del 'survival horror' está viviendo una segunda juventud, merced a títulos que ya han aterrizado (Alien Isolation, The Evil Within) o que están por hacerlo (Silent Hills, Until Dawn). Precisamente, la gran animadora del inicio de 2015 en la materia será Resident Evil, una saga pionera, pues sentó muchos de los estándares de lo que hoy es el terror en el mundo de los videojuegos. Por un lado, saldrá Revelations 2, un experimento episódico que se lanzará primero en formato digital y, luego, en físico. Por otro lado, llegará RE HD Remaster, la revisión en alta definición del que seguramente haya sido el 'remake' más espectacular de la historia, aparecido en Gamecube en 2002. Del primero, ya os ofrecimos un avance; ahora, hemos podido catar el segundo, y nuestra impresión ha sido realmente positiva.

El juego saldrá para PS4, Xbox One, PS3, Xbox 360 y PC a principios de 2015, en una fecha aún por determinar. A priori, lo hará sólo en formato digital, una lástima si se tiene en cuenta que, en Japón, sí habrá una edición física. El título original, firmado por Shinji Mikami, salió para PSOne y Saturn en 1996 y, unos años después, fue rehecho desde cero para Gamecube, después de que Nintendo y Capcom llegaran a un acuerdo para la exclusividad de la licencia, lo que se traduciría también en el lanzamiento de RE Zero y RE4 para el cubo morado, aunque el segundo acabaría llegando más tarde a un puñado de plataformas foráneas.

No es la primera vez, ni será la última, que Capcom hace una adaptación en alta definición de un Biohazard (nombre original en Japón, alusivo al riesgo biológico, que se readaptó para el mercado occidental). Ya lo hizo con RE4, Code Veronica o Revelations, a lo que habría que añadir las conversiones de muchas de sus entregas a distintas plataformas (como RE2 o RE3, que fueron 'portados' en su día a Dreamcast o la citada Gamecube, o incluso RE1, que llegó a DS con el subtítulo Deadly Silence). Dicho todo eso, procedemos con el avance de Resident Evil HD Remaster. No es un título nuevo y, a priori, podría parecer demasiado 'añejo' para los tiempos que corren, pero las mejoras que se le han introducido, tanto en lo técnico como en lo jugable, parecen haberlo actualizado con muy buen tino.

Bajo el paraguas del Virus-T

El desarrollo general del juego será el que ya sabemos casi todos (y los que no, tendrán aquí la ocasión ideal para conocerlo). El equipo Alpha del cuerpo de élite STARS será enviado a Raccoon City para investigar la desaparición del equipo Bravo, enviado con anterioridad para desentrañar una serie de misteriosos asesinatos. Sin embargo, tras el ataque de una enfurecida jauría de perros, el escuadrón se verá obligado a huir hasta la Mansión Spencer, una lúgubre mansión donde se topará de lleno con los engendros provocados por una corporación farmacéutica conocida como Umbrella, con el incipiente Virus-T. Chris Redfield, Jill Valentine, Albert Wasker, Barry Burton (a cuya hija Moira veremos en Revelations 2) e incluso Rebecca Chambers deberán enfrentarse al horror.

Como en el original, podremos encarnar a Chris o a Jill, con la novedad de poder vestirlos, desde el primer momento, con las ropas que llevaban en RE5. El desarrollo principal será similar en líneas generales, pero algunas escenas variarán y cada personaje tendrá unas peculiaridades que repercutirán seriamente sobre la forma de abordar la exploración, los combates e incluso los puzles. A priori, Jill será más adecuada para jugadores inexpertos, pues podrá llevar ocho objetos encima y tendrá una ganzúa para forzar ciertas puertas cerradas. En cambio, Chris, aunque tendrá más resistencia y llevará de serie un mechero (imprescindible para quemar a los zombis caídos y asegurarse de que no 'resucitan'), sólo podrá cargar con seis objetos (lo que le obligará a visitar a menudo los baúles) y no tendrá ganzúa, sino que deberá recoger ciertas llaves pequeñas del entorno, que, a su vez, ocuparán uno de los seis huecos del inventario.

Resident Evil HD Remaster conservará la filosofía de la vieja escuela. Es decir, no habrá un radar que nos indique adónde ir, sino que deberemos explorar por nuestra cuenta y riesgo. Muchas puertas precisarán el uso de determinadas llaves u objetos, lo que obligará a dar muchos rodeos y entroncará con algunos puzles. Cada llave ocupará un espacio del menú de objetos, pero, por suerte, una vez que hayamos abierto todas las cerraduras en las que encaje cada una, un mensaje nos informará de que, si lo deseamos, podemos descartarla para siempre. Como curiosidad, algunas puertas estarán deterioradas, de modo que, tras usarlas varias veces, puede que su pomo quede inservible. Asimismo, para recuperar la salud perdida, habrá que tomar sprays o hierbas medicinales.

La partida sólo se podrá guardar en ciertas máquinas de escribir, con cintas de tinta que serán finitas. Si un zombi nos coge por sorpresa y morimos tras media hora sin salvar,  por ejemplo, tocará repetirlo todo de nuevo, así que habrá que andarse con pies de plomo. En relación con eso, para ahorrar munición (casi imprescindible para dar matarile a los legendarios jefes finales, como la serpiente, la planta o el tiburón), a veces, según la disposición del entorno, convendrá esquivar a los zombis. En caso de que decidamos matarlos, será importante quemarlos, pues cada cuerpo se quedará exactamente en el lugar donde lo hayamos abatido y, si no lo carbonizamos, se acabará levantando, con más fuerza que antes. Cómo no, esto entroncará con la necesidad de llevar mechero y queroseno, lo que supondrá un problema de espacio, especialmente para Jill. Otra forma de asegurarse de que los enemigos no vuelven a la vida será volarles la cabeza, algo que será más factible si se usan armas de mucha potencia, como escopetas, aunque también podremos lograrlo con una pistola, si la suerte nos acompaña. Como último recurso de supervivencia, también podremos usar un cuchillo, así como puñales y baterías para zafarse automáticamente de los 'abrazos' de los no muertos.

Huyendo de la tosquedad con acierto

Una de las novedades más importantes de Resident Evil HD Remaster vendrá de la mano de su control, de modo que, en todo momento, podremos alternar entre el antiguo y uno nuevo, perfectamente adaptado a los tiempos de joysticks en que vivimos. Así, aunque el sistema de cámaras será fijo, como era regla general en las primeras entregas de la saga, el personaje se moverá exactamente hacia donde apuntemos con el joystick, sin movimientos robóticos. El nuevo control adapta el juego a los estándares actuales y responde a la perfección, pero, a la vez, mantiene la esencia. Los puristas y los amantes del sufrimiento gratuito podrán optar por el manejo tosco de antaño, en el que mover el joystick hacia arriba será sinónimo de mover al personaje hacia delante, independientemente de la perspectiva desde la que se esté viendo al personaje, con una opción para dar giros de 180º.

Lo que no nos ha acabado de convencer es el sistema de apuntado. Desde una posición fija, el personaje puede apuntar en posición neutral, hacia arriba o hacia abajo. No responde mal del todo, pero, comparado con cualquier juego de acción actual, se siente ortopédico y teledirigido. En ese sentido, habrá que seguir soñando con que, algún día, Capcom pueda animarse a hacer 'remakes' de las primeras entregas de la saga con la perspectiva desde el hombro que introdujo RE4, aunque eso implicaría rehacer casi todo desde cero, lo cual, a día de hoy, parece harto improbable que se lleve a cabo.

Respecto a la dificultad, habrá tres niveles de serie, de nombre peculiar: como escalar una montaña, como una excursión por el campo y como dar un paseo de domingo, lo que asegura que cualquiera pueda disfrutar del juego, sin que sea una frustración continua. Por otro lado, se incluirán clasificaciones online, para que comparemos nuestras estadísticas con las de otros usuarios.

Abrillantando lo viejo para que luzca nuevo

El apartado técnico tomará la base de Gamecube, pero no será una mera conversión con un filtro para que pase por el aro de la alta definición. Las cámaras fijas y los fondos prerrenderizados seguirán presentes, pero se han mejorado las texturas y los modelados en 3D, además de aumentar la resolución, que alcanzará los 1080p en las plataformas de nueva generación. Eso sí, ya os advertimos de que no todas las texturas cuentan con el mismo grado de definición. Del mismo modo, como no podía ser menos, el formato de pantalla será panorámico (16:9), aunque los nostálgicos también podrán cambiar en todo momento al clásico 4:3, lo que se traducirá en la aparición de dos gigantescas bandas negras en los laterales.

Lo que más nos ha llamado la atención en la beta que hemos podido probar es, seguramente, la iluminación. Las llamas de las velas, que vibrarán, o los truenos, que se colarán a través de las ventanas de la mansión, contribuirán a dar una ambientación sublime, aún más espectacular que en el original. Eso sí, en la beta aún había cosas por pulir, como el hecho de que, de vez en cuando, aparecieran algunos reflejos verdosos sin venir a cuento.

Como en el original, cada estancia será un compartimento estanco. Eso significa que cada vez que abramos una puerta, saltará un pequeño vídeo en el que se mostrará cómo se abren los goznes y el ruido que hacen (que variará según esté hecha de madera o de hierro, por ejemplo). En su día, ese recurso se usó para acompañar los tiempos de carga y, seguramente, no sea necesario hoy en día, pero es una parte esencial de la idiosincrasia del título.

El sonido también estará muy mejorado, con calidad de 5.1, lo que se hará notar sensiblemente en la ambientación. Los gruñidos de los zombis, el estallido de los truenos, los graznidos de los cuervos o el chirrido de las puertas harán que la experiencia sea más inmersiva que nunca. Lo malo es que las voces de los personajes se notarán bastante sosas, en consonancia con lo que eran los doblajes hace doce años, menos profesionalizados que ahora. Igual que en el original, estarán en inglés, pues hay que recordar que las primeras entregas de la saga en ser dobladas al español fueron RE Revelations y RE6.

Un clásico, en todo su esplendor

Por lo que hemos podido jugar, parece que Resident Evil HD Remaster le hará honor al título original, que, en su día, era una auténtica joya visual, lo que ayuda a que siga viéndose muy bien incluso doce años y dos generaciones de consolas después. Lo mejor es que no sólo será competente en lo técnico, sino que el nuevo control será infinitamente mejor que el original, que era un auténtico tormento.

Ahora bien, el que firma estas líneas no tiene muy claro que el juego siga dando el mismo miedo que antaño, ya sea por el envejecimiento personal o por el del título. Se mantiene la triquiñuela de que, por el sistema de cámaras fijas, a veces no se vea venir a los zombis, con los consiguientes sustos, pero la ambientación general, aunque es sublime, quizás no choca tanto como en el pasado (un servidor sudó de pánico para acabarse la versión de Gamecube), habiendo visto cosas como PT o algunos Project Zero. Más que miedo, esta revisión transmite tensión, con su desarrollo de la vieja escuela: exploración sin guías, guardado manual, escasez de munición, peligro constante… Aun así, más allá de la apreciación subjetiva, parece evidente que, con este título y Revelations 2, Capcom quiere averiguar si el público objetivo de la saga de verdad quiere que se vuelva a las raíces, en detrimento de la acción desenfrenada por la que apostó RE6. Sea como sea, el caso es que lo que hemos podido jugar de Resident Evil HD Remaster nos ha encantado, y siempre es de agradecer que las remasterizaciones sean de juegos con cierta cantidad de años a sus espaldas.

Lecturas recomendadas