Análisis

Análisis de Repulze para iOS

Por David Alonso Hernández
-

Enfúndate tu mono de piloto futurista y sube a bordo de estos aerodeslizadores para disputar unas carreras contrarreloj al más puro estilo Wipeout.

Pixelbite, los desarrolladores de Reckless Racing 2, nos presentan un nuevo juego de velocidad que nada tiene que ver con las carreras de vehículos desde una perspectiva elevada y con vehículos "terrestres" que tanto nos han hecho disfrutar en iOS y Android.

Repulze se sitúa a rebufo de los arcade de velocidad futurista, como F-Zero o Wipeout 2048, y nos propone unas carreras a bordo de potentes naves, llamadas aquí aerodeslizadores, y en las que la espectacularidad gráfica prima por encima de todo.

Y ya que hemos hablado de Wipeout, la verdad es que es imposible negar que la serie creada por Psygnosis ha servido de fuente de inspiración a Pixelbite para crear Repulze. Basta con ver las imágenes que acompañan este análisis para darse cuenta de que el parecido entre ambos títulos es innegable, aunque el juego para iOS trata de adquirir personalidad propia ofreciendo elementos nuevos y eliminando otros habituales en la saga Wipeout, como los rivales en carrera y las armas, centrando así su desarrollo en unas carreras contrarreloj con diferentes desafíos. 

A solas en el futuro

Es precisamente esta ausencia de rivales lo primero que llama la atención cuando encaramos nuestra primera partida en Repulze. No, no busquéis otros modos de juego. Aquí competimos sólo contra nosotros mismos.

Tras elegir entre uno de los dos aerodeslizadores disponibles inicialmente (hay 6 en total) somos trasladados al menú de selección de los nueve circuitos, que nos proponen tres desafíos diferentes: superar tres vueltas en menos de un tiempo determinado, conseguir un número determinado cargas de aceleración y completar la carrera sufriendo menos de 3 choques.


Superar cada uno de estos retos nos brinda un emblema y puntos de experiencia, necesarios para desbloquear nuevos trazados y subir de rango, ya que nuestro objetivo principal es pasar de ser un piloto novato a convertirnos en todo un veterano de la velocidad futurista.

Además de estos tres desafíos, comunes a todos los circuitos, hay una serie de logros de Game Center por superar y que aportan algo de variedad al asunto; algunos son bastante anecdóticos, como por ejemplo compartir uno de nuestros tiempos de carrera en Facebook o Twitter, mientras que otros son mucho más complicados y nos proponen, por ejemplo, completar todos los circuitos sin chocarnos ni una sola vez.

Planeando a ras de suelo

Una buena idea antes de subir a nuestro aerodeslizador es elegir el control que más se adapta a nuestras necesidades de los disponibles. El primero de ellos nos permite controlar nuestra nave moviendo nuestro dispositivo gracias al giroscopio, mientras que el segundo nos muestra las clásicas flechas de dirección pantalla. Ambos sistemas de control funcionan perfectamente y nos otorgan mucha precisión a la hora de manejar la nave, por lo que aquí ya va en gustos elegir uno u otro.

Con el control elegido y una vez, por fin, sentados en nuestro aerodeslizador salimos disparados para encarar el trazado de los distintos circuitos. La longitud de todos ellos es algo corta, aunque su diseño es bastante atractivo y tienen una buena variedad de curvas de todo tipo, cambios de rasante y "chicanes" con las que poner a prueba nuestra pericia.

Repartidos en diferentes puntos del circuito encontramos paneles de energía de distinta polaridad y color (rojo y verde), que son necesarios para recargar nuestra barra de "acelerón". El "nitro" de toda la vida, vamos.

Al encadenar 3 paneles del mismo color sumamos una barra de energía, lo que nos permite -tocando la pantalla en cualquier parte- realizar una fuerte aceleración durante unos segundos. El color de panel que tenemos que coger (o su polaridad) cambia cada tres paneles idénticos que traspasemos, por lo que siempre tenemos que estar atentos a cuál es nuestra polaridad actual o de lo contrario, si traspasamos una pared de energía del color equivocado, sufriremos una fuerte desaceleración.

Esto, y una nave que circula aleatoriamente por los circuitos con el fin de obstaculizarnos, son los únicos elementos que ofrecen las carreras de Repulze, además de, evidemtemente, la dificultad de los trazados en sí mismos, por lo que -tras unas cuantas partidas- echamos de menos la posibilidad de competir contra otros rivales y, sobre todo, la inclusión de un modo online, que le hubiera sentado de perlas al asunto.

En este aspecto, Pixelbite ya ha confirmado que próximamente ofrecerá dos paquetes de contenido extra a Repulze: "Rompe y Desiste" y "Crítica", aunque no han especificado en qué consistirán exactamente.

De todos modos, y mientras llegan estas actualizaciones de contenido, los 0,89€ que cuesta Repulze nos parece un precio más que justo para lo que ofrece: unas pocas horas de diversión de velocidad futurista con un apartado técnico estupendo.

Vale que su parecido con Wipeout es quizá excesivo, pero -jugando en un iPad con pantalla Retina- da gusto comprobar la fluidez con la que se mueve el juego, la buena sensación de velocidad y la estupenda ambientación de los circuitos, que cuentan con un diseño muy atractivo y unas texturas de alta calidad.

Así que ya sabéis: si sois fans de juegos como Wipeout y os apetece echaros unas carreras futuristas sin demasiadas pretensiones en vuestro iPhone o iPad, Repulze consigue entrar por los ojos y ofrecer buenos momentos por menos de 1€, precio que permite -además- instalar el juego en ambos dispositivos a la vez sin incrementar el costo. Un detalle que siempre agradecemos enormemente.

Valoración

Con un enorme parecido a juegos como Wipeout, Repulze es un buen arcade de velocidad futurista que destaca por su atractivo apartado técnico. Una pena que no tenga más modos de juego y opciones.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

Gráficamente es muy bueno y el control es preciso. Cuesta 0,89€

Lo peor

Se echa en falta que haya rivales en pista y un modo online.

Lecturas recomendadas