Reportaje

E3 2012: la magia de Dishonored

Por Óscar Díaz
-

Uno de los títulos que más ríos de tinta han hecho correr ha caído en nuestras manos durante el E3. El proyecto de Arkane Studios será una mezcla de acción y sigilo que nos transportá a un mundo oscuro lleno de intrigas y conspiraciones.

Bethesda Softworks y Arkane Studios han presentado una demo jugable de Dishonored durante el E3 en Los Ángeles. Después de muchas noticias sobre cómo sería el desarrollo de este espectacular título, por fin le hemos echado un vistazo a fondo. 

La ciudad de Dunwall está bajo un régimen dictatorial y presenta un mundo que recuerda al Londres victoriano. Pero con un toque neoindustrial que pone los pelos de punta. Por sus calles, tomaremos el control de Corvo Atano, guardaespaldas personal de la emperatriz y principal sospechoso de su muerte. 

A partir de este momento seremos carne de cañón para el opresor régimen que controlan los dominios de Dunwall. El sigilo será nuestra más poderosa herramienta durante la aventura y nos ayudará a evitar unas fuerzas enemigas que quieren poner nuestra cabeza en una pica.

Poderes para dar y tomar

En la demo que hemos jugado se nos plantean misiones en las que eliminaremos a diferentes personajes. Para ello contamos con un abanico de poderes (teletransportación, posesión, movernos como un fantasma...), que nos permitirán sobrevivir en unos casos y, en otros, cumplir con el objetivo.

En cada situación hay varias posibilidades de actuar. Ventanas a las que subirnos, lugares donde teletransportarnos, personajes a los que seguir y observar... Dishonored está más cerca de la exploración que de la acción desenfrenada. Detalles curiosos pasan por poseer a una piraña y que esta nos permita acceder a las zonas más escondidas, a través de los conductos inundados. 

De los poderes que nos han mostrado, además de poseer a otras criaturas, el salto es de lo más interesante. Pero no me refiero al que usamos en muchos juegos, sino a uno que nos permite elegir dónde aterrizaremos, como si fuera un teletransporte. Así, escalar a lugares elevados o escapar se convierte en algo más sencillo que si tuviéramos que limitarnos al suelo o a encontrar un camino concreto hacia tejados y cornisas, por ejemplo.

Otro ejemplo nos invita a tomar el control de un personaje, llevarlo a un balcón, cerrar la puerta, salir de su cuerpo y empujarle. Las reacciones de quien estaba cerca son todo un poema, preguntando qué hace y con la sorpresa correspondiente. Dishonored es un juego enfocado a un público adulto, con mucha libertad y situaciones subidas de tono, junto a una historia que acompaña perfectamente esta idea.

El hombre no sólo vive de magia

El combate, por su parte, se divide entre los ataques cuerpo a cuerpo y las armas más convencionales. Armado con una ballesta en una mano y una espada en la otra, los contraataques nos dan la posibilidad de asestar golpes finales ante varios enemigos que nos intenten rodear.

También hay combinaciones de munición, con saetas explosivas, por ejemplo. Tampoco faltan granadas de varios tipos y una interfaz circular con la que seleccionar lo que queremos en cuestión de segundos. Eso sí, el tiempo se ralentiza mientras lo hacemos, con lo que conviene ser rápidos a la hora de escoger las opciones del menú.

Un mundo podrido, pero bello

Todo lo disfrutaremos desde una perspectiva en primera persona, que nos permite controlar perfectamente todas las magias y el poderoso arsenal. Pero también el apartado técnico tiene mucho que ofrecer al jugador. Por ejemplo, podemos ver a simple vista las intenciones que tienen algunos personajes y es que sus caras son muy descriptivas.

El sonido juega un papel muy importante, según dónde nos encontremos. Por ejemplo, podemos saber de una conversación tras un muro o una puerta, pero sólo la escucharemos claramente si pegamos el oído o miramos a través del ojo de la cerradura. Este punto de voyeur es uno de los que más usaremos, a menos que queramos fastidiar las misiones a la primera de cambio.

Además, según nos encontremos con los personajes, si nos acercamos con sigilo tendremos la opción de asesinarlos, apresarlos o robarles algún objeto útil. La inspiración para Dishonored viene de muchos títulos anteriores y demuestra gran admiración por los primeros juegos de Warren Spector, ¿alguien dijo Thief?

Ya hay ganas...

Dishonored es, sin duda, uno de los títulos más esperados de este año. Tras un tiempo sin saber mucho más de este, haberlo probado en situ ha sido un placer para la vista y los sentidos. 

Contará con una historia dura, enfocado a un público adulto en el que las decisiones moral que tomemos cambiarán las opiniones de aquellos que nos rodean. Y es que la libertad para movernos y decidir cómo abordar las misiones son su punto más fuerte. Todo un placer para quien gusta de repetir misiones y, por qué no, el juego completo hasta sacarle todo el partido.

Así que nada, toca esperar hasta el 12 de octubre para disfrutar de este juegazo en PC, PS3 y Xbox 360.

Lecturas recomendadas