Análisis

Análisis de La Gran Fusión para Android e iOS

Por Sergio Gracia
-

¿Qué ocurrirá en el futuro si el mundo sigue por éste camino? La Gran Fusión hace un ejercicio de crítica social anticipándose a los acontecimientos de una forma cómica y satírica con sabor nacional.

En más de una ocasión ya hemos comentado lo que ha supuesto para los equipos de desarrollo independiente la adopción de smartphones y tablets como plataformas viables para jugar, pero además su cada vez más aceptada validez en la industria de los videojuegos ha dado pie al resurgir de géneros que, lejos de estar muertos, sí que se habían escondido en oscuros rincones donde únicamente los que sabían dónde y qué buscar eran capaces de encontrarlos. Un buen ejemplo son las aventuras gráficas, aquellas que hace años tuvieron una espectacular época de oro y que, hoy en día, viven un pequeño resurgir gracias a estudios como Loading Home.

Este equipo formado por artistas y programadores españoles ya nos dejaron claro que tenían grandes ideas y mucho talento con The Passenger, su anterior aventura gráfica para iOS y Android. Ahora vuelven a repetir en el género más novelístico con La Gran Fusión, un título que no dejará indiferente a nadie, sobre todo por la historia que... un momento, no nos adelantemos y vayamos paso por paso.

Anticipándose a los acontecimientos

A nadie que viva en este mundo se le escapa que estamos atravesando un tiempo de cambio y, lo peor de todo, es que es para mal. La crisis está haciendo estragos y los que están por encima de nosotros, supuestamente para poner en su lugar un tren que hace tiempo ha descarrilado, no parecen tener la solución a todos estos problemas, algo que únicamente paga la gente de a pie.

Con esta premisa de tanta actualidad, cruda y por desgracia real, comienza La Gran Fusión. El juego de Loading Home es una enorme crítica social que mete el dedo en un tazón con sal para seguidamente introducirlo en la yaga de la clase política, sus polémicas decisiones y, en general, todo lo que rodea a la situación actual del país. Aún así y a pesar de tratarse de un tema tan delicado se atreven a darle un toque de humor negro y sarcástico que encaja a la perfección con el tipo de juego que se trata.

La historia de La Gran Fusión comienza en el año 2022, cuando todo se ha ido al garete (más aún) y los que antes eran respetados intelectuales ahora se encuentran trabajando en miserables oficios, y eso si tienen empleo. Los billetes de metro sencillo cuestan la barbaridad de 50€. Los que antes eran ricos ahora lo son aún más, los que eran pobres rozan la indigencia... Sí, es el año 2022, pero la historia nos resulta muy cercana.

La aventura gráfica de Francisco Ibañez

Antes de nada, por si este ladillo lleva a algún tipo de confusión, nos gustaría aclarar que el genial Francisco Ibáñez, creador de tebeos tan míticos como Mortadelo y Filemón o 13 Rue del Percebe, no ha tenido nada que ver con La Gran Fusión (al menos que nosotros sepamos), pero cualquiera podría decir de primeras que así ha sido. No sólo por el toque ácido que arremete contra los temas de actualidad más polémicos sin despeinarse, tal y como el dibujante catalán ha hecho siempre en sus obras, sino también por ese estilo artístico tan 'decadente'.

Los diferentes entornos y escenarios, dibujados a mano, están llenos de detalles, de esos en los que en un principio tal vez no hayas caído, pero que están ahí y para reforzar el conjunto general de la obra, tal y como ocurre en los cómics de F. Ibañez. Los personajes que nos encontraremos a lo largo de la aventura también parecen haber bebido directamente del universo creado por el historietista español por sus marcadas personalidades y absurdos trasfondos. Vaya, que tal y como decíamos, es como si estuviéramos jugando a una aventura gráfica salida de la cabeza del legendario dibujante.

Pero en La Gran Fusión no sólo encontramos grandes parecidos con la obra de Francisco Ibáñez, también surgen infinidad de guiños y referencias a otros videojuegos, películas o fenómenos de Internet que no se le escaparán a nadie. Gordon Freeman, Nyan Cat, El Club de la Lucha, Star Wars, Pokémon, The Day of the Tentacle... todo un homenaje al detalle y al mundo del entretenimiento.

Usar rata enjabonada con platos sucios

La Gran Fusión es una aventura gráfica clásica, de las de ir recogiendo objetos que podremos usar entre ellos o con el entorno, de esas que Lucas Arts puso tan de moda en los años 80 y 90. El sistema de juego es tan sencillo como señalar los puntos donde queramos ir o acceder a los menús desplegables de los objetos interactuables con sólo tocar la pantalla.

Al contar con entornos tan 'fundidos' en los que lo único que destaca notablemente son los personajes, era necesario crear un sistema para indicar al jugador qué ítems pueden ser recogidos, así que, al pulsar la pantalla se nos marcarán los elementos que puedan ser utilizados en un pequeño radio (tampoco es plan de hacer las cosas tan fáciles).

Aunque el juego está cargado de diálogos ingeniosos, momentos surrealistas y divertidas secuencias, sí es cierto que echamos en falta algo más de ritmo y dinamismo. No sabemos si ésta sensación viene dada por culpa de las pausadas animaciones o lo estático de los fondos, si es por la música o por el aspecto desganado de Max, el protagonista, pero el caso es que, en ocasiones, nos parece un poco tedioso. Ahora bien, el cómputo global de La Gran Fusión habla en su favor y, desde luego, es un juego que merece mucho la pena, sobre todo si te gustan las aventuras gráficas o si, sencillamente, quieres encontrarle el lado divertido a esta maldita crisis que, día tras día, nos trae una nueva mala noticia, ¡y es que hay que procurar sonreír más!

Valoración

Una aventura gráfica como las de antes, con infinidad de guiños a otros juegos o películas y un guión ingenioso.

Hobby

81

Muy bueno

Lo mejor

El estilo artístico recuerda mucho a los 'tebeos' que todos recordamos de nuestra infancia.

Lo peor

Le falta algo de ritmo.

Lecturas recomendadas