Reportaje

Nintendo: 127 años de historia a través de su logo

Por Gustavo Acero
-

Hoy, 23 de septiembre de 2016, es un día histórico para el mundo de los videojuegos y, qué champiñones, para el mundo en general. Nintendo ha cumplido 127 años en la industria del entretenimiento, y en Hobby hemos querido rendirle nuestro homenaje más especial a través de su imagen más representativa: su logotipo. ¿Nos acompañas en este gráfico viaje?

Cuando Nintendo abrió sus puertas, ninguno de nosotros había nacido, ni nuestros padres... ni nuestros abuelos. Hace un siglo y cuarto, un hombre llamado Fusajiro Yamauchi, bisabuelo del inolvidable Hiroshi Yamauchi, se sacó un as de la manga al fabricar su primera baraja de cartas Hanafuda, las tradicionales naipes japonesas del "juego de las flores" con las que, sin saberlo, plantó la semilla de una modesta empresa con sede en Kioto predestinada a entretener al mundo. Su nombre: Nintendo Koppai, la primera de cuyas dos palabras significa "Que el cielo decida tu suerte".

Desde entonces, aquella empresa familiar ha sobrevivido a dos guerras mundiales, varias crisis económicas y toda clase de vicisitudes empresariales en un mundo cada vez más competitivo, pero nunca ha dejado de disipar sus tinieblas con la Espada Maestra de la intuición y la Trifuerza del talento, la innovación y la habilidad natural para adaptarse a cada generación de jugadores. El resultado es una apasionante historia de éxitos y fracasos materializada en 672 millones de consolas vendidas, varias generaciones de niños que se hicieron adultos (o de adultos que se hicieron niños) a sus mandos y un reconocimiento universal que no ha dejado de crecer desde aquel primer día.

Por ello, en Hobby Consolas queremos celebrar esta efeméride rindiendo un homenaje distinto a la única compañía de videojuegos que ya estaba ahí cuando nacimos, tengamos la edad que tengamos. Os invitamos a un apasionante viaje a través de la seña de identidad corporativa más gráfica y esencial de toda empresa: su logotipo. Si creíais conocer a Nintendo como la palma de vuestro Power Glove, quizá os llevéis una sorpresa con esta infografía realizada por Gustavo Acero y difundida sin permiso por todo el mundo. Como diría Descartes (de naipes): rediseño, logo existo.

nintendo logos

 

 

¿Los conocíais todos... o sólo los tres últimos? Para ayudaros a entender mejor el porqué de cada diseño en relación con su contexto histórico, vamos a repasar cada uno de los años en los que la vieja Gran N hizo borrón y cuenta nueva en su manual de imagen corporativa mientras recordamos sus obras menos conocidas.

1889 

Nintendo puso las cartas sobre la mesa y dejó patente desde el principio su fidelidad a sí misma, pues su primer logo se mantendría intacto durante 75 años. Se trataba de su nombre en kanji, es decir, los caracteres utilizados en la escritura japonesa, cada uno de los cuales corresponde a las sílabas Nin 任 ten 天 do 堂. En esta primera etapa, Fusajiro Yamauchi (en la foto) se dedicó a la fabricación y distribución de cartas Hanafuda pintadas a mano, cuya popularidad fue aumentando cual Mario en un campo de setas, especialmente en los casinos ilegales frecuentados por la mafia japonesa que, según reza la leyenda popular, debe su nombre a la peor mano que se podía obtener en el juego de cartas de Nintendo: ya (8) ku (9) za (3). 

nintendo logo 1889

Yamauchi falleció a los 80 años de edad, y fue sucedido por su yerno Sekiryo Kaneda, que cambió el nombre original del planeta de Pikmin 3 (Koppai) por uno mucho más familiar: Yamauchi Nintendo & Co. Fue una de las pocas decisiones relevantes que tomó como presidente hasta su muerte en 1949, fecha en la que eligió como sucesor a su nieto, el auténtico Father Brain de Nintendo: Hiroshi Yamauchi.

 

1950's 

20084422052 1

Recién incorporado a su nuevo cargo, el joven Yamauchi dio un Falcon Punch en la mesa al renombrar la compañía como Nintendo Playing Card Company Ltd. para abrirse paso al mercado occidental. Este nuevo rumbo quedó plasmado cual rayo de Samus (por lo de plasma) en la primera renovación histórica del logo, que sustituyó los caracteres han por el as de picas de la baraja francesa. En 1959, Yamauchi firmó un acuerdo decisivo con Disney para comercializar varias series de naipes basadas en personajes de la multinacional americana como Pepito Grillo, que alcanzaron un incuestionable éxito en ventas (600.000 barajas vendidas en un año), lo que dibujó un animado y esperanzador horizonte en el paisaje financiero de la empresa.

Como dato curioso, en 2008, Nintendo rescató el as de picas de su antiguo logo para la portada del juego Magia en Acción. Y magia con las acciones es lo que estaba a punto de hacer Yamauchi-San en 1962, al llevar a la empresa a cotizar en las Bolsas de Kyoto y Osaka. Pero "Osakaba" un conejo nuevo de su chistera, o se vería en serios apuros para encontrar una identidad propia... tal como ocurriría a principios de los sesenta.

1960

chiritorie nintendo

Con los beneficios obtenidos y cada vez más consciente de las acuciantes limitaciones del mercado de las cartas, Yamauchi no tuvo más remedio que marcarse un "barrel-roll" digno de Fox McCloud y refundar la compañía en 1963 bajo el nombre Nintendo Company Ltd. En estos años llevó a cabo el mayor proceso de modernización de su historia, aunque ello supusiera arriesgar su capital en otros mercados como el del transporte privado, con su propia flota de taxis; la hostelería amorosa (¿nacerían ahí las posadas de Zelda II?); la alimentación con la venta de arroz instantáneo, e incluso el competitivo sector electrodoméstico, con su entrañable aspiradora Chiritory (en la imagen), que aparecería como guiño en un minijuego de WarioWare medio siglo más tarde. Si os fijáis, el invento ya parecía una versión beta del robot R.O.B., como si el destino hubiese querido señalarle a Yamauchi qué Senda Arcoiris tomaría para salir adelante.

A pesar de sus esfuerzos, el único negocio que no acabó en Disaster fue el juguetero. Soplaban vientos de cambio en el Mascarón Rojo de Nintendo con rumbo al oeste, como bien reflejó su primer logo con caracteres del alfabeto romano y tipografía de estética manuscrita, aunque su diseño variaría constantemente en función del producto. Esta falta de unificación de imagen revelaba cual Lente de la Verdad la crisis de identidad que Nintendo afrontaba a principios de los sesenta. Así, la primera versión en letra cursiva, que incluía una estrella como punto de la "i" (¿estaría Kirby detrás?), se utilizó en los primeros juegos de mesa y algunos juguetes como el hipnótico Rabbit Coaster, que podéis ver funcionando en este impagable vídeo. Por otro lado, la segunda variación, de estilo sesentero con aires de compañía automovilística, sólo se utilizó en algunas barajas de cartas, al igual que la tercera versión, bastante más convencional y más sosa que el arroz comercializado años antes.

1965

Nintengo Game logo

Ya en la segunda mitad de la década, Nintendo se dedicó a vender juegos de mesa de la archiconocida marca MB, cuya influencia creativa dio lugar a un logo algo más "original", aunque estuviera claramente inspirado en el de Milton Bradley. En su lugar, utilizaron las siglas NG y las cerraron en un fino círculo acompañado de las palabras Nintendo Game, que se imprimirían en las cajas de la mítica Ultra Hand y otros juguetes como el Captain Ultra Coaster, pariente lejano de Olimar. Además, sus diseñadores se cargaron dos pájaros de un tiro (apuntando maneras para Duck Hunt), ya que, en Japón, la "N" pasó a significar Nippon Game, o sea, "juego japonés". Poco tiempo después, el símbolo NG prescindió de la parte tipográfica, tal como aparece en el famoso Love Tester lanzado en 1968, aunque lo que de verdad enamoró fue su spot de televisión original. Inocencia en estado puro... y casto.

1967 

Estos años supusieron el auge de Nintendo como fabicante de juguetes, con productos tan molones como la Ultra Machine, una máquina lanza-bolas para jugar al béisbol en casa... y sacerle un ojo a la abuela. En ese momento se produjo el esperado acontecimiento: por fin, tras 78 años de ensayo y error, la factoría del Reino Champiñón encontró el estilo tipográfico definitivo, pero aún faltaba el toque de gracia... el inconfundible marco a su alrededor, que llegaría un año después, aunque no de la forma que recordáis. Antes de analizarlo, os presentamos la primera arma de destrucción masiva hallada en un yacimiento arqueológico, también conocida como Ultra Machine:

1968

 

Aún habría que esperar cuatro años para ver el característico marco redondeado protegiendo el texto cual Pokéball a Pikachu, porque el que se presentó en 1968 era hexagonal, como podéis comprobar bajo estas líneas. Este premonitorio diseño se utilizó en las cajas de los juegos de construcción N&B Block series y unas casitas portátiles de muñecas llamadas People House, que incluían la réplica de Alicia en el País de las Maravillas, entre otras. Como curiosidad, el mundo juguetero de Super Mario Land 2 conocido como "Mario Zone" incluía una nostálgica referencia a los bloques de Nintendo en forma de logo "N&B", como podéis ver en la esquina inferior derecha de este GIF.

nintendo logo 1968

A pesar de las evidentes similitudes de este logo rojo con la versión redondeada y más popular del mismo, la compañía se echó atrás con este diseño y siguió probando un par de ideas más antes de decantarse por la que todos conocemos. Pero antes de adentrarnos en la década de los setenta, echad un vistazo a esta fascinante colección de N&B Blocks. ¿A qué os recuerdan? En fin, sigamos con los legos, digo los logos.

1970

nintendo logo 1970

En esta ocasión, Nintendo volvió a combinar icono y tipografía por tercera vez (tras el as de picas y las siglas NG) en su isologotipo más sencillo hasta la fecha, que casualmente sentaría las bases del mote -que no Wiimote- con el que sería conocida décadas más tarde: la Gran N. Y en eso mismo consistía, una gran N negra como el alma de Ganon y sinuosa cual Hada de Fuente, situada sobre una peana sobre la que se inscribía el nombre completo. Este curioso diseño se incluyó en casi todos los juegos de mesa y juguetes nintenderos de la década, como el frenético Time Shock, los cochecitos March Rider (una especie de Hot Wheels a lo grande sin circuitos) o los teledirigidos Lefty RX, que podéis contemplar en esta fabulosa instantánea.

Ojalá un DLC de Mario Kart 8 con ellos...

1972

Llegamos al año clave en la historia "logotípica" de Nintendo. El logo tradicional con marco redondeado vio la luz por primera vez junto a uno de los productos más estrafalarios ideados por Yamauchi: el bongo electrónico Ele-Conga, que sonaba tal que así, y que recibiría su particular homenaje tres décadas después con los bongos de Donkey Konga para GameCube. A pesar de este sorprendente "Link to the Future" estético, ese mismo año se probó una última variación de la "N" en solitario, esta vez inscrita en blanco sobre un círculo negro, que únicamente se empleó en un juego de vaqueros llamado Wild Gunman Game. Estaba claro que la prioridad era conquistar al público "western" a toda costa...

1973

Sin embargo, en plena fiebre por los juguetes, a los diseñadores nipones debió de picarles la mosca tropical de la morriña entre tanto bongo, pues en un giro inesperado de los acontecimientos, decidieron volver a sus orígenes tipográficos orientales, empleando un exótico logo a base de caracteres katakana, uno de los dos silabarios fonéticos empleados en la escritura japonesa (al contrario de los kanji, que expresan conceptos). Yamauchi tardó dos años y varios juegos de mesa en rectificar y volver al logo original japonés de 1889 hasta que de pronto, casi cien años después, la luz se hizo al fin:

1982

El diseño definitivo mejoró la versión de 1972 con un marco más grueso en consonancia con el texto, ofreciendo una imagen de marca tan directa, sencilla y sólida como sus futuros juegos. No en vano, el clásico logotipo de Nintendo se convirtió por méritos propios en uno de los más reconocibles y redondos del mundo, como los barrilles que nos lanzó Donkey Kong en las salas recreativas, antes de metérsenos (léase con tilde y todo junto, ¡por Pauline!) en el bolsillo gracias a la gran creación de Gunpei Yokoi: las inmortales Game & Watch, que llegarían a vender 40 millones de unidades en todo el planeta. Ni mil Virtual Boys podrían empañar semejante triunfo para la época.

Como el mejor de los seleccionadores, Yamauchi tuvo en aquellos años la sobrenatural habilidad de rodearse de un 'Dream Team' de talentos irrepetibles como Shigeru Miyamoto, Takashi Tezuka, Tsunekazu Ishihara (Pokémon) o Yoshio Sakamoto (Metroid), un equipo de cerebros que, en sólo quince años, construyeron píxel a píxel la época dorada de compañía y probablemente de toda la industria, regalándole a Nintendo su ansiada identidad perdida. Desde entonces, nunca más dejaría de fabricar videojuegos, ni nosotros de disfrutarlos.

1983

El color negro dejó paso al rojo pasión que mejor define lo que sentimos por las consolas, un sentimiento fundido con los circuitos de Game Boy, NES, Super Nintendo, Nintendo 64 y GameCube, de los que salieron algunos de los títulos más influyentes del siglo XX, desde Tetris, Super Mario World o Super Metroid hasta Zelda: Ocarina of Time y Super Mario 64, probablemente, los dos mejores juegos jamás diseñados (discusión abierta a debate).

 

En 2008, nada menos que 25 años después del último cambio de imagen corporativa, el tristemente fallecido Satoru Iwata, cuarto presidente de la compañía, destiñó su logo más emblemático para conferir a Wii y DS una imagen más discreta, elegante y alejada de las jugueterías donde empezó todo. El resultado, la consola de sobremesa y la portátil más vendidas de toda la historia de la marca. Y algo nos dice que aún quedan muchos más logos por rediseñar, logros por alcanzar y años por cumplir.

 

El 23 de septiembre de 1889, una modesta empresa japonesa dejó que el cielo decidiera su suerte, y el cielo decidió que hoy cumpliera 127 años.

 

Felicidades, vieja Gran N. Ojalá cumplas otros 127... y nuestros bisnietos lo celebren contigo.

 

 

 

A la memoria de Satoru Iwata (1959-2015)

 

 


Fuentes: Beforemario.com, Nintendo.es, Wikipedia.

Nota: Es probable que en los últimos meses hayáis visto la infografía que da pie a este reportaje circulando por webs, blogs, tumblrs, twitters y redes sociales de todo el mundo. Para evitar confusiones, debemos aclarar que la infografía original es obra de Gustavo Acero y, por lo tanto, de Hobby Consolas. Los logos están recogidos, limpiados y ordenados a partir de las fotografías de los juguetes originales publicadas en el blog Beforemario.com, de donde procede parte de la información aportada.

Lecturas recomendadas