Análisis

Análisis de Paper Mario Sticker Star

Por Roberto J. R. Anderson
-

Tras tres entregas en consolas de sobremesa (N64, GC y Wii), la saga Paper Mario debuta en una portátil. El mundo de papel característico de Paper Mario luce mejor que nunca gracias a las 3D de la consola, que le hacen parecer un gran diorama animado. Aquí todo está hecho de papel, tanto los escenarios como Mario y sus enemigos.

Esta saga nació con la intención de explorar la vertiente más rolera del fontanero y convertirse en el heredero de Super Mario RPG, aunque la entrega de Wii apostó por una experiencia más cercana al plataformeo. En esta ocasión regresamos a los combates por turnos de los dos primeros, aunque hemos perdido un elemento habitual de los juegos de rol que incluso el de Wii tenía: los puntos de experiencia.

Para este Sticker Star se ha decidido prescindir de cualquier tipo de progresión del personaje (excepto los items que podemos encontrar para aumentar la salud de Mario), y las victorias en combate sólo se nos recompensan con monedas y alguna pegatina ocasional (profundizaremos en ellas en un momento). Creemos que esto no acaba de funcionar de la mejor manera, ya que se pierde el incentivo de librar cientos de peleas y encima tenemos que gastar pegatinas en cada combate, aunque por suerte los combates son bastante divertidos.

Y es que las pegatinas son nuestros movimientos en combate. Con cada ataque gastamos una, y las hay de muchísimos tipos. Por ejemplo: saltos, martillos, flores de fuego, caparazones, bolas de nieve y bumeranes, entre muchos otros. Además, hay muchas variantes de saltos y martillos, como un salto con el que caer sobre muchos enemigos en un mismo turno o un martillo capaz de golpear varias veces seguidas. También hay pegatinas defensivas como champiñones que restablecen la salud de Mario.

Como continuamente estaréis gastando las pegatinas que tenéis en los combates de Paper Mario, tendréis que reabasteceros a menudo, pero son fáciles de encontrar en las paredes y suelos de los escenarios, y también podéis comprarlas en tiendas. Además, los combates son mucho más dinámicos que los habituales combates por turnos de los juegos de rol, ya que es importante pulsar el botón A en los momentos apropiados para así realizar ataques más efectivos y recibir menos daño cuando nos golpean a nosotros.

Pegatinas especiales

Hay también una serie de 64 “cosas” (sí, se llaman así en el juego) que se encuentran esparcidas en los niveles y pueden convertirse en pegatinas especiales mucho más poderosas que las 96 normales. Son los únicos objetos no planos del juego, pero arreglaréis eso al convertirlos en pegatinas en los sitios designados para ello y añadirlas a vuestro álbum. Estas pegatinas son especialmente útiles contra los jefes finales, ya que con ellas podéis explotar los puntos débiles de los enemigos: por ejemplo, la pegatina de estropajo, con la que podréis absorber el veneno que os lanza uno de ellos y devolvérselo.

También son imprescindibles para resolver ciertos puzles, aunque algunos de ellos son tan enrevesados que es probable que no os quede más remedio que consultar alguna guía, ya que tendréis que encontrar objetos ocultos para resolver puzles en niveles de mundos diferentes. Por suerte el personaje de Tina ayuda a Mario en cada momento y podéis pedirle pistas, aunque a veces esta ayuda no es suficiente para saber lo que hay que hacer.

Estos puzles se resuelven usando el nuevo modo papelizar, en el que el tiempo se detiene y podéis manipular el entorno a vuestro antojo. Así podréis extraer y añadir elementos a los niveles, que por cierto están organizados en base a un mapamundi y con metas de final de nivel al más puro estilo Mario. Están divididos en seis mundos, cada uno con un gran jefe final que guarda cada una de las pegatinas reales, los objetos que debe recuperar Mario.

Conclusiones

El juego ganaría mucho si tuviera algún sistema de puntos de experiencia y si no fuera tan fácil atascarse, pero es indudable que estamos ante un muy buen juego y una compra recomendable. Aunque está lejos del nivel de los mejores Paper Mario, el sistema de pegatinas está bien pensado y tiene mucha variedad, los combates son divertidos (especialmente el reto de los jefes finales), su estética está muy lograda y el 3D aporta mucho, los diálogos cuentan con un sentido del humor muy bueno y las partes de exploración son por lo general muy disfrutables.

Valoración

No es el mejor Paper Mario, pero sí un muy buen y bonito juego con muchas virtudes y un sistema de pegatinas sólido. Os dará 20 horas de diversión, y unas cuantas más si vais a por todos los secretos.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

La estética, el sentido del humor y las pegatinas.

Lo peor

La ausencia de un sistema de progresión del personaje. A veces es casi inevitable atascarse.

Lecturas recomendadas