Reportaje

Watchdogs 2 - Gameplay e impresiones del sandbox de Ubisoft para PS4, PC y Xbox One

Por David Martínez
-

Watchdogs 2 es el próximo sandbox de Ubisoft para PS4, PC y Xbox One, cuyo lanzamiento está previsto para el 15 de noviembre. Hemos tenido la ocasión de jugar a la última build (aún no es el juego final) durante casi tres horas, para contaros todo lo que hemos descubierto. 

El juego está ambientado en la ciudad de San Francisco, tres años después de lo que ocurrió en Chicago durante la entrega anterior. Ahora los hackers ya no se ocultan, sino que son auténticas estrellas de las redes sociales, que se enfrentan a la corporación Blume, quien controla la vida de los ciudadanos a través del sistema operativo CTOS 2.0. En este entorno, más luminoso que el del primer Watchdogs, conocemos a Marcus Holloway, el protagonista: un hacker que se une a Dedsec para luchar por la libertad.

Watchdogs 2 3

Misiones complejas

Por el momento, sólo hemos podido jugar una de las misiones de la historia: Haum Sweet Haum, en que hemos tenido que infiltrarnos en distintos puntos de la ciudad para conseguir información muy valiosa. Si conocéis el juego anterior, lo primero que os va a llamar la atención es que en Watchdogs 2 todo resulta mucho más intuitivo. De nuevo, nuestra principal arma es el hackeo (podemos manipular todos los sistemas electrónicos, desde cerraduras a cámaras y ascensores) pero en esta ocasión tenemos muchas más posibilidades, y se ejecutan más deprisa. 

Watch Dogs 2

Para librarnos de un centinela molesto, podemos optar por los modos expeditivos: las armas de fuego, el taser o los ataques cuerpo a cuerpo, armados con un yo-yo. Pero también hay otra manera de actuar. Podemos tenderle una trampa aprovechando su smartphone o atraer su atención hacia un lugar alejado con un cebo sonoro. Y eso es sólo el principio, porque para no "ensuciarse la manos", Marcus controla dos drones: una quadracopter volador, que puede colarse por ventanas y respiraderos y un coche teledirigido, capaz de manipular computadoras a través de un USB.

La misión que hemos jugado corresponde al final del primer cuarto de juego, y estaba a su vez dividida en objetivos menores, que se intercalaban con momentos puramente narrativos. Nos ha dado la impresión de que todo es mucho más sólido que en el juego anterior, a falta de profundizar más en la estructura de Watchdogs 2, y de que la historia cuenta por fin con un grupo de protagonistas con más "personalidad".

Watchdogs 2 2

Mucho por hacer

La historia de Marcus es sólo una pequeña parte de lo que nos ofrece este sandbox. En nuestra toma de contacto sólo hemos podido pasear por el área metropolitana de San Francisco (a esta zona hay que añadir Oakland, el condado de Marin y Silicon Valley) y sólo teníamos tres actividades secundarias abiertas: carrera de drones (en primera persona), carrera de motos y servicio de taxis. Tampoco podíamos instalar nuevas apps en nuestro smartphone ni probar los modos multijugador online. Y aún así, la densidad de la ciudad -en posibilidades y población- es mucho mayor.

Watchdogs 2

Como os hemos comentado en nuestro Gameplay de la ciudad de San Francisco en Watchdogs 2, el comportamiento de los NPCs resulta muy natural, tenemos decenas de formas de interactuar con ellos -desde robarles con el móvil a insultarles- y sus reacciones parecen orgánicas. Y por supuesto, podemos visitar innumerables tiendas para cambiar nuestro aspecto (y mejorar el equipo de combate) y activar el viaje rápido -que tampoco estaba disponible en nuestra demo-.

Durante nuestro gameplay nos hemos puesto al volante de vehículos de lo más variado. Mientras que los coches resultan un poco complicados de controlar, con un peso exagerado y poca tracción, las motos y embarcaciones se comportan de un modo más fiable y son lo más recomendable para recorrer la ciudad en los momentos de más tráfico. 

Técnica notable

Watchdogs 2 no parece un título apabullante en una primera impresión (aún tenemos que ver cómo aprovechará PS4 PRO, ya que es uno de los primeros juegos compatibles que se han anunciado), pero sí que ofrece detalles de calidad. Ya hemos mencionado que hackear es más intuitivo, pero no es lo único; la manera en que Marcus recorre la ciudad, utilizando movimientos de parkour, es muy fluida, y la iluminación, en el ciclo día/noche también parece muy natural.  

Pronto os ofreceremos un avance con nuestras impresiones finales de Watchdogs 2, pero por el momento os podemos adelantar la sensación de que se han subsanado muchos de los errores que impidieron que la entrega anterior llegase más lejos en un género tan disputado como el del sandbox, o aventuras de mundo abierto. Quedaos con su nombre, porque Marcus Holloway va a intentar enmendarlo dentro de muy poco.

Lecturas recomendadas