Análisis

Análisis de Star Wars Battlefront para PS4, Xbox One y PC

Por David Martínez
-

Versión comentada: Xbox One

En el análisis de Star Wars Battlefront para PS4, Xbox One y PC tratamos de descubrir si el FPS de DICE y Electronic Arts es el mejor juego de Star Wars de la Historia, o la falta de contenido (y de campaña para un sólo jugador) pesan demasiado en su contra. Bienvenidos, de nuevo, a  una galaxia muy, muy lejana.        

ACTUALIZADO: Os mostramos cuál es la mejor clase para el modo multijugador de Star Wars Battlefront. La combinación de Bláster, cartas estelares y cartas de rasgo que os darán ventaja táctica en el FPS de DICE y Electronic Arts. Podéis consultarlo aquí.

El anuncio de Star Wars Battlefront, en el E3 de 2014, ya nos dejó muy claro que DICE había hecho un tributo a la saga. Una obra de amor inmenso a la trilogía original de George Lucas, que se nota desde el momento en que cargamos el juego. Basta con ver discutir a los androides R2D2 y C3PO en la pantalla de inicio, o navegar por sus menús con piezas escogidas de la banda sonora, para descubrir que Battlefront es puro Star Wars. ¡Hasta las cortinillas de las películas aparecen entre pantallas! Y cunado comenzamos a jugar... casi no podemos creérnoslo.

Sn embargo, a medida que se han ido confirmando los modos de juego, los héroes disponibles y los mapas de Star Wars Battlefront, ha crecido la preocupación por su escasez de contenido. Primero fue la ausencia de batallas de naves en el espacio, después el hecho de que no apareciesen localizaciones clave de las películas, como Bespin o la Estrellla de la Muerte, y finalmente, la ausencia de modo campaña para un sólo jugador. Está claro que su punto fuerte es el multijugador... pero no nos precipitemos, "pues incompleto es nuestro entrenamiento" todavía.

Los caminos de la fuerza

Hay que aplaudir el planteamiento de Battlefront, como un "shooter" con personalidad propia. Desde luego, no es un Battlefield en el universo Star Wars, sino que se juega de una manera única, y es muy respetuoso con toda la tecnología que conocimos en la saga clásica. Los blaster no tienen retroceso ni cargadores, pero en su lugar se recalientan -podemos refrigerarlos presionando un botón en el momento adecuado, como en Gears of War- y la presencia de los héroes y villanos (Han Solo, Luke Skywalker, Leia Organa, Darth Vader, el emperador Palpatine y Boba Fett) añaden este aspecto cinematográfico. 

La experiencia para un sólo jugador (o dos en cooperativo) se reduce a tres modos: entrenamiento, batallas y supervivencia. Las misiones de entrenamiento son lo más parecido a una campaña. Después de abatir sondas droide en el tutorial,  participamos en una perseccución en moto jet por la selva de Endor, pilotamos un X-Wing sobre Beggars Canyon -traducido como Cañón del Mendigo- o derribamos ATAT en Hoth desde nuestro Snowspeeder. Son pequeñas píldoras, calcadas a lo que hemos visto en las películas, pero que se pueden superar en menos de 10 minutos. Las batallas son lo más parecido a los Battlefront anteriores, desarrollados por Pandemic Studios. Con un sistema de juego similiar a Baja Confirmada de Call of Duty, tenemos que eliminar rivales y recoger las fichas que dejan al caer, es divertido, pero también lo agotamos pronto.

Por último, Supervivencia es un modo por oleadas en que debemos resistir en los cuatro planetas que aparecen en el juego: Hoth, Tatooine, Endor y Sullust (una superficie volcánica, con una factoría de cazas Tie). La verdad es que se trata de un conjunto de modos perfecto para familiarizarnos con los controles antes de saltar a las batallas online, para un máximo de 40 jugadores. En cualquier momento, podemos pasar de la perspectiva clásica en tercera persona a una vista subjetiva, y aunque no todas las armas cuentan con mira para apuntar, sí que tienen un pequeño zoom (con asistencia al apuntado) que controlamos rápidamente. 

Lo mejor del multijugador es la selección de modos de juego. Por supuesto que podemos enfrentarnos en la clásicos enfrentamientos por equipos, o captura la bandera (Cargamento en el juego). Pero lo mejor es el diseño de modos adicionales que aprovechan la ambientación: en Captura de droides debemos tomar el control de tres unidades de energía ("Gonk" para los entendidos) que se mueven lentamente, y en Supremacía, 40 jugadores  luchan por controlar 5 zonas, con la posibilidad de controlar naves, torretas y de encarnar a los héroes en medio de la batalla. Uno de nuestros favoritos es el Asalto de ATAT, que estaba disponible en la beta y que, por fortuna, se ha equilibrado para que el Imperio no goce de una ventaja aplastante.

La presencia de los héroes se aprovecha también en dos modos menores "Caza al héroe" y "Héores y villanos". Y por último, el modo más especial es Escuadrón de cazas. En este juego se enfrentan 20 pilotos -con otras naves controladas por la I.A.- por conseguir la supremacía aérea. Cada bando cuenta con dos modelos de caza (A-Wing y X-Wing por los rebeldes, y Tie Fighter e Interceptor por el Imperio) y se baten en "dogfights" frenéticos en los que aparecen objetivos ocasionales, como derribar una lanzadera tipo Lambda. Cada nave cuenta con funciones especiales, y un sistema de fijación de objetivos, y en este caso, los héroes controlan el Halcón Milenario o la nave Slave I de Boba Fett. 

Para conseguir controlar a los héroes, lanzar ataques especiales o pilotar naves en los modos que lo permiten, no hay que activar ninguna racha. Basta con recoger una serie de ítems que aparecen en momentos y localizaciones aleatorias del escenario. Así se permite que cualquiera pueda encarnar a Skywalker en medio de una batalla, independientemente de sus estadísticas. 

Por último, hablemos del sistema de progreso. A medida que mejoramos en estos modos, subimos de nivel (hasta 50) y accedemos a nuevos desbloqueables. Se trata de armas adicionales, aspectos y cartas -que activan detonadores termales, jetpack o escudos en el juego-. En general, estas mejoras son bastante escasas, y tampoco muestran demasiadas diferencias entre sí, pero es un aliciente para repetir algunas batallas, especialmente para los fans que quieran el aspecto T´wilek o el de Shadow Trooper.  

La nave más rápida de la galaxia

El apartado técnico de Star Wars Battlefront es incontestable, uno de los más sólidos y detallados que hemos visto en la generación. Aunque las versiones de consola no alcanzan la máxima resolución (900p en PS4 y 720p en Xbox One) el juego se mueve con una fluidez asombrosa, a 60 fps constantes. Y en el momento en que empezamos a jugar, nos olvidamos de los números y contemplamos esos escenarios enormes, hiperdetallados y destructibles (no tanto como en Battlefield) con efectos de luz impecables, y unas explosiones que nos dejan pasmados. El motor Frostbite da lo mejor de sí.

Los modelos de naves y personajes rozan la perfección. Si pestañeamos un instante, podemos confundir la carrera de moto jets con una secuencia de El Retorno del Jedi, y da gusto perderse por los escenarios de Tatooine para encontrar el landspeeder de Luke Skywalker, la barcaza y el palacio de Jabba,  la boca del todopoderosos Sarlaac... o unos jawas que salen corriendo en cuanto empiezan las hostilidades.  Incluso jugando en tercera persona, en que algunas animaciones podían parecer más artificiales, el juego se comporta de manera excepcional, y podemos ver los efectos de los disparos sobre nuestro propio soldado. 

La música recupera piezas escogidas de John Williams, aunque sólo suena en los momentos determinados de la batalla. Y los efectos de sonido, son impecables (hasta los gritos de los soldados caídos están sacados de las películas). El único punto negro es el doblaje al castellano. Y no porque esté mal integrado, sino porque  las voces no coinciden con las que llevamos escuchando en las películas más de 30 años. Se hace un poco extraño oír a Han Solo o la Princesa Leia con otro tono... con la salvedad de Boba Fett, que en la versión original tiene la voz de Temuera Morrison (Jango Fett en el Episodio II) y en castellano también es fiel.


El reverso tenebroso 

Lamentablemente, todo este festín de Star Wars se termina pronto. Los modos para un jugador son una compensación pobre por la ausencia de campaña; las misiones de entrenamiento se pueden terminar en menos de 10 minutos, y las batallas individuales o cooperativas (online o a pantalla partida) contra la I.A. tampoco consiguen engancharnos demasiado.

El multijugador es mucho más rico y profundo. Sin embargo, con tan sólo 13 mapas disponibles en 4 localizaciones, la sensación de "repetir"  las mismas partidas nos llega pronto. Por poner un ejemplo, sólo hay tres escenarios para luchar en el modo Escuadrón de cazas. Tampoco los héroes y desbloqueables ayudan: sólo podemos controlar a 3 "personalidades por bando" (Chewbacca, Lando Calrissian o IG-88 se han quedado fuera) y 11 armas  principales -que no podemos personalizar- son muy pocas.

El sistema de progreso es limitado. A medida que ganamos créditos y subimos de nivel accedemos a armas, nuevas cartas -de 4 tipos distintos- y aspectos (sin demasiadas variaciones) y los coleccionables son más bien anecdóticos. Esta severa falta de contenido, se agrava un poco después del anuncio de un pase de temporada en que habrá 16 mapas más, 4 nuevos héroes y 20 piezas de equipo... es como si DICE hubiera lanzado el juego incompleto.

Pero no todo son malas noticias, y en este sentido tenemos que aplaudir que el primer DLC, la batalla de Jakku (basado en una de las localizaciones de Star Wars El despertar de la Fuerza) vaya a distribuirse gratis en la primera semana de diciembre, 15 días antes del estreno de la película. Por el momento no sabemos si se trata de un acción única o si en el futuro nos recompensarán con paquetes similares.

Equilibrio en la Fuerza

Al final, Star Wars Battlefront nos deja una buena sensación. No hay ningún otro juego que refleje la trilogía original de La guerra de las galaxias con tanta fidelidad, y además tiene un apartado técnico de escándalo. Nunca se ha conseguido una sensación tan real de jugar a una película. Por tanto, todos los fans de Star Wars van a estar encantados, y no pararán de combatir en el bosque de Endor o en la base rebelde de Hoth, hasta conocer de memoria todos los detalles que oculta cada escenario. 

Dejando a un lado su tremenda ambientación, es un shooter equilibrado, con un modo online emocionante, que se juega a la perfección tanto en primera como en tercera persona. Pero la falta de contenido pesa demasiado. Después de jugar durante tres días, empezará a asaltarnos la sensación de todo el potencial inexplorado del juego, y no tardaremos demasiado en  conocer los mapas de memoria... o incluso en ver clases de soldado que se repiten (sobre todo el uso de los bláster). Encantará a los fans, pero puede dejar insatisfechos a quienes buscasen un FPS a la altura de los Battlefield (también desarrollados por DICE). 

Valoración

Un prodigio técnico, al servicio de una ambientación perfecta en el universo Star Wars. Pero, los 13 mapas (en 4 planetas), la ausencia de campaña para un jugador y el sistema de progreso y desbloqueos se quedan muy cortos.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

Puro Star Wars, y técnicamente de lo mejor que hemos jugado.

Lo peor

13 mapas, sin campaña individual... se queda muy corto. El doblaje.

Lecturas recomendadas