Timeless
Reportaje

Timeless - Análisis del primer episodio y comparativa con El Ministerio del Tiempo

Por Raquel Hernández Luján
-

Tras ver el debut de Timeless en Movistar Series Xtra ya podemos ofreceros el análisis del primer episodio y comparativa con El Ministerio del Tiempo.

Ayer Movistar Series Xtra ofreció en versión original subtitulada el primer episodio de Timeless. En el piloto vimos el planteamiento de la serie, cuyas similitudes con El Ministerio del Tiempo han llevado a sus creadores a interponer una demanda contra Sony Pictures Television, la productora encargada de sacarla adelante.

Las sospechas de Onza Partners se basan en que en abril de este mismo año, en el espacio del festival de Cannes dedicado al mercado televisivo, los creadores presentaron la serie ante una agencia californiana para que madurara la idea de realizar una adaptación americana de la serie española. Las negociaciones quedaron rotas pero uno de los productores de Sony habría desarrollado la idea que finalmente ha terminado materializando en Timeless sin aceptar ni señalar de ninguna manera la fuente de inspiración.

Ahora que hemos podido ver el primer episodio, podemos juzgar hasta qué punto se parecen y dar un veredicto sin lugar a dudas: El Ministerio del Tiempo es una serie infinitamente mejor a todos los niveles, incluso en lo que a dirección artística, postproducción y ambientación se refiere.

La forma de viajar al pasado

Empezamos por lo obvio: en Timeless los viajes en el tiempo se dan a través de una máquina similar a un batiscafo. Apenas han terminado de salir los títulos de crédito y ya sabemos que la "nave nodriza" ha sido robada por dos tipos y hemos reclutado a los tres incautos que irán en su busca en una nave más antigua pero operativa para evitar que alteren el pasado.

La tecnología ha sido creada por una empresa privada, Mason Industries, propiedad del inquietante Connor Mason (Paterson Joseph, que os sonará por Tú, yo y el apocalipsis). Como el futuro de los Estados Unidos está en entredicho, actúa en connivencia con el departamento de seguridad nacional personificado en la agente Denise Christopher (Sakina Jaffrey). 

Timeless

Ni rastro por tanto de las puertas de El Ministerio del Tiempo o de la forma en la que pueden comunicarse con el presente. Timeless le presta mucha más atención al sentido de la espectacularidad (efectos especiales, peleas cuerpo a cuerpo, fuego, explosiones...) que a los personajes en sí o el momento histórico al que viajan. Se ve todo más desde el presente, por decirlo de alguna manera.

El piloto de Timeless insiste en que lo importante es el cuándo y no el dónde porque su nave secundaria no puede determinar el punto exacto en el que se encuentra la nodriza pero sí en qué momento ha aterrizado. La primera misión del grupo les lleva a la Nueva Jersey de 1937 y estará vinculada con la desgracia del zepelín Hindenburg. Deben acudir ya que la persona encargada de robar la máquina del tiempo, Garcia Flynn (Goran Visnjic) pretende cambiar el fatal destino del dirigible sin saber bien en qué sentido.

Los protagonistas

En esta serie los tres personajes principales que viajan en la máquina del tiempo provienen de la misma época, algo que evita equívocos y resta comicidad a los diálogos entre ellos al expresarse.

Lucy Preston (Abigail Spencer) tiene el rol que podemos asimilar al de Amelia Folch (Aura Garrido), la primera mujer que cursó una carrera universitaria en España en el El Ministerio del Tiempo. Es una profesora de Historia y se encuenta en una dura tesitura: su madre agoniza. Rufus Carling (Malcolm Barrett) es un informático de Mason Industries y experto en tecnología espacio-temporal. Actúa como piloto de la máquina del tiempo y, aunque no es un hombre de acción, se defiende como puede.

El trío se completa con un exsoldado llamado Wyatt Logan (Matt Lanter) que vive atormentado por la culpa tras haber perdido recientemente a su esposa, otra de las coincidencias que de forma inmediata nos hace pensar en Julián (Rodolfo Sancho) aunque fusionado con el intrépido Alonso de Entrerríos (Nacho Fresneda) por su pasado militar.

El malo oficial del episodio termina hablando con Lucy y le cuenta que ha sido elegida por una razón. Además le muestra su propio diario del futuro dándole a entender que él es el bueno de la historia. También la invita a investigar sobre Rittenhouse. ¿A quién os recuerda? ¿A Lola Mendieta, verdad? Pues sí, el personaje de Natalia Millán se parece bastante...

El sentido del humor ligado a finalidad didáctica y la crítica social

El listón estaba muy alto, la verdad. El Ministerio del Tiempo tiene la capacidad de enseñar mientras divierte y entretiene. Reinterpretar y visitar pasajes de nuestra Historia mientras reflexionamos sobre la situación actual de nuestra sociedad y al mismo tiempo nos reímos, no es nada sencillo. Timeless carece de profundidad o de capas más allá del caso autoconclusivo que presenta en el episodio y los respectivos dramas familiares de los protagonistas entre los cuales ya se ha mostrado la típica tensión sexual que a bien seguro se estirará cual chicle durante toda la temporada.

Timeless

Todo en Timeless resulta forzado, precipitado, teatral y se aborda sin tacto alguno. Se podría haber sacado oro del hecho de que uno de ellos sea negro pero su speech sobre lo maravilloso que será ver a Michael Jackson bailar, a Michael Jordan encestar o a Obama llegar a presidente suenan a rechufla teniendo en cuenta las revueltas de Loiusiana y poca gracia tiene nombrar a OJ Simpson como excepción.

La presentación de la protagonista hablando de los genitales del presidente como justificación de la guerra de Vietman va por el mismo (desacertado) derrotero. El sentido del humor no es precisamente delicado, que digamos. Y la autocrítica no existe.

En fin, las similitudes de Timeless con El Ministerio del Tiempo son más que evidentes. No es un plagio literal (solo faltaría eso) pero la inspiración es clara en los personajes, sus motivaciones y el planteamiento general de la serie: salvar el pasado para salvar el futuro. Dicho lo cual, lo tiene crudo para despertar la misma oleada de simpatía. De momento su estreno ha sido muy modesto en audiencia tanto en Estados Unidos como en España y, para colmo de males, aquí será objeto de comparación siempre para perder, al menos si sigue la senda mostrada en el piloto. Ministéricos, la tercera temporada está en camino, esperemos que sin variar la calidad de la producción.

Lecturas recomendadas