Reportaje

Gamescom 2013: Impresiones de Dead Rising 3

Por Rafael Aznar
-

Dead Rising 3 se ha vuelto a insinuar en la Gamescom 2013, mediante una demo que Mike Jones, productor de Capcom Vancouver, explicaba a puerta cerrada.  Xbox One tiene un catálogo de lanzamiento potentísimo, pero, de momento, este título tiene muchas papeletas para ser la mejor exclusividad de la hornada inicial de la consola.

Los zombis se han convertido en un auténtico fenómeno de masas en los últimos años. Infinidad de sagas los han convertido en protagonistas, incluso en forma de “spin offs”, como el de Red Dead Redemption: Undead Nightmare. Una de las franquicias más destacadas ha sido, sin duda, Dead Rising, cuya tercera entrega será exclusiva de Xbox One. Dead Rising 3 llegará en el mismo momento del lanzamiento de la consola, en noviembre. No lo hemos podido jugar de primera mano, pero sí hemos visto una nueva demo guiada y nos ha dejado con unas ganas enormes de arrasar zombis con el mecánico Nick Ramos en la ciudad de Los Perdidos.

Para poneros en situación, el juego estará ambientado diez años después de Dead Rising 2 y apostará por un mundo abierto en el que no habrá tiempos de carga. La pantalla estará copada siempre por decenas de zombis y el arsenal será más extenso e hilarante que nunca.

Haciendo la cabra loca por la ciudad

La demo de la Gamescom 2013 se desarrollaba en el centro de Los Perdidos, en plena noche, cuando los zombis se vuelven más agresivos. A lo largo de los quince minutos que duraba, lo que vimos, básicamente, fueron las decenas de formas que habrá de dar matarile a los zombis. Sí, quince minutos sobre eso, y aún nos parecieron pocos, porque el juego va a ser una auténtica locura.

El título se podrá disfrutar en modo “normal” o en modo “Pesadilla”. En este último, habrá tiempo límite en las misiones y la partida no se guardará automáticamente, cosa que sí sucederá en el primero. Según sus desarrolladores, la improvisación será la piedra angular del título: cualquier cosa será susceptible de convertirse en un arma.

Nada más empezar la demo, Nick Ramos contaba con una llave inglesa como herramienta de trabajo, pero, poco a poco, empezaban a salir decenas de objetos: un espadón, un bate con pinchos, una motosierra… Suena bien, ¿verdad? Pues no es nada en comparación con otras de las armas que habrá (más de 400), muchas de las cuales se obtendrán mediante mezclas. Os contamos unos cuantos ejemplos, para que os hagáis una idea. Podremos mezclar carne y whisky para convertirnos en un escupefuego. También habrá una ballesta cuya munición serán fuegos artificiales, lo que dará lugar a explosiones gigantescas. También habrá guantes de boxeo con pinchillo (como los que tenía Moe Szyslak en Los Simpson) o una espada de luz al más puro estilo Jedi.

Dado que la saga es propiedad intelectual de Capcom, habrá muchos guiños a otros juegos de la compañía. Ahí van dos ejemplos. Habrá unos guantes que, al ponérnoslos, permitirán lanzar puñetazos hacia arriba al grito de “shoryuken”. También habrá una cabeza de Blanka que permitirá lanzar descargas de electricidad. De momento, hemos podido ver esos dos guiños a Street Fighter, pero seguro que habrá más a otras franquicias de la compañía japonesa.

Los vehículos se suman a la locura

Cuando se anunció que Dead Rising 3 abrazaría el género del “sandbox”, se dijo que habría muchos vehículos. Lo que no se había dicho aún es que también se podrán combinar vehículos para convertirlos en armas devastadoras.

Durante la demo, pudimos ver un blindado combinado con una torreta, así como una moto de gran cilindrada. Sin embargo, lo que más nos gustó fue la presencia de una apisonadora con la que arrollar a los zombis. Eso suena bien, pero suena aún mejor si os decimos que se le podrá quitar el rodillo y combinarlo con una Harley Davidson que, además de aplastar zombis, podrá ponerse a quemar rueda para girar en 360º y escupir fuego, para carbonizar a los enemigos.

Los disfraces serán otro apartado que dará mucho juego en Dead Rising 3. Durante la demo, pudimos ver un traje de James Bond, una cabeza de toro, un traje de submarinista, una armadura medieval…

Sacando partido a Xbox One

Dead Rising 3 será compatible con varias de las funciones de la consola de Microsoft. Por un lado, Kinect servirá para dar órdenes a otros supervivientes que se nos unirán de vez en cuando (se podrán hacer indicaciones con el dedo) o para que nuestros sonidos influyan en el juego, por ejemplo, vacilando a los enemigos o provocando, sin querer, un ruido que los atraiga.

Dead Rising 3 también sacará partido a SmartGlass. Se podrán recibir llamadas del juego para explicarnos alguna cosa o solicitar ayuda para distraer a los zombis y, mientras, colocarles una bomba de gran potencia en el epicentro donde se hayan congregado, para borrarlos del mapa.

El apartado técnico será muy vistoso, con detalles como las diferentes formas de romperse de los cristales, según les disparemos. En la demo, pudimos ver también los efectos lumínicos de algunas lámparas, de gran belleza. A eso, hay que añadir que no habrá tiempos de carga dentro de la ciudad. Lo único malo es que, a la hora de conducir vehículos y arrasar a decenas de zombis al mismo tiempo, se notaban bastantes tirones, que esperemos que se resuelvan de cara a la versión final.

Si se pulen esos pequeños fallos y se hace honor a todo lo que se está prometiendo con la nueva generación en cuanto a rendimiento técnico, Dead Rising 3 tiene todo el potencial para convertirse en la mejor aventura de los comienzos de Xbox One. Su vastísimo arsenal, sus decenas de zombis, su mundo abierto, sus vehículos o su estrambótico humor prometen convertirlo en una de las mejores opciones para empezar a amamantar a la consola.

Lecturas recomendadas