Análisis

Análisis de Samurai Warriors 4 para PS4

Por Álvaro Alonso
-

Versión comentada: PS4

Los Samuráis, míticos guerreros del lejano Oriente, se regían por una única regla: el honor, el cual defendían por encima de todo y hasta la muerte. Pero cuando se trata de repartir "honor" y acabar con ejércitos enteros de un plumazo, los protagonistas de Samurai Warriors 4 son la mejor opción... ¿O quizás no? Vamos a descubrirlo.

Samurai Warriors es un spin-off de la saga Dynasty Warriors que ofrece, desde los tiempos de PS2, batallas campales basadas ligeramente en el Período Sengoku, uno de los más largos e importantes en la guerra civil del Japón feudal. Y al igual que en la "saga padre", la forma de obtener la victoria en las contiendas pasa por aporrear los botones del mando para ejectutar espectaculares ataques, que acaban con decenas de enemigos en el acto... Y con nuestras huellas dactilares. Vamos, lo que conocemos comúnmente como "musou" o "machacabotones".

Mientras que la tercera entrega de la saga se lanzó únicamente en Wii (hubo versión para PS3 y PS Vita, pero solo en Japón), Samurai Warriors 4 llega en exclusiva a las plataformas de Sony: PS3, PS4 y PS Vita, y sirve para conmemorar el décimo aniversario de la serie ¿Habrán sobrevivido nuestros pulgares a las oleadas de soldados invasores? Seguid leyendo para descubrirlo...

Sengoku, no confundir con Son Goku

Nos encontramos en el año 1555. Los conflictos políticos y militares asolan Japón, que se encuentra dividido en regiones gobernadas por los Daimyo, señores feudales superados en poder únicamente por los Shogun. El malvado Clan Ōuchi arrasa las tierras en su búsqueda por el control absoluto, y su siguiente paso es hacerse con Miyajima, una pequeña isla de gran importancia estratégica. Suerte que nosotros, como miebros del Clan Mōri (con el legendario Motonari a la cabeza) estamos ahí para impedirlo. La Batalla de Itsukushima es la primera de una serie de contiendas en las que tomamos parte en Samurai Warriors 4, que se extienden hasta el Asalto de Osaka, el legendario conflicto en el que Clan Toyotomi fue erradicado de la faz de la tierra.

El título de Omega Force no brilla por su fidelidad a los hechos históricos (personajes que ni siquiera habían nacido toman partido en algunas de las batallas más importantes, y las mujeres de la época, cuyo papel fue poco menos que irrelevante dentro del conflicto, resultan fundamentales para su resolución) pero... Reconozcámoslo: la historia se vuelve mucho más interesante cuando las relaciones entre los personajes de distintas facciones se vuelven más "personales" y los líderes de los clanes barren el campo de batalla con un movimiento de su hoja. El modo historia nos da la posibilidad de disfrutar de los acontecimientos desde la perspectiva de diez clanes distintos, ¡villanos incluidos!

Más tortas que en una panadería...

Samurai Warriors 4 no defrauda, y ofrece batallas espectaculares sin un segundo de respiro, con acción a raudales, golpes imposibles y cientos de enemigos en pantalla en todo momento. Como viene siendo habitual, a medida que usamos a un personaje este va evolucionando y adquiriendo nuevas habilidades combo, que aumentan su efectividad en combate. Desperdigados por el campo de batalla o al derrotar enemigos, encontramos armas, equipo, monturas y objetos de un solo uso que potencian nuestras estadísticas durante un tiempo limitado y aportan un ligero componente rolero al asunto. Además, para dotar de más variedad (y espectacularidad) los combates, esta entrega incluye dos nuevos movimientos: el 'Hyper Attack' y el 'Rage Mode'. El primero, ejecutado con el botón Triángulo, sirve para limpiar de un plumazo una zona de enemigos... Sin embargo hemos de tener cuidado, pues es inútil frente a los generales enemigos, que lo bloquearán y nos dejarán expuestos ante un contraataque.  El 'Rage Mode' funciona como el típico estado en que nuestro personaje se vuelve ultra poderoso y casi invulnerable durante unos segundos, en los que además obtenemos acceso al ataque definitivo de cada personaje.

La cantidad de contenido que esconde Samurai Warrios 4 es gigantesca, y nos mantendrá pegados a la pantalla durante un buen número de horas si queremos desbloquearlo todo al 100%. A lo largo del modo historia podemos desbloquear un total de 55 personajes, el número más alto alcanzado por la serie hasta el momento, todos con un aspecto y ataques característicos... Aunque en esencia la forma de controlarlos es la misma. La diferencia es que esta vez, cuando saltamos al campo de batalla, elegimos dos personajes en lugar de uno, entre los que podemos alternar instantaneamente con tan solo pulsar un botón, además de ejecutar poderosísimos ataques conjuntos cuando ambos personajes están cerca. Al modo historia se le unen también un "crea tu propio personaje", con multitud de opciones de personalización para que diseñemos al guerrero definitivo a nuestro gusto, y el modo "Chronicle", en el que podemos comprobar la efectividad de los personajes que acabamos de crear en las misiones del modo historia. 

... Pero tortas muy poco hechas

Por desgracia, Samurai Warriors 4 aqueja los mismos problemas que la serie arrastra desde prácticamente la primera entrega: pese a la cantidad de soldados, capitanes, tenientes y generales a los que hacemos frente a lo largo de la aventura, el más temible de nuestros enemigos es... La cámara. Se bloquea en partes del escenario, cobra vida propia... Lucharéis contra ella para que no os deje vendidos en las situaciones más peliagudas. En general los gráficos de la versión de PS4 son bastante sólidos, pero podrían dar mucho, muchísimo más de sí, sobre todo si tenemos en cuenta los serios problemas de 'popping' de los que hace gala el título, con enemigos que desaparecen en cuanto nos alejamos unos pasos.

Pero el mayor de todos los problemas es... ¿Ya lo habéis adivinado? Exacto, la repetitividad: todas (absolutamente todas) las misiones nos invitan a masacrar ejércitos enemigos... Y nada más. Al principio es divertido, sobre todo por la espectacularidad de los ataques, pero tras cuatro o cinco misiones en las que lo único que cambia es el aspecto de los enemigos (o ni eso) el título empieza a perder toda su gracia, y los combates se convierten en un aporreo incesante de botones.

Aun así, si sois fans de las batallas contra miles de enemigos al mismo tiempo, la "historia" del Período Sengoku o si simplemente queréis desfogar toda la ira después de un mal día, Samurai Warriors 4 es sin duda la mejor opción que vais a encontrar ahí fuera, así como la mejor entrega de la saga desde... Bueno, desde Hyrule Warriors.

Valoración

Batallas espectaculares y gran cantidad de contenido son las principales bazas de Samurai Warriors 4, que por desgracia quedan eclipsadas por un desarrollo muy poco variado.

Hobby

73

Bueno

Lo mejor

Acción explosiva. Gran cantidad de personajes y movimientos a desbloquear. Muy entretenido...

Lo peor

... Las dos primeras horas. Excesivamente repetitivo. Cámara desastrosa. Gráficos mejorables.

Lecturas recomendadas