Reportaje

Club Chistendo: Los mayores FAILS jamás presentados

Por Gustavo Acero
-

Quedan poco más de cuatro meses para el E3, y por tanto, para un nuevo recital de pifias, meteduras de pata y momentos embarazosos como los que recopilamos en este reportaje de EPIC FAILS jamás vistos en presentaciones de videojuegos y del sector tecnológico en general. Si os reís, que sepáis que sois muy crueles... xD

Facepalm: término coloquial inglés que se refiere al gesto de cubrirse la cara con la mano como expresión de indignación, frustración o vergüenza ajena.

Existen pocas cosas más gratificantes en esta vida que ver al prójimo quedar en ridículo. Un desconocido cayéndose por la calle, un presentador de informativos quedándose en blanco, un gato pegándosela en pleno salto por un fallo de cálculo... El error ajeno es un clásico del humor que nos evade de nuestras propias imperfecciones, nos distrae de nuestro temor al fracaso y nos hace olvidar por un instante que, tarde o temprano, sus protagonistas seremos nosotros.


En el sector de los videojuegos y la tecnología, un error digno de "facepalm" se puede dar en dos casos: en la dimensión virtual, cuando el producto es más malo que el nutricionista de Snorlax; y en el mundo real, cuando los representantes de las grandes compañías que nos cobran 70 euracos por juego meten la pata hasta el cuadríceps ante millones de usuarios y periodistas. El Club Chistendo os invita a descubrir y recordar las presentaciones más embarazosas jamás celebradas en conferencias de ocio electrónico, ya sean de videojuegos, dispositivos móviles o incluso androides (los de verdad, no los de Google). Preparad la mano de los facepalms: la vais a necesitar.

El Armageddon mental de Michael Bay

El "Epic Fail" más reciente tuvo lugar el pasado mes de enero en la feria CES 2014. Sabíamos que los guiones no eran lo suyo, pero el "speech" que se marcó el productor de las nuevas Tortugas Ninja en la presentación de la revolucionaria pantalla curva de Samsung fue más breve que un diálogo de Transformers. El cineasta Michael Bay demostró que sin explosiones digitales, desaparecer de escena no mola tanto como en sus pelis. A los pocos segundos de subir al escenario, al "teleprompter" se le acabaron las pilas y Bay se quedó más perdido que el distribuidor de The Last Guardian, tanto que le entró un ataque de pánico escénico y decidió salir por peteneras, dejando al presentador con cara de Decepticon. Ya podría haber sido tan conciso cuando rodó Pearl Harbor, que me vendrían genial ahora esos seis pavos.

Días después de tan épica espantada, Bay escribió en su blog algo así como: "Guau, sí que hice el ridículo en el CES. Los eventos en directo no son lo mío". Al menos es sincero. No quiero imaginarme a Michael en una entrevista de trabajo: "¿Y por qué cree usted que merece el puesto, señor Bay?" "Well... I try to take people on an emotional ride. Ehm... Ehm... Raaagh! Sorry... See you later, Lucas", mientras camina hacia atrás abandonando el despacho; o en el examen de Selectividad al comprobar que le ha vuelto a caer la Generación del 27; o en el concurso Ahora Caigo. Sí, todos nos hemos quedado en blanco alguna vez, pero sólo unos pocos elegidos pueden darse el piro con el arte de Michael "Bye".

El silencio incómodo de Battlefield 4

Un consejo para los organizadores del E3: si no queréis que el público se exprese libremente, desactivad el "mute" de los vídeos, y así evitaréis lo que ocurrió el año pasado cuando un representante de EA dio paso al tráiler de Battlefield 4. Para más inri, debió de colarse alguna vaca entre el público, a juzgar por los mugidos que empezaron a escucharse en el auditorio, pero lo mejor fue el intento inútil de silenciar los abucheos del (poco) respetable. "Be quiet!" O sea, "¡A CALLAR!" Pero nada, el personal seguía partiéndose el eje y espetando consignas tales como "Xbox sucks!". Si de verdad hace eso, lo mismo gana la generación.

Y el "One" de Xbox resultó ser un billete de 500

Y hablando de la "Caja X", menuda escandalera armóse el año pasado en el E3 con Xbox One, ¿eh? Tanto, que para muchos, aquella presentación equilibró la balanza de la generación a favor de PS4. Que se lo pregunten a Don Mattrick, el entonces responsable de la división de entretenimiento de Microsoft, que prefirió marcharse a la granja de Zynga antes de ser degradado a un puesto inferior, no sin antes escribirse esta nota en un post-it: "no revelar un precio 100 dólares mayor al de la competencia después de anunciar restricciones que la competencia no tiene". Mientras la presentación de Microsoft parecía el velatorio del Padre Damián, el pabellón de Sony parecía el de FITUR. Menudo espectáculo.



El careto de Phil Spencer ("vice" de Microsoft Studios) sí que no tiene precio. Como diría Morfeo, este final de presentación fue un fallo en Mattrick, y muy probablemente, el hecho que determinó la posterior rectificación de MicrotrollPor si fuera poco, don Don (menuda redundancia) desperdició la oportunidad de redimirse cuando soltó esta perlita pocos días después del E3: "Por suerte, tenemos un producto para aquellos que no puedan conectarse a internet: se llama Xbox 360". Al menos no dijo Internet Explorer, que también habría valido.

La demo de Assassin's Creed IV: Tropical Freeze

Seguimos en el E3 de 2013, donde Sony tampoco se libró del yerro multitudinario. Ocurrió cuando Ubisoft se dispuso a mostrar una demo jugable de su saga de acción y aventuras históricas por excelencia, cuando el pobre chaval que sujetaba el mando se quedó tan congelado como la demo de Assassin's Creed IV: Black Flag. En un alarde de improvisación, el fake Bon Jovi del mando podría haberse sacado de la manga una excusa del tipo: "¡Y así es como se sacarán capturas en PS4!" Pero el hombre de la melena dorada optó por sonreír y agachar la cabeza por si le caía algún coco caribeño.


Está claro que a
lgún asesor debió de gritar entre bambalinas: "¡que salga el de Watch Dogs!". Y el de Watch Dogs salió, pero el juego aún no.

Surface, el único iPad que se lleva "colgado"

Imaginad que sois un representante de Microsoft cuyo trabajo es presentar al mundo la tablet que se cargará al iPad. ¿Qué es lo peor que nos puede pasar aparte de no ser Steve Jobs? Pues sí, que se te quede pillado al minuto de empezar mientras anuncias la incomparable fluidez de su interfaz. No os perdáis la reacción del pobre hombre, que empieza a segregar sudores fríos y tragar saliva al más puro estilo "GLUP" mientras parece querer decir con disimulo: "ey, ahora vengo, que voy a por agua", susituyendo la tableta por otra que sí funciona. Disfrutad de su mal rato, ¡geeks del sadismo!


¡Pues sí que funciona de maravilla el Surface este! Si se cuelga, te compras otro y andando. De hecho, debería llamarse Surfacepalm. Pero para situación lamentable, la que viene a continuación:

Asimo, la caída del cyber-tron

Según la tercera ley de la robótica de Asimov, un robot debe proteger su propia existencia a menos que ello entre en conflicto con las dos leyes anteriores (no dañar a los humanos y obedecer sus órdenes). Pues Asimo, "el robot más avanzado del mundo" según su fabricante Honda, pareció diseñado para saltarse las tres leyes de golpe (nunca mejor dicho, lo del golpe), cada vez que se presentaba al público allá por el año 2000. El gran logro del androide era su supuesta capacidad para subir escaleras, pero debían de estar recién "fregás", porque menudo leñazo se metió el pobrecillo. Os presentamos al primer robot inteligente "capaz de ayudar a los humanos en una crisis nuclear"... pero sentado.



Ahí los tenéis: tropecientos millones de yenes y años de desarrollo por los suelos. El mayor error de Asimo fue su nombre; deberían haberlo llamado AsíNo, si bien no fue ésta la primera ni la última vez que el androide de rodilla floja la lió parda en público. En lo referente al vídeo, llama la atención ese "equipo médico" que improvisa un biombo de hospital de campaña, como si ver a un robot acostado pudiese traumatizar de por vida a los niños que había entre el público. Menos mal que Honda mejoró el prototipo en versiones más recientes, colocando el interruptor de Resaca en modo OFF.

Wii Music, la orquesta del Titanic

El número 1 de nuestra lista no podía ser otro que la demo "técnica" de Wii Music, que tuvo el honor de coronar la peor presentación de la historia de Nintendo, ni siquiera superada por el Wii Vitality Sensor de Iwata un año después ni por el angustioso gameplay de Zelda Skyward Sword (sí, el de la excusa de que "había mucho Wi-Fi"). Ver a un mito vivo como Miyamoto interpretando el tema de Super Mario transmutado en un horrendo midi de politono fue el episodio más triste de la humanidad, sólo superado por el propio juego en sí. Si alguno de vosotros lo tiene en casa, se merece el facepalm del siglo, pero propinado por nosotros. Y por cierto, a ver cuándo sacan la segunda parte de una vez, que queremos más temazos.


Después de repasar estos FAILS de manual, podéis permitiros una semana plagada de errores sin sentir vergüenza propia. Seguro que ninguna de vuestras "tomas falsas" supera lo que acabamos de contemplar. Eso sí, no hagáis lo de Michael Bay en el curro, que os lo descuentan. Y ya que estamos, ¿cuál ha sido para vosotros el momento más bochornoso de la historia del E3 o cualquier feria del panorama tecnológico? ¿Auguráis algún EPIC FAIL mayor en el E3 de este año? 

Permaneced atentos al Club Chistendo; el lunes que viene, la segunda parte de "La última reunión de Iwata". Os esperamos. ¡Que es broma, chavales! Ya podéis quitaros la mano de la cara, que parecéis el prota de The Legend of Facepalm, A Link to the HandFeliz lunes y no tengáis miedo de hacer el ridículo ante miles de personas, que para esto estoy yo en Donde viven los frikis. ¡A liarla!

Lecturas recomendadas