Reportaje

E3 2014: Probamos The Order 1886

Por David Martínez
-

Asistimos a una presentación de The Order 1886 en la que hemos podido jugar una demostración de 10 minutos en el segundo nivel de la aventura. A continuación, os contamos nuestras impresiones.  

The Order 1886 es uno de los títulos exclusivos de PlayStation 4 más esperados del próximo año. Nosotros hemos podido probar una demo de 10 minutos y a continuación os contamos nuestras primeras impresiones. Jugamos una demostración del segundo nivel del juego llamado Inequalities, y controlamos a Galahad, aunque estamos acompañados por los otros tres miembros de la orden. 

El nivel nos lleva a un pequeño callejón en el que nos enfrentamos a rebeldes a lo que tenemos que derrotar para llegar a un hospital cercano. Durante los primeros segundos nos acompaña un grupo de policías, pero son abatidos rápidamente durante el las hostilidades. El combate se desarrolla con coberturas semiautomáticas y con escenarios poco interactivos, y es que cuando hacemos volar una zona por los aires es porque el juego nos lo indica (al disparar a una tubería de gas). 

Los enemigos (humanos) se repiten y la inteligencia artificial no está muy depurada, pero las armas son muy interesantes y presentan unos diseños realmente asombrosos. Durante el combate estamos armados con la pistola Essex y el rifle Thermite M86, que tiene dos tipos de disparo: una nube de gas y una bengala que incendia el gas, por lo que tenemos que combinar ambos disparos para causar daños. Además, el cargador del rifle puede convertirse en una "bomba lapa" improvisada, para abrirnos paso a través de los escombros. 

Técnicamente no está a la altura de The Witcher 3 Wild Hunt o Bloodborne, pero la atmósfera es muy buena y la sensación de profundidad de los escenarios en niebla cerrada es muy inmersiva. Cabe destacar también la música y las expresiones faciales de los protagonistas. Las cinemáticas son abundantes en The Order 1886, pero están muy bien integradas en el desarrollo. En un momento de la demostración, tenemos que cargar con un agente herido y pasamos a usar la pistola para defendernos. El desarrollo está bastante dirigido, y aunque es muy cinematográfico, apenas tenemos libertad de acción. 

Cuando nos han herido, podemos tomarnos una poción para recuperarnos aunque con una mecánica bastante "pesada", ya que alarga los momentos en que nos movemos con lentitud. El nivel de dificultad está bien ajustado, cuesta eliminar a los rivales y son numerosos. Después de nuestra primera partida salimos con la sensación de que no es un juego perfecto, pero lo cierto es que nos hemos quedado con ganas de más. 

Lecturas recomendadas