Análisis

Análisis de Atelier Shallie: Alchemists of the Dusk Sea

Por Roberto J. R. Anderson
-

Versión comentada: PS3

Atelier Shallie: Alchemists of the Dusk Sea, la tercera entrega de la trilogía Dusk (la más reciente encarnación de la saga Atelier) llega esta semana. Seguramente sea el último Atelier que veamos en PlayStation 3, antes de que la saga de Gust y Koei Tecmo dé el salto a la nueva generación.

Estamos ante la decimosexta entrega principal de Atelier, aunque a lo largo de su historia esta gran saga ha conocido multitud de arcos argumentales en universos distintos. Con este, ya van seis Atelier en PlayStation 3, divididos en dos trilogías no conectadas. La primera de ellas, por cierto (trilogía Arland) aparecerá reeditada y recopilada en un solo disco este viernes en nuestro país, el mismo día que el juego que nos ocupa en este texto.

La tercera entrega de Dusk

Atelier Shallie es el tercer capítulo de la serie Dusk, y probablemente el último a pesar de que sus creadores dejaron la puerta abierta a convertirla en tetralogía. En cualquier caso, no es estrictamente necesario haber jugado a los dos anteriores, ya que los protagonistas son diferentes y viven una aventura completamente nueva (aunque algunos de los secundarios reaparecen).

Atelier Shallie transcurre diez años después de los sucesos de Atelier Ayesha (del cual por cierto analizamos su edición ampliada para PS Vita hace poco), y seis años después de Atelier Escha & Logy. El deterioro del mundo que empezamos a ver en Atelier Ayesha continúa yendo a peor, y en las tierras que antaño eran fértiles ya apenas crece nada. Sólo parece haber una ciudad que resiste esta decadencia: Stellard, conocida como la ciudad oasis. Pero incluso en la tierra de Stellard están también apareciendo graves señales de declive. ¿Estará cerca el fin del mundo?

Al igual que en Atelier Escha & Logy, al comienzo del juego tenemos que elegir vivir la aventura desde el punto de vista de uno de los dos personajes protagonistas, que en este caso son dos jovencitas y ambas responden al nombre de Shallie.


Por una parte tenemos a Shallistera, una reservada y responsable hija de un líder tribal que viaja a Stellard buscando una solución al deterioro de su tierra natal. Y por otra tenemos a Shallotte, una enérgica y ambiciosa chica residente en Stellard que se dedica a realizar pequeños trabajos y a cuidar la tienda familiar mientras sueña con grandes cosas. Aunque el grueso de la aventura es el mismo, dependiendo de a quién escojáis presenciaréis escenas y diálogos diferentes. Además, cada Shallie cuenta en su aventura con distintos finales distintos, que dependen de vuestras acciones y decisiones.

Explorar y crear

Como es habitual en la saga, lo más importante consiste en visitar los diversos puntos del mapamundi y explorar sus escenarios en busca de ingredientes, que nos sirven para crear nuestros propios ítems y para superar las diversas tareas que nos son encomendadas.

Pero no sólo encontraréis ingredientes en esas áreas, sino también bestias salvajes y todo tipo de enemigos a los que debéis vencer en combates por turnos. El sistema de estas peleas es muy clásico y sencillo, y cada uno de vuestros personajes cuenta con habilidades y puntos fuertes diferentes. Además, con vuestra Shallie podéis usar los objetos que hayáis creado vosotros mismos, los cuales pueden resultar muy dañinos para los enemigos o bien proteger a vuestros personajes de distintas maneras.

Durante la aventura tenéis que cumplir una serie de objetivos para avanzar ("Life Tasks"), aunque el juego nos ofrece libertad para dar prioridad a unos u otros. Además, hay una cantidad enorme de misiones secundarias (por ejemplo, encontrar ingredientes específicos y abatir a enemigos concretos) que lo hacen más ameno, variado y desafiante.

Pero la mayor chicha del juego está en su sistema de síntesis de objetos. Con los ingredientes que reunáis a lo largo de los escenarios, podéis crear un sinfín de ítems que os proporcionarán beneficios de lo más diverso. Si en anteriores Atelier el sistema de crear ítems ya era profundo, en Atelier Shallie lo es aún más gracias a su mayor variedad de ingredientes y a la mayor cantidad de objetos que podéis crear.

Apartados visual y sonoro

Los escenarios, aunque sencillos y no muy extensos, son ahora más amplios y cuentan con más detalles que en anteriores entregas. Pero, de todos modos, no es un juego que destaque por sus gráficos. El diseño de personajes sí está bastante logrado, y lo valoraréis especialmente si sois amantes de la estética manga/anime.


A unas melodías correctas se une una opción que los amantes del rol japonés siempre apreciamos: la de seleccionar las voces entre el doblaje en inglés y el original en japonés. Eso sí, tened en cuenta que los textos llegan en inglés, como siempre con esta saga.

Conclusiones

Si disfrutasteis con entregas anteriores y tenéis ganas de más, sin duda quedaréis satisfechos con esta entrega, que perfecciona aún más los conceptos de la saga y ofrece escenarios más amplios. Y si nunca habéis probado antes un Atelier, sabed que os espera un juego de rol centrado en la síntesis de objetos y en los diálogos, de ritmo lento pero que os enganchará si sus conceptos resultan ser de vuestro agrado.

Valoración

Si os gusta el concepto y sabéis inglés, esta entrega (casi seguro la última para PS3) os dejará satisfechos.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Profundísimo sistema de creación de obje-tos. Mucho humor y una aventura larga.

Lo peor

Está en inglés. Su ritmo lento, centrado en los menús y diálogos, no gustará a todos.

Lecturas recomendadas