Análisis

Análisis de Gunslugs para Android e iOS

Por Sergio Gracia
-

Gunslugs consigue transportarnos a la época en la que disfrutábamos con juegos como Contra, Metal Slug o Turrican, eso sí, con todo el encanto de los 8bits, tanto en sus gráficos como en su banda sonora.

Hubo un tiempo en que los juegos no tenían ningún tipo de pretensión, simplemente estaban ahí para hacernos pasar un gran rato, por muy simplones o 'cutres' que puedan parecernos hoy en día, un tiempo en que nadie se fijaba en si los personajes estaban pixelados o los escenarios apenas tenían detalle, en que nos daba igual si podíamos salvar la partida o teníamos que completarlo del tirón. Esa época está volviendo, de alguna manera, gracias a los equipos de desarrollo independiente, y aunque el PC sea su mayor escaparate, los terminales móviles como smartphones y tablets también nos ofrecen un amplio catálogo de auténticas maravillas atemporales pensadas para todos aquellos que quieran matar el tedio sin necesidad de recurrir a una súper producción. Con esta misma premisa los chicos de Orange Pixel se han sacado de la manga Gunslugs, un juego con sabor añejo que nos hará recordar viejos tiempos.

Gunslugs podría catalogarse en el género, ya largo tiempo olvidado, de los 'run and gun'. Seguro que, aunque no hayáis vivido la época de los 80 u os hayáis saltado gran parte de los 90, os suenen juegos como Metal Slug, Contra, Gunstar Heroes, Blaster Master o Turrican. En éstos títulos sencillamente teníamos que 'tirar pa'lante' y arrasar con todo lo que se pusiera en nuestro camino. Obviamente tenían detrás una pequeño guión para mantener una cierta coherencia, sin embargo... ¿quién se acuerda de la historia de Contra? Sencillamente no hacían falta complejas narrativas e inesperados giros para conseguir engancharnos frente al televisor durante horas y horas, algo que actualmente y en ciertas ocasiones echamos algo en falta. El planteamiento de Gunslugs es ni más ni menos que éste que os contamos, y aunque sí es cierto que cojea en algunos aspectos, se trata de un título ideal al que recurrir cuando nos encontremos con los brazos cruzados sin saber qué hacer.

Los píxeles también sangran

 Normalmente, cuando descubrimos un nuevo juego, éste nos entra primero por los ojos. Si consigue pasar la barrera visual de nuestro gusto personal es cuando nos molestamos en indagar sobre qué puede ofrecernos. Gunslugs tiene la ventaja de llamar la atención a todo el mundo, tanto si te gustan los juegos con increíbles efectos visuales, texturas ultra detalladas y modelos con millones de polígonos como si sabes apreciar el arte del píxel, ya sea para bien o para mal.

El diseño artístico del juego en 8bits encaja a la perfección con el resto de la obra, al igual que ocurre con la música, muy del estilo 'chiptune', melodías estridentes que se nos quedan en la cabeza y no podemos dejar de silbar o tararear en nuestra cabeza, ¡justo como nos ocurría en los años 80 y 90! Ahora bien, que los gráficos no sean más que un puñado de píxeles no quiere decir que carezca de detalles o personalidad, sobre todo esto último.

A lo largo de la partida encontraremos un buen puñado de referencias y guiños al cine y los videojuegos. ¿Quién no se había imaginado nunca a Robocop vendiéndonos una armadura o a Gandalf pixelado dándonos la chapa y diciéndonos aquello de "¡no puedes pasar!"? Pues en Gunslugs nos encontraremos con éstos y otros personajes, escenas y situaciones que nos harán esbozar más de una sonrisa.

A lo Rambo desde Siberia y hasta el Infierno

 Parte del encanto de Gunslugs son sus niveles generados de forma aleatoria. La ambientación siempre será la misma (base nocturna, jungla, nieve, desierto e Infierno), pero la aparición de enemigos, objetos y tiendas variará con cada partida. Sí es cierto que podrían incluirse más elementos para amplificar la sensación de aleatoriedad, pues ésta apenas es apreciable y, en definitiva, se resume en un diseño de niveles pobre y monótono.

En Gunslugs simplemente tendremos que avanzar y disparar. Bueno, lo cierto es que a medida que vayamos superando niveles tendremos que tener mil ojos puestos en toda la pantalla, porque ésta se llenará rápidamente de cientos de disparos dirigidos hacia nuestra persona, así que la habilidad a la hora de esquivar será vital para sobrevivir (nunca mejor dicho). Los botiquines para recuperar la salud son bastante comunes, así que ya podéis haceros una idea de cómo de crudas se ponen las cosas en Gunslugs. Ahora bien, nuestros héroes no se detendrán ante la amenaza de la Armada del Pato Negro (¡a que suena muy amenazador!), y para detenerles harán uso de un buen arsenal: pistolas, pistolas dobles, granadas... Podremos ir desbloqueando nuevos personajes (hasta seis) a medida que avancemos, aunque no ofrecerán más que un cambio visual.

Cada 'mundo' o 'ambientación' está formado por varios niveles que van aumentando la dificultad de forma gradual, añadiendo nuevos enemigos y jefes finales que le darán un plus de superación y complejidad. Pero en Gunslugs no sólo tendremos que superar niveles, uno tras otro, también deberemos completar una serie de logros para obtener mayores puntuaciones, y os aseguramos que muchos de estos objetivos no serán nada fáciles.

Para terminar vamos a hablar de una de las opciones más interesantes de Gunslugs, que no es otra que la posibilidad de jugar en modo cooperativo con otra persona. Vale, puede que así dicho no parezca gran cosa, pero lo que resulta curioso es que, para poder disfrutar de una partida para dos jugadores, tendremos que recurrir de controladores externos como Wiimote o mandos con tecnología bleutooth (y en un futuro Ouya) gracias a una serie de aplicaciones para smartphone o tablet que nos permiten conectar el terminal con los pads en cuestión. Si en el modo para un sólo jugador la partida se puede convertir en una auténtica locura de píxeles volando enseguida, imaginaos siendo dos los 'Rambo' que disparan a diestro y siniestro. ¡Divertidísimo!

Valoración

Un juego divertido que nos pondrá un reto tras otro, ideal para esos momentos en los que estás aburrido y no encuentras nada mejor que hacer.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

Es sencillo, adictivo y tremendamente divertido.

Lo peor

Nos habría gustado más un juego 'continuista' y con mejor diseño de niveles.

Lecturas recomendadas