Reportaje

Avance de Splinter Cell Blacklist

Por David Martínez
-

De las cenizas de Third Echelon, la organización antiterrorista para la que trabajaba Sam Fisher, surge un nuevo equipo de operaciones especiales, Fourth Echelon, dispuesto a acabar con los Ingenieros, un grupo rebelde que está atacando intereses estratégicos de los EE.UU. por todo el mundo.

Justo después de los hechos ocurridos en Splinter Cell Conviction, Sam Fisher se ha puesto al frente de un nuevo grupo de agentes del gobierno, conocido como Fourth Echelon. Su misión en Blacklist, que se mantiene en el más alto secreto, consiste en acabar con una célula terrorista formada por 12 miembros, los Ingenieros, que está atacando posiciones de los Estados Unidos por todo el mundo (la lista negra que le da título al juego). Si queréis saber más detalles, no os perdáis nuestra entrevista exclusiva.

Nuestro equipo (entre quienes encontraremos a viejos conocidos como Anna Grimsdottir) se desplaza en un avión de transporte, convertido en base de operaciones, y tiene que llevar a cabo operaciones de alto riesgo en escenarios de todo el mundo, desde Londres o Chicago a Ciudad del Este (Paraguay), Mirawa o Libia. Cada uno de estos niveles ofrece una perspectiva diferente de nuestro "trabajo"; algunos se decantan más por el sigilo tradicional, mientras que otros, que se desarrollan de día, hacen un guiño a juegos bélicos en tercera persona como la saga Ghost Recon, también basada en personajes de Clancy

El desarrollo retoma las raíces de las primeras entregas: nos infiltramos en zonas hostiles aprovechando la tecnología más sofisticada. En esta ocasión Fisher no sólo cuenta con su característico visor nocturno y un traje capaz de detectar la luz, sino que va equipado con drones de espionaje, generadores de ruido para distraer a los centinelas enemigos... incluso pulsos electromagnéticos portátiles para descativar los dispositivos de una zona. Y por supuesto, también cuenta con un imponente arsenal, por si las cosas se complican. 

Nosotros decidiremos de qué forma queremos jugar. Podemos optar por el modo Fantasma (en que pasamos desapercibidos a través de las zonas vigiladas) o Asalto, en que hacemos valer nuestra potencia de fuego. El modo de juego intermedio (con infiltración y combates) se ha bautizado como Pantera.

El ritmo de juego ha aumentado respecto a las entregas anteriores. Si bien es cierto que se conservan las partes de sigilo, en que debemos estudiar los patrones de movimiento de los centinelas, agazaparnos (o colgarnos del techo) y actuar en el momento justo, también se han incluido persecuciones, interrogatorios y enfrentamientos cuerpo a cuerpo que podemos resolver con una nueva habilidad: Killing in motion. Esta opción nos permite marcar a los enemigos de una zona, y acabar con ellos de un modo fluído y espectacular (utilizando un cuchillo curvo y nuestras habilidades en artes marciales). 

La versión para Wii U hace un uso exclusivo del gamepad que nos recuerda bastante  a lo visto en Batman Arkham City o incluso en Zombi U (también desarrollado por Ubisoft). Durante las fases normales de juego, utilizamos los sticks de forma regular (igual que en PS3 o Xbox 360) y la pantalla táctil nos sirve para seleccionar las armas, como si se tratase de un menú de acceso rápido. Del mismo modo podemos seleccionar si dispararemos munición letal o cartuchos con efecto aturdidor.

Pero el Wii U gamepad cobra protagonismo cada vez que utilizamos un gadget, y en este juego, no van a ser pocos. Podemos ver qué ocurre a través de una puerta con una cámara de cable (en la TV se ve a Fisher, mientras que en el mando vemos por debajo de la puerta) o participar en minijuegos cada vez que manipulamos una cerradura o unos circuitos electrónicos (también utilizando el sistema de detección de movimientos). Por supuesto Wii U nos ofrece la tercera opción: jugar off screen sin necesidad de utilizar el televisor, y sustituyendo algunos movimientos complicados por gestos táctiles. 

El modo multijugador se divide en dos partes. Por un lado, podemos jugar en modo cooperativo junto a un amigo (uno de nosotros controla a Sam Fisher, mientras que nuestro compañero lleva a Isaac Briggs, una de las nuevas incorporaciones). Estas misiones cooperativas encajan dentro del modo campaña y forman una historia en sí mismas. Aunque lo que más van a celebrar los fans es el regreso del modo asimétrico espías contra mercenarios. Mientras que los primeros juegan en tercera persona, primando el sigilo sobre las habilidades de combate (como en el Splinter Cell tradicional) sus rivales están armados hasta los dientes, cuentan con linternas para ver en la oscuridad y juegan en primera persona. Además podemos personalizar nuestro equipo antes de lanzarnos a estos enfrentamientos.

Muy pronto os podremos ofrecer un completo análisis de Splinter Cell Blacklist para PS3, Xbox 360 y PC, con un apartado especial para las características del juego en Wii U (saldrá en estas plataformas el próximo 20 de agosto). Pero esa no será la última que oigamos hablar de Sam Fisher y de Los Ingenieros, porque este título aparecerá en un futuro próximo en las consolas de próxima generación: PS4 y Xbox One. Manteneos a la escucha.

Lecturas recomendadas