Análisis

Assassin's Creed Chronicles Trilogy - Análisis para PS Vita

Por Clara Castaño Ruiz
-

Versión comentada: PS VITA

Venganza y honor en nuestro análisis de Assassin's Creed Chronicles Trilogy para PS Vita en el que recorremos China, India y Rusia acompañados de Shao Jun, Arbaaz Mir y Nikolaï Orelov. ¡Larga vida a la Orden de los Asesinos! 

¿Quién dijo que en 2016 no íbamos a tener un Assassin's Creed? No sólo tenemos un juego de la Orden, sino tres en Assassin's Creed Chronicles Trilogy que sale el 5 de abril de 2016 en PS Vita, después de haber hecho lo propio hace un par de meses en PS4, Xbox One y PC. Hemos recorrido China, India y Rusia a golpe de salto de fe y os traemos nuestro análisis de la trilogía de los Asesinos en la portátil de Sony. ¿Qué tal les habrá sentado a Shao Jun, Arbaaz Mir y Nikolaï Orelov el cambio a una pantalla más pequeña y táctil?

Assassin's Creed Chronicles tiene una larga historia a sus espaldas, y no sólo por los siglos que recorremos con nuestros héroes, así es que conviene recordar un poco cómo nació este título "menor" de la franquicia más famosa de Ubisoft de los últimos años. Originalmente, se anunció Assassin's Creed Chronicles: China, un juego de plataformas 2D que iba a formar parte del pase de temporada de Assasin's Creed Unity, la aventura de los Asesinos que se desarrollaba en el París de la Revolución Francesa. Pero, tras los problemas que tuvo el juego de Arno, todo quedó en punto muerto, hasta que la compañía gala rescató el proyecto. Varios meses después de dejar en el limbo Assassin’s Creed Chronicles: China, nos anunció su regreso y el desarrollo de Assassin's Creed Chronicles: India y Assassin's Creed Chronicles: Russia. Los tres juegos tendrían como protagonistas tres Asesinos diferentes: Shao Jun, Arbaaz Mir y Nikolaï Orelov, y tres épocas distintas: China en el siglo XVI, India en el siglo XIX y Rusia a principios del XX. 

La estrategia de mercado de Ubisoft era bien sencilla, sacar los tres episodios por separado y en formato digital. Una vez que los tres juegos estuvieran en el mercado se procedería a su lanzamiento en formato físico. En abril de 2015 nos llegaba Assassin’s Creed China y nuestro viaje con estos Asesinos menos conocidos terminó en febrero de 2016 con el lanzamiento de Assassin’s Creed Chronicles: India y Assassin’s Creed Chronicles: Russia. Y ahora sí, ha llegado el momento de elegir con qué Asesino vamos a jugar primero y no comprometer a la Hermandad. 

Assassin's Creed Chronicles: China - Pekín express en el siglo XVI

Primer título de la trilogía, nos traslada hasta la China del siglo XVI para seguir a Shao Jun, una vieja conocida de los fans de Assassin’s Creed ya que salió en el corto animado Assassin's Creed: Embers y en la novela Assassin’s Creed Revelations. Ezio Auditore fue su maestro durante una breve estancia de la joven Asesina en Florencia. De hecho, Ezio aparece en Assassin’s Creed Chronicles: China para darnos alguna que otra lección de combate. 

Año 1526. Durante el declive de la importante Dinastía Ming, Shao Jun regresa a su hogar para recuperar la caja de los precursores que Ezio le entregó y clamar venganza contra los Tigres (Templarios) que acabaron con la Hermandad China. La Asesina es una experta en artes marciales y sus armas principales son una Espada Kian, una Hoja oculta para el pie y el dardo cuerda (invento de nuestra protagonista). Por supuesto, no falta la vista de águila que nos viene muy bien para saber en qué lugar están nuestros enemigos. Además, a medida que avanzamos en el juego, se desbloquean nuevas habilidades y armas, como cuchillos arrojadizos, disfraces o una barra de Helix. Macao, Nan’an, La Ciudad Prohibida y la Gran Muralla China son las localizaciones principales en las que nos enfrentaremos a los Templarios.

 

Aunque en Assassin’s Creed Chronicles: China tenemos momentos de puzles, sigilo y plataformas, son estos últimos los que ocupan la mayoría de nuestras horas de juego en la aventura de Shao Jun. El título cuenta con varios niveles de una duración aproximada de 20 - 30 minutos cada uno y que consisten en rescatar aliados, eliminar enemigos, buscar objetos o realizar alguna misión secundaria. Siguiendo lo que ya hicieron en Sprinter Cell: Blacklist, Ubisoft nos premia con medallas de bronce, plata y oro dependiendo de si hemos sido detectados por el enemigo o hemos pasado inadvertidos. Al final de cada misión, nos otorga una serie de puntos con los que se desbloquean algunas de las habilidades de las que os he hablado antes. 

El apartado técnico y visual es uno de los elementos a destacar en Assassin’s Creed Chronicles Trilogy pues, aunque mantiene elementos estéticos propios de la saga, se ha querido dar un mayor toque artístico al estilo de lo que vimos en Child of Light o Valiant Hearts. En el caso de Assassin’s Creed Chronicles: China, mezcla la tradicional tinta china con una paleta de colores muy atractiva que resulta de lo más vistosa y encaja a la perfección tanto en la ambientación como con PS Vita.

Assassin's Creed Chronicles: India - Color en la colonia inglesa

Desde China nos vamos a India para encontrarnos con Arbaaz Mir, distinguido miembro de la Hermandad de los Asesinos durante el siglo XIX y al que conocimos en la novela Assassin’s Creed: Brahmán. Ambientado en Amritsar en 1841, seguimos buscando la caja de Ezio que ha ido a parar a este exótico paraje en el que han comenzado a darse tensiones entre el Imperio Sij y la Compañía de las Indias Orientales. Si habéis jugado al DLC de Assassin’s Creed Syndicate sobre El Último Marajá, la historia os sonará un poco.

Por si esto fuera poco, todo se complica cuando llega a la ciudad un Maestre templario en busca del diamante Koh-i-Noor que está vinculado con la Primera Civilización y que es tan real como que se expone en la Torre de Londres. Haciendo uso de su equipo formado por los chakram,  bombas de humo y espada talwar, el Asesino indio tendrá que encontrar la caja, el diamante, revelar objetivos templarios y salvar la vida de la princesa Pyara Kaur, nieta del marajá de la que está enamorado. 

 

Al principio de cada una de las entregas de Assassin's Creed Chronicles tenemos un pequeño tutorial en el que nos explican lo básico de las mecánicas, pero nos vendrá muy bien si hemos jugado anteriormente a la aventura China, ya que nada más empezar nos enfrentaremos con nuestro primer desafío de infiltración. La dificultad es un poco mayor en Assassin’s Creed Chronicles: India y nos encontramos con enemigos un poco más listos que han aprendido trucos para no dejarnos pasar. Eso sí, subir unas escalera no se les ocurre. Los saltos a contrarreloj y el sigilo son la nota dominante en la aventura de Arbaaz Mir que recuerda a Prince of Persia. El ritmo es de lo más intenso y eso ayuda a meterte más en la historia. Este capítulo de la trilogía 2D tiene una duración de unas cinco horas, aunque incluye contenido extra y misiones secundarias. 

A nivel técnico y gráfico, Assassin’s Creed Chronicles: India es colorista y muy fluido. Los mosaicos indios están muy presentes en todos los escenarios, palacios y jardines exóticos que se abren paso ante nuestros ojos, mientras elefantes y tigres se pasean por nuestra pantalla. Si en las versiones de sobremesa se hacía evidente su simpleza gráfica, en PS Vita encaja y se disfruta mucho más. 

Assassin's Creed Chronicles: Russia - El fin de los Romanov

Avanzamos en el tiempo hasta la Rusia de la post Revolución de Octubre. Nikolaï Orelov, asesino que ha aparecido en el cómic Assassin’s Creed: The Fall, la novela gráfica Assassin’s Creed: The Chain y en el juego de Facebook, Assassin’s Creed: Project Legacy, se prepara para retirarse tras haber cumplido con creces con la Hermandad. Su intención es comenzar una nueva vida junto a su familia, pero antes tendrá que realizar una última misión. La Hermandad le ha encargado recuperar una misteriosa caja que pertenece a la Familia del Zar. El problema es que los bolcheviques (Templarios) también la están buscando y han secuestrado a Nicolas II y toda su familia. Como os podéis imaginar, la cajita de marras es la que Ezio entregó a Shao Jun así es que no nos queda otra que recuperarla, que para eso llevamos cuatro siglos viajando entre Asesinos. Al llegar al palacio del Zar, los bolcheviques acaban con la vida de la familia Romanov, pero Nicolaï consigue salvar a Anastasia que, a partir de ese momento, se convertirá en su compañera de aventuras y con ella podremos jugar en ciertos momentos. 

Durante aproximadamente unas siete horas, recorreremos San Petersburgo, Ekaterimburgo, Kazán y Moscú, desafiando a la Hermandad de los Asesinos y a los Templarios. Para salir sanos y salvos, nuestro catálogo de armas ha cambiado y dado que estamos en una localización moderna, se han incluido armas de fuego. Así, al habitual silbido y dardo cuerda (que tenemos en las tres aventuras) o bomba de humo que estrenamos en Assassin’s Creed Chronicles: India, se ha añadido un rifle silencioso, una bayoneta y un cabestre mecánico para poder desactivar artefactos eléctricos. Además, en algunos momentos ejercemos de francotiradores para deshacernos de enemigos lejanos o cooperar con la princesa Romanov. En cuanto a Anastasia, tampoco se queda atrás en habilidades y será letal en las sombras. Eso sí, al principio es bastante patosa, pero irá aprendiendo a infiltrarse entre los bolcheviques, utilizar la cuchilla o hacerse invisible a los soldados. No queremos desvelar nada de la historia, pero hay un acontecimiento que le hará conseguir éstas destrezas de Asesina. 

Assassin’s Creed Chronicles: Russia es el juego con mayor dificultad de la trilogía. Si bien es cierto que como ocurre en todas las entregas de Chronicles, la IA de los enemigos no está muy allá, pero al principio no tenemos demasiados puntos de vida y es fácil que nos maten si nos enfrentamos a los bolcheviques de cara. Así pues, es mejor ser sigilosos y no hacer demasiado ruido. La aventura de Nikolaï ha abandonado las plataformas para centrarse más en la exploración y la infiltración por lo que es ligeramente diferente a lo jugado en los anteriores capítulos. Por supuesto, no falta algún que otro momento de puzles en el que tenemos que combinar nuestras habilidades para abrir una puerta que está cerrada o superar a un grupo de soldados que está charlando en un patio.  

Si en nuestro análisis de Assassin’s Creed Chronicles: Russia para PS4, Xbox One y PC nos quejábamos de los granos en la imagen o lo desaprovechado que estaba el apartado técnico, en PS Vita tenemos que decir que las imágenes se ajustan a la perfección y no existe ningún tipo de granulado. En esta ocasión, los diseñadores han tratado de dar sensación de un cómic en el que predominan los tonos oscuros, rojizos y el humo de trenes, propios de la Rusia soviética. 

Saltos, sigilo y un sólo Credo

Como os hemos estado explicando al hablar de cada uno de los juegos que componen Assassin’s Creed Chronicles Trilogy, se trata de un título de plataformas e infiltración que incluye algunos rompecabezas y con el que podemos profundizar más en la vida de tres Asesinos que son menos conocidos. El juego ha sido desarrollado por Climax y diseñado en vista 2.5D. No es la primera vez que vemos algo parecido en la saga, en 2008 tuvimos Assassin’s Creed: Altaïr Chronicles en Nintendo DS y, un año después, Assassin’s Creed II: Discovery también para la consola de Nintendo. Un juego de plataformas, sigilo y asesinatos de por medio. Es más, Assassin’s Creed Chronicles bebe bastante de sus antecesores, aunque con una historia, estética y tecnología más trabajadas.

Nuestros personajes se desplazan en 2D, aunque en algunos momentos avanzarán de frente. Por ejemplo, cuando están cruzando algún tipo de viga para pasar de una plataforma a otra. La gama de movimientos es la misma que tenemos en los juegos grandes de la saga: correr, trepar, saltar, esconderse, agacharse y combatir, aunque este último punto debería ser sólo en caso extremo, pues Assassin’s Creed Chronicles es un juego muy orientado al sigilo y, sobre todo al principio, tenemos muy poca resistencia. Así pues, lo mejor es estar atentos a los conos de percepción de nuestros enemigos y pasar sin hacer ruido. Si nos ven, el cono del enemigo se pondrá de color amarillo e irá a investigar que narices hacemos en ese lugar, si salimos corriendo y nos escondemos, se olvidará de nosotros. Pero, si se pone en rojo, desatará las alarmas y tendremos dos opciones: escondernos durante unos diez segundos o luchar. Si entramos en pelea, tenemos algunos movimientos especiales para que Shao Jun, Arbaaz Mir y Nikolaï Orelov se puedan defender y salir victoriosos. Aunque, es mejor que esta opción la dejéis para cuando tengáis más habilidades. 

 

Una de las mejores cosas de Assassin’s Creed Chronicles Trilogy es la adaptación de las mecánicas, sencilla y aprovechando el panel táctil de PS Vita. Con R corremos, mientras que con L nos agachamos o pasamos arrastrándonos por debajo de algún hueco si vamos en velocidad. Con la cruceta seleccionamos el arma que queremos utilizar en cada momento. Basta, por ejemplo, con pulsar la dirección derecha para utilizar el rifle de Nikolaï y mover el joystick derecho para apuntar al enemigo u objeto al que queremos disparar. 

Cuando entramos en batallas cuerpo a cuerpo, triángulo nos sirve para hacer golpes potentes, mientras que cuadrado es para ataques más suaves. Con circulo paramos los golpes de los enemigos y esquivamos balas cuando nos disparan. ¿Y qué pasa con la vista de águila o el dardo cuerda? Ahí es donde han cambiado las mecánicas en PS Vita, pues utilizamos la pantalla táctil. Para activar la vista de águila tenemos que pulsar en el símbolo de los Asesinos y veremos a nuestros enemigos reflejados. Y, para hacer uso del dardo cuerda, simplemente tenemos que pulsar en el centro de la pantalla táctil para lanzarlo al techo. 

Las misiones que nos vamos a encontrar a lo largo de China, India y Rusia son muy similares: entrar en un palacio, buscar algún objeto importante, acabar con algún enemigo, coleccionar fragmentos del Animus… Eso puede hacer que en ciertos momentos se haga algo repetitivo, pero la ambientación y los personajes merecen la pena si sois fans de la saga y os gustan las plataformas. Al igual que en los juegos principales de la saga, Assassin’s Creed Chronicles Trilogy está dividido en secuencias. China tiene 12, India se compone de 10, mientras que Rusia está formada por 8 secuencias con una duración de entre 5 y 7 horas para completar cada uno de los juegos. Si la duración se nos queda corta, podemos rejugar cada una de las aventuras para completar las misiones secundarias o acudir a la sala de desafíos que incluyen todos los juegos. También, podemos ampliar la dificultad con el modo Plus o Ultra Plus. 

Por último, nos reafirmamos en la idea de que Assassin’s Creed Chronicles Trilogy es un juego hecho para PS Vita. La estética de las aventuras de China, India y Rusia casa a la perfección y a nivel gráfico no chirría. Durante toda la partida, el juego nos ha ido muy fluido sin ningún tipo de tirón, aunque al principio me sacó momentáneamente de la partida y tuve que volver a empezar, menos mal que acababa de guardar. Pero, a pesar de este pequeño susto, ningún otro problema.  

A nivel auditivo, Assassin’s Creed Chronicles Trilogy es el primer juego de la saga que nos llega sin doblar y únicamente con subtítulos en español. Esto también ocurrió en las versiones de sobremesa y, probablemente, se deba a las escasas escenas de diálogos. Lo que desentona más con la ambientación de cada escenario son los soldados hablando en inglés cuando estás en China o Rusia, en India no choca tanto porque a fin de cuentas en esa época eran colonia británica. Los tres juegos se acompañan de una bonita banda sonora, pero que tiende a repetirse en demasiados momentos. En el caso de Assassin’s Creed Chronicles: China está plagada de notas de erhu y recupera algunas melodías que han sido claves para la saga como Ezio’s Family, mientras que en Assassin’s Creed Chronicles: India sus piezas están impregnadas de notas del sitar y en Assassin's Creed Chronicle: Russia te trasladan hasta la época la época comunista.   

Conclusión

Assassin’s Creed Chronicles Trilogy es un juego diferente, aunque no nuevo, dentro de la franquicia de los Asesinos que se ha acomodado a la perfección en PS Vita. Parece como si Ubisoft estuviera pensando desde el principio en la portátil de Sony para desarrollar el juego de sigilo y plataformas, ya que es en la consola que más destaca a nivel de fluidez y diseño. Si eres fan de Assassin's Creed y te gustan este tipo de juegos al estilo Prince of Persia, la trilogía formada por China, India y Rusia te dará una nueva visión de la franquicia al profundizar en la historia de tres Asesinos que son muy diferentes y al mismo tiempo interesantes. La lástima es desaprovechar estos escenarios que en un juego grande habrían tenido todo el sentido del mundo, especialmente India y Rusia ya que cronológicamente estamos cerca y tienen personajes en común. Por tanto, Assassin's Creed Chronicles es un título entretenido y se disfruta si eres fan de la saga, pero podía haber dado mucho más juego si las misiones no fueran tan semejantes, las mecánicas estuvieran más pulidas, que a veces fallan, y la IA de los enemigos fuera mejor. 

Todos los análisis de Assassin's Creed Chronicles

Análisis de Assassin's Creed Chronicles: China

Análisis de Assassin's Creed Chronicles: India

Análisis de Assassin's Creed Chronicles: Russia

Valoración

La saga Assassin's Creed repite en PS Vita con un juego de plataformas y sigilo con tres países, épocas y personajes muy diferentes. Nuestra única misión es honrar al Credo. Un título ideal para la portátil de Sony, pero que no es perfecto.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Una trilogía ideal para las portátil con una muy buena adaptación de las mecánicas.

Lo peor

La IA de los enemigos sigue siendo mala y puede hacerse un poco repetitivo en sus misiones.

Lecturas recomendadas