Análisis

Análisis de Lemmings Touch para PS Vita

Por Alberto Lloret
-

Versión comentada: PS VITA

PS Vita recibe Lemings Touch, la enésima adaptación de este legendario puzle con 23 años de historia a sus espaldas y cuya primera entrega fue creada por DMA Design (ahora Rockstar North). ¿Ofrecerá algún desafío nuevo en Vita? Pues vamos a verlo…

ACTUALIZADO 02/02/2016: Lemmings Touch para PS Vita estará disponible para su descarga sin coste para los suscriptores de PS Plus en febrero a partir de mañana miércoles, tal y como ha confirmado la propia Sony a través de Twitter. ¡Podéis hacer más llevadero este pequeño retraso leyendo nuestro análisis!

Los Lemmings, esas criaturillas de pelo verde y tendencia suicida, han paseado su palmito por multitud de plataformas, desde los antediluvianos PC de 1991 hasta PS3, pasando por NES, SNES, Megadrive… y prácticamente casi todas las consolas que se han lanzado. En todos estos títulos, la mecánica siempre ha sido la misma: llevar sanos y salvos hasta la meta a unos cuantos Lemmings que avanzan sin detenerse ante el peligro, pudiendo asignarles un número cerrado de roles en cada nivel (como trepar, picar el suelo o bloquear el avance de otros Lemmings) para conseguirlo.

La fórmula original se ha mantenido casi intacta, pasando de las 2D a las 3D, o incluso flirteando con la realidad aumentada en EyeToy Lemmings. Pero el concepto de juego siempre ha sido el mismo, incluso en este Lemmings Touch desarrollado por d3t, que ahora llega a Vita y que, en realidad, es una versión revisada y con novedades –como la inclusión de 27 trofeos o los Lemmings “malos”- del juego que salió a finales de 2012 en PlayStation Mobile, el programa de aplicaciones para dispositivos Android certificados.

A grandes rasgos, Lemmings Touch combina la mencionada jugabilidad clásica de la serie con el actual enfoque de las apps para teléfonos móviles. El ya clásico sistema de estrellas o medallas se impone aquí también, pero con dos requisitos que tienen en cuenta el tiempo necesitado y las criaturas salvadas. Así, si somos lo suficientemente rápidos y hábiles, podremos conseguir hasta 3 estrellas, que son necesarias para acceder a los niveles posteriores dentro de cada uno de los 4 tramos de dificultad (Fácil, Complicado, Exigente y Difícil).

La novedad jugable más importante es, sin duda, la inclusión de Lemmings con el pelo rojo, para indicar de forma visual que son “malos” (y quizá para dar aún más mala fama a los pelirrojos, supongo). Estos Lemmings no pueden alcanzar de ninguna manera la puerta de salida y tenemos que eliminarlos a toda costa, ya sea dejándolos caer al vació o utilizando alguna caja móvil para aplastarlos sin miramientos. Un detalle que da cierta variedad al desarrollo del juego…

Y, como en Lemmings de PlayStation Mobile, casi todas las acciones las realizamos tocando la pantalla táctil, desde hacer zoom o alejar la cámara, movernos por el nivel o seleccionar un Lemming, momento en el que aparece la rueda de roles, que en esta versión se puede mover y colocar en la parte de la pantalla que menos nos moleste. Incluso podemos interactuar con ciertas zonas de los niveles, como cañones, trampolines o plataformas móviles, que podemos mover o regular para que los Lemmings lleguen a su objetivo.

De hecho, Lemmings Touch ofrece un control mixto, y algunas acciones están asignadas a los controles físicos de Vita, como es el caso de los botones L para pausar la acción, R para acelerarla, Triángulo para hacer que todos se inmolen o la cruceta para seleccionar el Lemming anterior o posterior… Pero no vamos a engañar a nadie: lo cierto es que el control es, muy probablemente, lo peor de todo el juego o, al menos, así nos ha parecido en los momentos más exigentes.

En los primeros niveles apenas se nota, pero cuando la dificultad del juego aumenta y el tiempo apremia, algo tan simple como elegir un Lemming concreto y asignarle un rol (algo que a veces es más lento de lo que nos gustaría), puede ser una pesadilla y el motivo porque el que tengamos que repetir el nivel en cuestión. Incluso hemos probado a jugar con punteros compatibles con pantallas táctiles, y el resultado sigue siendo el mismo, una capa de “dificultad extra” que puede llegar a desesperar a los menos pacientes.

Eso no quita que el juego tenga buenas ideas dignas de mención. Aparte de las estrellas, también podemos amasar monedas al cumplir desafíos extra, que van desde construir una escalera que nos impida salir de un nivel a utilizar todos los roles con un único Lemming. Al cumplir estos desafíos, aparecen otros nuevos… y son unos cuantos. El caso es que, con las monedas conseguidas podemos acudir a una tienda dentro del propio juego, y comprar ítems para personalizar a nuestros Lemmings.

La tienda está dividida en diversos apartados, desde el color de pelo, piel o ropa, a poder equipar accesorios como auriculares o un pico, que nunca dejan de ser meras modificaciones visuales (no añaden habilidades extra ni nada parecido). Todo lo demás, gráficos y sonido, están a la altura de lo que se espera de la serie: movidillas melodías que encajan con el desarrollo de los niveles y una colorista aunque simple puesta en escena… que no os hará llorar por su belleza. Correcto, pero sin alardes.

Y eso es, a grandes rasgos, todo lo que ofrece este Lemmings Touch, jugabilidad clásica con algunas novedades y poco más. Pero si te van los juegos duraderos y, en especial los puzles, y además te gusta competir contra ti mismo (para obtener las 3 estrellas de cada nivel), pues verás que está pensado para ti. Por los 9,99 euros que cuesta en PSN te va a proporcionar muchas horas de juego, aunque algunas de ellas, muy probablemente, estarás despotricando del control… pero vamos, que eso tampoco es nuevo en el universo Lemmings.

Valoración

El puzle de vida, duradero y rejugable, con algunas novedades y controles táctiles que, por momentos, pueden arruinar la experiencia.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

El Lemmings de siempre pero con novedades. Es rejugable...

Lo peor

El control táctil no está a la altura en los momentos más difíciles

Lecturas recomendadas