Parappa the Rapper
Análisis

Análisis de Parappa the Rapper Remastered, ya disponible en PS4

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: PS4

El baile del perrito no es la canción de moda este verano, sino un recordatorio de los juegos que nos sorprendían hace 20 años. ¿Mantiene el buen ritmo Parappa? Veámoslo con su análisis para PS4.

Antes de la llegada de los Singstar, Guitar Hero y compañía, los juegos musicales eran un género casi marciano para la mayoría de los usuarios, pero hubo algunos "valientes" que ya en la época de la primera PlayStation quisieron experimentar con el formato. Tal fue el caso de Parappa the Rapper, que hace justo 20 años nos trajo una aventura colorida y diferente. Ahora, el juego llega tal cual lo vimos en esa época, pero con gráficos en 4K durante las partidas.

El desarrollo es muy sencillo: el perrito Parappa quiere impresionar a la hermosa Sunny, así que se somete al entrenamiento de varios senseis para aprender a luchar, conducir e incluso a cocinar. ¿Y cómo superamos esos entrenamientos? Pues rapeando, por supuesto.

Antes de saltar a la pista, se nos obsequia con secuencias de vídeo que explican la historia de Parappa y el porqué de su frase "I gotta believe" (tengo que tener fe en mí mismo).

Cuando empieza cada ronda, el maestro recita una estrofa. Además de la letra, vemos algunas secuencias de botones que hemos de repetir justo a continuación. Si lo hacemos bien, Parappa repite las palabras de su "maestro" y nuestro medidor de rapeo se mantiene en buena posición. Hay que superar las diferentes "lecciones" del maestro, del tirón y sin que nuestra puntuación se desplome (al fallar tramos perdemos puntos). Si nos equivocamos demasiadas veces seguidas, seremos expulsados de la canción.

Parappa the Rapper Remastered

En total, tenemos 6 niveles, que duran entre 2 minutos y medio y 3 minutos. Por tanto, podemos superar el juego en bastante menos de una hora, aunque es muy probable que tengáis que repetir algún nivel más de una vez porque no conseguís mantener el medidor de rapeo a flote. Si habéis probado juegos musicales más recientes, al principio os puede frustrar que parece que pulsáis con el ritmo correcto pero el medidor os dice que lo habéis hecho mal. La clave está en concentrarse y escuchar el ritmo base, en vez de las voces de los personajes. Eso es lo que tenéis que intentar imitar.

Conoce los 20 mejores juegos de PS4.

Como el juego se diseñó para la primera PlayStation, los únicos botones que hay que combinar son los cuatro frontales y dos superiores. El principal reto está en igualar bien el ritmo, más que en mezclar varios botones. Si llegáis a dominar bien el tema, podéis haceros los vacilones e incorporar notas extra a la base que se nos propone (siempre que respetéis las obligatorias). Así, podréis alcanzar la inaccesible valoración "cool".

Al margen de los 6 niveles, no hay mucho más donde rascar. Hay un minitutorial para comprender el ritmo y la opción de jugar en modo fácil (con solo la mitad de los escenarios), así como usar alguna melodía alternativa en las lecciones. Lamentablemente, el conjunto se supera en un suspiro. No hay modo multijugador ni niveles que se desbloqueen al superar el juego, así que su precio de 14,99 euros a estas alturas de la vida nos parece algo excesivo.

¿Qué hay del rendimiento técnico? El principal atractivo de Parappa the Rapper Remastered está en que se puede jugar a 4K y con total fluidez, por lo que la sensación es cristalina durante los rapeos. Lamentablemente, eso choca con las escenas de corte, que se han conservado tal cual aparecían en PlayStation. Por tanto, se ven poco detalladas e incluso "sucias". ¿Tanto costaba haberlas recreado con el nuevo motor del juego?

Parappa the Rapper Remastered

Hay que tener en cuenta que, aunque la estética es de por sí simple e incluso algo naif (algo totalmente respetable como opción plástica, por supuesto), tanto las escenas de corte como los escenarios tienen un nivel de detalle que se podría perdonar en la época, pero que hoy en día no es de recibo: clipping por doquier, texturas estiradas exageradamente... Que los personajes y fondos tengan ese estilo nos sigue pareciendo encantandor, pero no pasa lo mismo con ese tipo de errores o las animaciones de las cutscenes, que se podrían haber mejorado con poco esfuerzo.

La música, por supuesto, es el punto fuerte, con unos temas muy graciosos, que mezclan el hip-hop con el reggae o el funky. Las letras están en inglés (uno de los aspectos más divertidos es ver cómo Parappa completa las frases por tramos, según pulsamos los botones), pero tenemos subtítulos en español muy bien traducidos. Ahora bien, en pleno rapeo tampoco vais a tener mucho margen para leer...

Parappa the Rapper Remastered

Lo mismo pasa con la interfaz: a estas alturas resulta inconcebible que, en plena partida, no exista más opción que la de pausar, pero no podemos reiniciar una canción o salir al menú del juego si estamos en pleno rapeo. Igualmente, después de cada canción nos toca salvar a mano, algo que era habitual en los tiempos en los que las consolas tenían tarjetas de memoria, pero que hoy en día se podía haber solventado con un simple autogardado.

Como decimos, todo esto podía no suponer un problema en 1997 (como muestra, aquí va el análisis que le dedicó la revista por aquél entonces), pero hoy día se espera una mayor adaptabilidad del juego.

Así analizamos Parappa the Rapper para PSOne en el nº 72 de Hobby Consolas:

En definitiva, Parappa the Rapper es un juego algo torpe para los tiempos actuales y además se presenta excesivamente escaso de contenido. No dudamos que habrá quien le encuentre la gracia (a fin de cuentas, sus personajes en 2D siguen resultando adorables) y sus melodías son muy simpáticas, pero no puede competir con cualquier otro juego musical decentillo de los últimos 10 años. Es mejor dejar algunos clásicos en el recuerdo.

Valoración

Un juego musical que no está a la altura de las expectativas actuales en casi ningún aspecto. Puede interesarte por nostalgia, pero poco más.

Hobby

52

Regular

Lo mejor

Su estética y personajes tienen un cierto encanto.

Lo peor

Es muy corto y está demasiado anticuado en lo técnico y jugable.

Lecturas recomendadas