Análisis

Análisis de Watch Dogs para Wii U

Por David Martínez
-

Versión comentada: Wii U

Watch Dogs ha sido uno de los títulos más sonados del año. Primero por su atractivo planteamiento, depués por el "downgrade" que sufrió la versión final respecto a lo que se había mostrado en el E3 y finalmente por su llegada a Wii U. En la consola de Nintendo sigue siendo una gran aventura de desarrollo abierto, con una buena ambientación y el atractivo de ser uno de los pocos "sandbox" que hay disponibles en esta consola. 

Hace seis meses os ofrecimos nuestro primer análisis de Watch Dogs, en aquella ocasión jugamos en PS4, y nos llevamos una buena impresión del juego de Ubisoft. Cuando se lanzó el juego -después de un sonado retraso- muchos usuarios estaban airados por las diferencias gráficas que mostraba respecto a lo que se había enseñado anteriormente (en dos E3). Ahora nos enfrentamos a una polémica diferente: el retraso de Watch Dogs en la versión de Wii U. Y la verdad es que no está justificado, porque apenas muestra diferencias con el original. Como es lógico el apartado técnico es superior al título de PS3/ Xbox 360 y se encuentra un paso por debajo de PS4 y Xbox One, pero por lo demás, se trata del mismo "sandbox" y eso son buenas noticias.

Maestros de la informática

Los protagonistas del juego son hackers, auténticos expertos en manipular sistemas informáticos. Son agentes encubiertos que trabajan al margen de la ley, y entre ellos destaca Aiden Pearce -nuestro personaje- que aprovecha sus habilidades para vengarse de unos criminales que mataron a su sobrina. Junto a él recorremos 40 misiones, divididas en 5 actos (unas 20 horas) en que vamos dominando distintas habilidades. En Watch Dogs hay fases de infiltración, tiroteos (aprovechando un sistema de cobertura automático) y sobre todo conducción al volante de vehículos muy diferentes. Tenemos coches, lanchas y motos, que no son modelos reales, pero están bien construídos y muestran diferencias en su comportamiento. Sólo echamos de menos la posibilidad de recorrer el mapeado en un helicóptero.

Bienvenidos a Chicago

La ciudad es el alma de esta aventura de desarrollo abierto. Chicago combina pequeñas zonas rurales al noroeste, con núcleos industriales y el centro: rascacielos y edificios modernos, cruzados por canales. La verdad es que se trata de uno de los entornos más interesantes que hemos visitado últimamente en un videojuego, y está recreado con mucho realismo. Si os preguntais por la extensión del mapa, aquí tenéis un gameplay con el tamaño de Chicago en Watch Dogs  en la versión de PS4. El elemento diferenciador de Watch Dogs es que podemos manipular los semáforos, los bolardos, protecciones... presionando un botón, con ayuda de nuestro teléfono móvil. Pero no es lo único, al apuntar con el cursor a los peatones descubrimos sus secretos más oscuros, lo que nos da una estupenda sensación de un entorno "vivo". 

Mucho por hacer

Precisamente las misiones secundarias del juego se generan gracias a nuestro móvil. Algunas se basan en detener a delincuentes comunes, y también podemos participar en minijuegos como el póker o el ajedrez. Pero la "palma" se la llevan las experiencias virtuales, muy elaboradas, como pilotar un tanque araña, jugar un "clon" de Carmageddon o jugar una versión trimensional de Space Invaders. Todos los juegos son accesibles mientras paseamos por la ciudad (siempre que no hayamos dado inicio a una misión) y tienen su propio sistema de mejoras y progreso. 

Watch Dogs también cuenta con modos multijugador online, a los que también se accede directamente, sin necesidad de salir del modo principal. Podemos participar en carreras -en coche o en moto- por checkpoints, o dedicarnos simplemente a pasear por la ciudad. También hay enfrentamientos por equipos y una especia de "juego del escondite" en que tenemos que utilizar nuestro smartphone para detectar a los rivales. Y por si esto fuera poco, podemos descargar la aplicación CtOS Mobile  a nuestro dispositivo iOS o Android y competir contra un amigo que juegue en la consola.

Sólo en Wii U

Hasta aquí, como veis, apenas hay diferencias entre el Watch Dogs original y la nueva versión. Las exclusividades para los usuarios de Nintendo se limitan al recorte en el número de jugadores online (el máximo son 4, en lugar de los 8 de PS4 y Xbox One) y el uso del Wii U gamepad. Por un lado, podemos utilizarlo como pantalla, para jugar en modo off TV, y por otro, lo más interesante, podemos consultar el mapa de juego sin necesidad de pausar, con funciones interactivas. Dado el tiempo que ha pasado para esta adaptación, nos hubiera gustado encontrar alguna función adicional más, como minijuegos de hackeo o el uso de la cámara.

Con todo, hemos disfrutado mucho con esta aventura, que tiene un tono más adulto y actual que los demás "sandbox" disponibles para Wii U. Algunas misiones son emocionantes, aunque termina haciéndose repetitivo, y en general, tanto el entorno como la ambientación nos han convencido. Aiden Pearce se ha tomado su tiempo para llegar a Wii U, pero lo ha hecho bien, y seguro que satisfará las ansias de juegos más serios por parte de los usuarios de esta consola.  

Valoración

Watch Dogs es un sandbox muy correcto, con estupendas ideas, buena ambientación y una realización sólida. Sin embargo, el planteamiento de las misiones se repite y algunas mecánicas no están bien resueltas.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La recreación de Chicago, y poder "hackear" los sistemas

Lo peor

Algo repetitivo, sin mejoras para Wii U.

Lecturas recomendadas