Análisis

Análisis de Crimes & Punishments Sherlock Holmes

Por Alberto Lloret
-

Versión comentada: PS4

Crimes & Punishments es la séptima entrega de la longeva saga Adventures of Sherlock Holmes, iniciada en 2002 por el estudio independiente Frogwares, con la que recuperan al famoso detective creado por Sir Arthur Conan Doyle para meterlo de lleno en una serie de nuevos casos que nos transportan, de nuevo, el estilo más tradicional del género aventurero…

Frogwares, el estudio independiente afincado en Irlanda y Ucrania, puede presumir de ser uno de los pocos que lleva apostando, durante más de una década, por las aventuras puras y duras, como las de antes. Su principal estandarte es la serie Adventures of Sherlock Holmes, que juegos casuales y portátiles aparte, ya cuenta con 6 entregas, siendo este Crimes & Punishments la séptima, y el debut en PS4 y Xbox One. Doce años limando, afinando y cuidando su serie para llegar a este título que, sobre los mimbres conocidos, supone un paso adelante en diversos frentes.

Como anteriores juegos de la serie Sherlock Holmes, esta entrega  toma como base el universo y los personajes creados en 1887 por Sir Arthur Conan Doyle, respetando prácticamente todo, desde su residencia en Baker Street a su fiel compañero Watson o la continua colaboración con el inspector Lestrade. Pero, en esta ocasión, Frogwares ha huido de la visión que dejaron las películas de los años 60 para ofrecer un detective más “moderno” y ácido que además deja entrever los problemas que tenía en las obras originales, como su adicción a la cocaína.

ADVERTENCIA: SI NO QUIERES DESTRIPARTE ALGUNOS ASPECTOS DEL JUEGO, NO VEAS EL VÍDEO

Seis casos especiales para un único detective

El resto, como en los anteriores juegos, es completamente original. De hecho, en Crimes & Punishments  no nos enfrentamos a un único y complejo caso, como pasó con El Testamento de Sherlock Holmes, sino que nos esperan un total de 6 casos originales que abarcan todo tipo de situaciones, desde la desaparición de un tren a un misterioso asesinato en una sauna romana cerrada. Y, todos ellos, nos obligarán a meternos "de verdad" en el pellejo de Holmes, para agudizar nuestro ingenio al máximo, a estar atentos al más mínimo detalle, para dar con las pistas que resuelvan el caso.

En Crimes & Punishments, la acción brilla casi por su ausencia, y como aventura de corte “clásico” que es, casi todo se concentra en tres pilares: la exploración de los entornos en busca de pistas, los diálogos/interrogatorios con los principales personajes de cada caso y, a través del análisis de las pruebas y la deducción, llegar a una conclusión y señalar a un culpable. Cada uno de estos pasos integra distintas mecánicas de juego. Así, por ejemplo, mientras que exploramos un entorno nos podemos mover en primera o tercera persona (basta con pulsar Círculo para cambiar la perspectiva), interactuar con objetos, recoger pruebas… y más.

ADVERTENCIA: SI NO QUIERES DESTRIPARTE ALGUNOS ASPECTOS DEL JUEGO, NO VEAS EL VÍDEO

En estos momentos podemos usar el “sexto sentido” de Sherlock Holmes, que vuelve la pantalla grisácea y que, al pasar por determinadas zonas, va resaltando algún indicio con palabras hasta descubrir la prueba en cuestión. Y no solo eso: en ciertos escenarios del crimen, o lugares relacionados, podemos usar la llamada “imaginación” de Holmes, que no es otra cosa que una recreación imaginaria, sobre el terreno, de lo que podría haber pasado, como ver el mencionado tren que desaparece.

Además de estas dos técnicas únicas y exclusivas de la mente privilegiada de Sherlock, reunir las pistas nos lleva también a realizar otras tareas, muchas de ellas representadas por un minijuego o mecánica distinta. Por ejemplo: para ganarnos la confianza de un personaje tenemos que ganarle un par de veces a un pulso, en un minijuego que se basa en una barra de estamina y la pulsación de dos botones (uno para hacer fuerza y otro para mantener). Y hay más: abrir cajas con cerradura, medir la distancia entre dos marcas de ruedas de carruaje, lanzar un arpón…

Incluso hay pequeños puzles “etéreos”, con humo recreado con colores de neón, que juegan con la perspectiva y un par de piezas móviles, y que vienen a recrear el proceso por el cual Sherlock recuerda una marca de tabaco, un nombre… Muchas de estas mecánicas de juego especiales se pueden saltar pulsando el panel táctil del Dual Shock 4 si nos quedamos atrancados, algo que puede llegar en algunas ocasiones, como al enfrentarnos a algunas cerraduras complejas. Tampoco faltan pequeños puzles, como crear un reactivo químico siguiendo unas instrucciones incompletas, limpiar una carta emborronada, etc.

Crimes & Punishments no busca dejar bloqueado al jugador (sirva como ejemplo la opción de saltarse ciertos puzles), pero quedarse atrancado entra dentro de lo posible si se nos pasa algún detalle, algo que puede suceder con relativa facilidad si no prestamos atención a una conversación o algún detalle. A veces, algo tan sencillo como no inspeccionar una señal o no realizar una acción concreta, como no revisar el revés de un billete o nuestro archivo personal, puede dejarnos bloqueados, sin saber qué hacer. Pero todo tiene remedio, y ahí entra en juego nuestro diario

Pulsando Cuadrado, accedemos al diario, que no es otra cosa que un registro de TODO. Puedes repasar diálogos enteros, ver los perfiles de los imputados, las pruebas, el mapa con las zonas disponibles, las tareas en curso… todo. Y lo visitarás a menudo, ya que, por ejemplo, en el apartado de las pruebas, aparecerán iconos que te pueden ayudar, como si una pista requiere más trabajo (como un análisis químico, consultar nuestro archivo...). Sobra decir que, del mismo modo, todo se va actualizando con nuestras últimas pesquisas, como las fichas de los personajes.

Y ¿para qué queremos toda esta información? Pues muy sencillo: para utilizarla cuando sea necesario, como en los diálogos y los interrogatorios con los principales personajes. Son otro de los pilares de las investigaciones, y de hecho, cuentan también con sus propias mecánicas. Por ejemplo, al hablar con un personaje, siempre podemos hacerle un “escaneo” para conseguir, de un primer vistazo, información extra sobre él. ¿Algo en su apariencia contradice lo que nos está diciendo? Observar es vital.

Ropa limpia, sucia o remendada, alianzas o marcas de que las hubo, cicatrices o yagas en las manos, un telegrama que asoma de un bolsillo… Revisar todos y cada uno de los personajes amplía su descripción y  nos da pistas extra que podemos utilizarlas en contra de sus propias declaraciones. Y siempre, al pillarle en un renuncio, se inicia de forma automática un Quick Time Event, que nos invita a pulsar rápidamente el botón Cuadrado para que aparezcan 5 opciones, con las que tumbar la trola que nuestro interlocutor nos está intentando colar... Si fallas al dar la respuesta, tranquilo, porque siempre volverás al comienzo del Quick Time Event, hasta dar con la correcta.

Por último, con todas las pistas que extraemos tanto del entorno como de los interrogados, podemos establecer conexiones e hipótesis, en el llamado “espacio de deducción”, que en cierto modo recrea de forma visual las conexiones neuronales que establecemos en el cerebro al asociar dos indicios o pistas. Cuantas más pistas recabemos, más nodos neuronales podremos crear y estar más cerca de resolver el caso. Además, algunas asociaciones de ideas dejan la puerta abierta a diferentes hipótesis o vías de investigación ¿El golpe mortal fue fortuito o intencionado? ¿el tren desapareció en el interior de una mina o en un pantano?

Así, eligiendo una vía de investigación u otra, llegaremos a diferentes conclusiones y acabaremos apuntando a un culpable u otro, siendo Sherlock Holmes el responsable directo de a quién señalamos y el castigo que se ejecuta. De este modo, al terminar cada caso seremos evaluados, y podremos comprobar si hemos acertado o no en nuestras pesquisas. De ahí que el título esté ligado con la obra de Dosstoyevski, “Crimen y Castigo”, a la que Holmes dedica tiempo en cada viaje en carruaje.

Además, cada uno de los seis casos, en los que no vamos a entrar en detalle para evitar destripes, puede dejar una duración media de entre 2-3 horas, y eso si no te quedas atascado, por lo que el juego, como mínimo, deja una duración media de 12 horas, muchas más si repites los casos para buscar todas las pistas (es fácil terminar dejando alguna por el camino), si no has acusado a la persona correcta, etc etc.

Sobre el papel, todos estos mimbres dejan una aventura de corte clásico, que invita a leer, a fijarse en cada detalle y a pensar. En cierto modo resulta bastante guiada, y hay que hacer determinadas cosas sí o sí para poder avanzar. Salvo los minijuegos y puzles, estarás hablando o inspeccionando los entornos. Unas mecánicas que pueden parecer simples y hasta cierto punto repetitivas, y que en cierto modo lo son, pero que están tan bien dosificadas, hiladas por buenas historias e intercaladas con variados minijuegos que al final el juego atrapa aunque no quieras, y eso sin contar con su soberbia ambientación, que es otra de las novedades de esta entrega.

Crimes & Punishments es el primer juego de la serie en utilizar el motor gráfico Unreal Engine 3, lo que ha permitido crear unos entornos más ricos en detalle (los baños romanos, por ejemplo, son un ejemplo de ello), con mejores efectos de iluminación y, en resumen, un apartado gráfico que entra por los ojos. No impresiona, no revoluciona nada… pero cumple y cuenta con detalles de calidad, como el acabado de los entornos, aunque los modelos de los personajes resultan un poco robóticos e inexpresivos, aunque texturas (piel, ropa…) tienen buen nivel.

No deja de ser el trabajo de un estudio independiente modesto, que no cuenta con los medios de las grandes. Pero, aún con eso, los resultados cumplen su parte con soltura y te meterán de lleno en el universo de Holmes como ningún otro juego había logrado antes. Eso es ya todo un logro, del que pueden estar muy orgullosos en Frogwares. Pero… tampoco es oro todo lo que reluce y, aunque el juego nos ha gustado y atrapa de principio a fin a poco que te introduzcas en sus misterios, también tiene cosas que son claramente mejorables.

Para empezar, el desarrollo está bastante encorsetado. Hay que realizar una serie de acciones sí o sí, y hasta que no tengas las pistas suficientes, aunque te tires 40 minutos buscando, la historia no puede seguir avanzando. Pero no es menos cierto que es un mal endémico del género... Ligado a esto, está otro problema: los tiempos de carga. Cada vez que cambiamos de localización, ya sea tocando el carruaje que hay en cada entorno (que son zonas más bien pequeñas) o a través del diario, hay un tiempo de carga. Y, a veces, nada más llegar a la zona e interactuar con un personaje, otra carga.

No son excesivamente largas y, siempre que hay un carruaje de por medio, dan la opción de revisar el diario o meternos en el espacio de deducción para ir estableciendo hipótesis de investigación… pero en cierto modo, ralentizan un poco un desarrollo de la aventura. Si a esto sumamos que el ritmo de juego es más bien pausado y que te puedes quedar bloqueado, el resultado es un juego que encantará a los fans de Sherlock Holmes y a los amantes de las aventuras en el sentido más puro de la palabra, sobre todo de investigación al estilo de L.A. Noire (pero sin mundo abierto y nada de acción). Al resto, su estilo "más tranquilo", puede a priori dejarles algo fríos.

Pero si le das una oportunidad y te dejas llevar por el género, te sumerges en su ambientación y sigues la historia de cada caso, pronto te darás cuenta de que no puedes soltar el mando, que quieres saber más, que quieres descubrir quién es el asesino. Es en ese momento cuando ya habrás mordido el anzuelo de Crimes & Punishments, y no podrás parar hasta terminarlo, sin importar que gráficamente no sea el techo de la consola y que su propuesta, aunque por momentos pueda parecer añeja, sigue divirtiendo como el primer día. Y, eso es lo elemental, queridos Watson.

Valoración

Aventura clásica, sin acción, que centra su atractivo en "obligarte" a pensar como Holmes. No asombra en lo visual y puede resultar lento, pero como lo pruebes... caerás rendido.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Aventura pura. La ambientación de los casos. Obliga a pensar y estar atento.

Lo peor

Los tiempos de carga. Quedarse "atrancado". Su ritmo puede resultar lento.

Lecturas recomendadas