Principal Streets of Rage
Reportaje

Streets of Rage - El mejor beat 'em up de Sega Megadrive

Por David Martínez
-

En los años noventa había algo capaz de dividir la humanidad más que Pepsi o Coca-Cola, más que Sega o Nintendo, más que Madrid o Barcelona... era la opción por el mejor beta´em up. Capcom tenía Final Fight... y entonces Sega desarrolló el estupendo Streets of Rage, que se convirtió en una saga legendaria.

Streets of Rage (1991) fue el contraataque de Sega ante otro beat´em up desarrollado por Capcom: Final Fight.

Los juegos de peleas callejeras habían estallado con Double Dragon (Technos, 1987) y la propia Sega nos había dejado a todos boquiabiertos con Golden Axe en 1989 y con Alien Storm en 1990, pero después de ver el éxito en recreativas de Final Fight, necesitaba su propio "brawler".

Streets of Rage, que comiencen las tortas

Y para hacerle la competencia a los tres justicieros que se abrían paso a puñetazos por Metro City (Mike Haggar, Guy y Cody) Noriyoshi Ohba pensó en tres policías: Adam Hunter, Axel Stone y Blaze Fiedling. Los tres héroes de Streets of Rage eran arquetípicos: Adam era un boxeador fuerte y pesado, con movimientos lentos y contundentes. Axel, que iba vestido igual que Cody, era un luchador equilibrado, y Blaze, experta en judo, era la más rápida de los tres, pero la menos poderosa. 

Y frente a estos héroes, una organización criminal igualmente genérica. Se llamaba "El Sindicato" y estaba controlada por Mr. X. En Streets of Rage no quedaba muy claro cuáles eran las actividades criminales del Sindicato, pero lo que sí sabíamos es que nuestros tres protagonistas eran los únicos policías que se atrevían a plantarles cara en los 8 niveles del juego. 

Puede que su desarrollo no inventase la rueda, pero el sistema de llaves de Streets of Rage era más profundo que en cualquier otro brawler, y los gráficos (en el original de Megadrive) estaban a un gran nivel. Aunque nada puede compararse a su extraordinaria banda sonora compuesta por Yuzo Koshiro, con auténticos himnos a la música techno de los noventa. Aquí podñeis leer el análisis de 3D Streets of Rage, la versión para Nintendo 3DS.

El éxito del juego (llamado Bare Knuckle en Japón) justificó el lanzamiento de versiones para Master System y Game Gear, que además de sufrir recortes gráficos, perdieron al personaje de Adam y el modo para dos jugadores. 

Streets of Rage 2, la perfección de la lucha callejera

Streets of Rage 2, en 1993 (en Japón apareció en diciembre de 1992) mejoró todos los aspectos del primero. De nuevo el equipo Sega AM7, bajo la dirección de Noriyoshi Ohba, nos invitaba a recorrer las calles de una ciudad infestada de camorristas, pero absolutamente todos los aspectos del desarrollo se mejoraron, hasta convertirlo en uno de los juegos imprescindibles de la consola.

 

Axel y Blaze repetían como personajes jugables, pero  Adam había sido secuestrado, así que es se sustituyó por su hermano Eddie "Skate" Hunter y por el luchador Max Thunder (el personaje más poderoso y lento). Sí, cuatro personajes seleccionables, lo que en su época era un hito bastante importante y marcaba un giro drástico en la jugabilidad. Esta vez las estadísticas de cada personaje eran más extremas.

Streets of Rage 2

No se trataba solo de que hubiera personajes nuevos, sino que, además, todos disponían de un catálogo de golpes muy superior al de la primera entrega. El botón A ya no avisaba a los limitados "cañoneros" de la policía, sino que servía para ejecutar una cantidad ilimitada de movimientos especiales... Pero había que tener en cuenta que cada uno de esos movimientos nos restaba un poco de salud. La verdadera estrategia estaba en pulsar delante dos veces y puñetazo, lo que daba pie a ataques casi tan efectivos como el especial (el famoso uppercut de fuego de Axel o el salto de cabeza de Skate) sin coste de salud. 

Aquí podéis leer nuestro análisis de 3D Streets of Rage 2 (la versión para Nintendo 3DS idéntica al original de Megadrive) y también os invitamos a ver nuestra particular celebración del 23 aniversario del juego de Sega. Variedad de personajes, el tamaño de los sprites, la posibilidad de desplazarnos en vertical en algunos niveles y, de nuevo, la genial banda sonora de Yuzo Koshiro colocaron a Streets of Rage muy por encima de su predecesor.

Incluso las versiones para Master System y Game Gear, pese a sus carencias, tenían niveles exclusivos y un sistema de control mejorado respecto a los juegos anteriores.

Streets of Rage 3, el declive

Sólo un año más tarde, en 1994, los usuarios de Megadrive se cruzaron con la tercera entrega de la saga, que se salía de la línea callejera de los dos primeros. Por supuesto, Streets of Rage 3 era un "yo contra el barrio" pero entre los personajes seleccionables ahora encontrábamos un kanguro (sí habéis leído bien) y un científico con partes robóticas, el Dr. Zan.

Streets of Rage 3 3

Los impacientes pueden leer el análisis original de Streets of Rage 3 en Hobby Consolas. Era un cartucho de 24 megas (frente a los 16 del juego anterior) y eso se notaba en sus apartado visual, más cuidado y en la posibilidad de disfrutar de distintos finales. Sin embargo, los combates habían perdido frescura.

Las versiones japonesa y occidental de Streets of Rage 3 tenían diferencias argumentales, algunos enemigos censurados (el vestuario también era más recatado en el cartucho que recibimos en Europa) y mayor nivel de dificultad. La banda sonora, también con la colaboración de Koshiro, era buena, pero no memorable. 

Streets of Rage 3 2

En conjunto, Streets of Rage 3 sigue siendo uno de los mejores exponentes del género, pero no sorprendió tanto como la segunda entrega, y además la competencia ya se había puesto las pilas y en 1994 encontrábamos arcades como Alien vs Predator o Dungeons and Dragons Tower of Doom, mucho  más espectaculares.   

Streets of Rage 3

Si echáis de menos los combates de la era 16 bits y los salones recreativos, no os perdáis nuestros reportajes con los mejores juegos de lucha libre retro o los mejores juegos de Data East en recreativas y consolas. Y por supuesto, los fans de Sega no deben dejar escapar la selección con los 20 mejores juegos de Megadrive

Lecturas recomendadas