Análisis

Análisis de Disney Infinity 3DS

Por Roberto J. R. Anderson
-

Disney Infinity, el juego que nos permite conectar figuras reales de los personajes Disney con nuestra consola, también ha aparecido en 3DS. Pero, aunque su nombre y sus figuras son las mismas que en otras versiones, su contenido es completamente diferente y está centrado en los minijuegos. 

Durante estos últimos meses se ha hablado mucho de Disney Infinity, el ambicioso proyecto con el que la compañía de Mickey Mouse está dispuesta a arrasar tanto en el mercado de los videojuegos como en el de los juguetes coleccionables. Sin embargo, se ha dicho muy poco de la versión de 3DS, que es muy diferente de las otras, de las que ya os ofrecimos su correspondiente análisis hace una semana.

A simple vista su Starter Pack parece muy similar al de los otras versiones: una gran caja que incluye los mismos elementos, entre ellos las figuras de Jack Sparrow (Piratas del Caribe), Sulley (Monstruos University) y Mr. Increíble (Los Increíbles). El precio, al contrario de lo habitual en juegos de 3DS, también es idéntico al de las ediciones de sobremesa, ya que las figuras y la Base Infinity encarecen el producto.

Antes de jugar...

La primera peculiaridad de esta versión salta a la vista cuando abrimos la caja y nos encontramos con que, aunque las figuras son las mismas de las otras ediciones, la Base Infinity en cambio es bien distinta: si bien la de otras consolas permite conectar dos figuras al mismo tiempo, ésta sólo permite una (junto a un playset y varios power discs). Además, no funciona por cable, sino que se conecta a la 3DS mediante infrarrojos. Así que antes de jugar, haceos con unas pilas y un destornillador adecuado.

Una vez que escaneamos nuestras figuras con la Base Infinity, podemos olvidarnos para siempre de estos juguetes o dejarlos como adorno en nuestra estantería, ya que los personajes se quedan guardados para siempre en nuestra partida y no hace falta volver a conectarlos nunca más. Aunque recordad que sí podemos usarlos en las otras versiones del juego, si lo tenemos.

Modos de juego

En cualquier caso, ahora disponemos de tres personajes que podemos elegir para las distintas modalidades que nos ofrece el título. El modo principal es Historia, en el que participamos en diferentes tableros al más puro estilo Mario Party, y en cada turno nos enfrentamos a minijuegos al azar. En el Juego rápido podemos echar una partida también en tableros de manera un poco más ágil y con menos diálogos. Por su parte, en Aventuras podemos elegir el minijuego que queramos (entre los que hayamos desbloqueado) de la lista y jugar con menos complicaciones. Y en Multijugador tenemos la posibilidad de compartir la experiencia con un amigo en conexión local.

Este multijugador es una de las cosas menos cuidadas del juego y nos deja bien claro lo poco que se han esmerado los desarrolladores en ofrecer unas opciones a la altura, ya que a pesar de que todos los minijuegos de este Disney Infinity portátil están diseñados para 4 personajes, sólo permite 2 jugadores, y cada uno tiene que tener una copia del juego. En todos los minijuegos nos enfrentamos a otros héroes controlados por la máquina, y sería lógico esperar que un título de estas características tuviera un multijugador para hasta cuatro amigos. Tampoco hay ni rastro de StreetPass ni modo online.

¿Y qué hay de estos minijuegos? Pues nos encontramos ante una colección de 52 pasatiempos (al principio 27; hay que desbloquearlos poco a poco) en pequeños escenarios, con un nivel de detalle gráfico lejos de las capacidades de 3DS y ambientados en distintos universos de Disney como Piratas del Caribe, El Llanero Solitario, Monstruos, Los Increíbles y otros, no sólo con mecánicas simplonas y poco inspiradas sino también con planteamientos trillados hasta la saciedad. He aquí unos ejemplos: descender en caída libre mientras atravesamos anillos para ganar puntos, un duelo de esgrima en el que hay que esperar un mal movimiento del rival para asestarle, una competición ascendente en la que el objetivo es ir dando saltos de plataforma en plataforma para llegar arriba el primero, y un clon de Mario Kart con una profundidad de juego nula. Al menos, los minijuegos tienen bastante variedad: los hay de plataformas, de acción, de velocidad, de disparos, etc. Eso sí, algunos son demasiado parecidos entre ellos. Por otra parte, algunos son compatibles con los controles táctiles, aunque éstos no siempre funcionan del modo más deseable.

Comprar para desbloquear

Hay una opción de tienda en la que se puede conseguir más contenidos mediante puntos obtenidos en el juego, aunque muchos de los elementos y habilidades sólo se pueden conseguir con power discs. Y por supuesto, sólo podéis controlar a los tres personajes del Starter Pack a no ser que adquiráis más figuras, aunque los héroes que controla la máquina al azar sí son ajenos al Starter Pack.

En el juego de consolas de sobremesa esta fórmula funciona bastante bien porque al comprar más juguetes tenemos nuevas aventuras y nuevos personajes con características diferentes, pero aquí los personajes se comportan de manera muy similar y no hay grandes sorpresas ni incentivos que obtener con ese desembolso extra. ¿Os imagináis que en un Mario Party sólo se pudiera controlar a Mario, Peach y Waluigi y hubiera que comprar juguetes para desbloquear a los demás? Sería raro; en cambio, si comparamos las otras versiones de Disney Infinity con juegos de aventura y plataformas, nos damos cuenta de que tener tres personajes jugables es mucho más razonable y hasta generoso en un título de esas características.

De esta manera, nos encontramos con un juego de 3DS mediocre, acompañado de unas figuras poco útiles (sólo necesitamos escanearlas una vez) y, si invertimos una cantidad de dinero extra aún mayor en figuras y power discs, acabamos teniendo un título de minijuegos más completo, pero aún flojo.

Conclusiones

A diferencia de su competencia Skylanders, que ha ofrecido unas versiones bastante dignas en 3DS de sus juegos, Disney Infinity en la portátil no tiene nada que ver con sus notables hermanos mayores y es un título de minijuegos genérico, con tiempos de carga constantes y que te limita demasiado en función de los elementos extra que hayas comprado.

Teniendo en cuenta que las figuras son compatibles entre unas versiones y otras, este juego podría ser un complemento medianamente agradable a alguna otra versión si no fuera porque la única opción de adquirirlo es en su Starter Pack, por lo que si ya tienes otra edición tendrás las figuras repetidas.

En definitiva, si las otras versiones de Disney Infinity nos gustaron y nos parecieron un producto de gran calidad, no podemos decir lo mismo de la edición que nos ocupa. En el otro Disney Infinity el Starter Pack te da acceso a tres buenas aventuras y muchos modos y opciones estupendos, y resulta razonable tener los contenidos adicionales como extras opcionales entre los que elegir para expandir de buena forma la aventura. En cambio, en este título el concepto no funciona bien, y no tiene mucho sentido tener que gastar considerablemente más para desbloquear más contenidos insulsos y poder jugar con otros personajes en sus poco inspirados minijuegos.

Valoración

Un conjunto de minijuegos para 3DS mediocre, acompañado de unas figuras poco útiles (sólo necesitamos escanearlas una vez) que se aprovecha del éxito de su "hermano mayor".

Hobby

50

Regular

Lo mejor

Sus figuras están diseñadas con calidad. Los minijuegos son variados.

Lo peor

Sale demasiado caro. Minijuegos simples y génericos. Sólo 2 jugadores.

Lecturas recomendadas