Assassin's Creed
Análisis

Assassin's Creed: Prueba de fuego - Crítica del cómic de Ubisoft

Por Clara Castaño Ruiz
-

La guerra entre los Asesinos y Templarios sigue en formato cómic y ahora se estrena Assassin's Creed: Prueba de fuego, una nueva novela gráfica dentro del enorme universo creado por Ubisoft que nos lleva a recorrer Salem en plenos juicios por brujería y que nos presenta un nuevo personaje principal, Charlotte de la Cruz. ¿Veremos sus aventuras en futuros videojuegos de la saga?

Assassin's Creed sigue expandiéndose más allá de los videojuegos y gracias a Panini podemos comenzar una nueva aventura en formato cómic con Assassin's Creed: Prueba de fuego. Después de haber viajado a la Antigua Roma, Egipto en el siglo XIV y a India y Rusia en el siglo XIX, la saga se reinicia en formato papel y estrena una nueva época, personaje principal, autores y editor. Lo que sigue intacto es el enfrentamiento entre los Asesinos y Templarios para intentar conseguir los fragmentos del Edén. 

Este primer tomo de Assassin's Creed: Prueba de fuego nos introduce en las aventuras de Charlotte de la Cruz, una joven de San Diego que trabaja de cajera en un banco, mientras encuentra el empleo de sus sueños en una gran corporación. Por las noches, se entretiene jugando con el casco de realidad virtual Helix, una plataforma ideada por Industrias Abstergo en la que los usuarios pueden revivir recuerdos reales de personajes que existieron en diferentes épocas. Los Templarios utilizan la realidad virtual Helix para encontrar objetos especiales en el pasado, controlar a la sociedad y descubrir jugadores con habilidades únicas. Es el caso de Charlotte, que esconde en su sangre la memoria genética de Tom Stoddard, un Asesino británico del siglo XVII que fue testigo de los juicios de Salem. De la noche a la mañana, la joven se verá involucrada en la eterna lucha entre Asesinos y Templarios ya que ambas organizaciones necesitan de sus recuerdos.

Assassin's Creed - Prueba de fuego - portada

La aventura se divide en cinco cómics y este primero nos presenta a todos los personajes que van a aparecer en el pasado y la actualidad, ya que en la trama son tan importantes las partes que se desarrollan en 2015 como en el siglo XVII. Charlotte es nuestra nueva heroína, ambiciosa, fuerte y atrevida, mientras que Tom Stoddard es el nuevo Asesino del pasado, un individuo complicado y malhumorado que está rodeado de sombras. Resulta un poco estereotipado con su actitud indiferente y gruñona, sólo pensando en sus intereses y los de la Orden. En algunos momentos puede recordar a Edward Kenway, Connor o Shay, aunque este último sea Templario en Assassin's Creed Rogue.

Entrenada en el arte de los Asesinos, Charlotte será reclutada para la causa por Xavier Chen, Galina Voronina y Kody, miembros de la Hermandad en San Diego que necesitan de la ayuda de la chica para localizar a un compañero perdido y encontrar un fragmento del Edén, uno de los poderosos objetos de la Primera Civilización. Los personajes son algo planos y bastante cliché: el líder que confía, la “antagonista” y el friki amante de Star Wars. Charlotte tendrá que aprender a fiarse de ellos y pasar el mayor tiempo posible en el Animus para cumplir su primera misión real como Asesina.

En el pasado, la acción tiene lugar en Salem en el año 1692. La ciudad de Massachusetts es un lugar desolado y terrorífico por la muerte de muchas mujeres bajo la acusación de brujería. Allí, Tom Stoddard, antepasado de Charlotte, se encontrará con Jennifer Querry, una Asesina novata que, a pesar de querer seguir las normas de la Orden, cree que a veces hay que saltárselas para ayudar a los inocentes. Juntos se enfrentarán a el reverendo Samuel Parris y al juez William Stoughton, dos figuras reales de la Historia que en Assassin’s Creed: Prueba de fuego son miembros de la Orden Templaria.

Cómic de Assassin's Creed en Salem

Aunque los juicios de brujería son una parte muy secundaria de la trama, hará disfrutar a los amantes de la Historia que se encontrarán con algunas celebres “brujas” como Bridget Bishop. Esta ambientación sirve de pretexto para hablar sobre las injusticias de la época y el trato a la mujer, algo propio de los videojuegos que en la película de Assassin’s Creed no han sabido manejar bien por la cantidad de errores que comete. Los nuevos escritores Anthony Del Col y Conor McCreery han incluido también numerosas referencias al Infierno de Dante para dar credibilidad a la época histórica y reforzar las ideas religiosas sobre Dios y el Diablo. 

El cómic tiene muy buen ritmo, lo que hace que no se vuelva repetitivo y que resulte una lectura atractiva, al mismo tiempo que divertida, en el que la intriga histórica y las conspiraciones del presente se entremezclan correctamente para explicar cómo encontrar un objeto en el pasado puede evitar una catástrofe en el presente. En las páginas del cómic se han tomado tiempo para explicar en qué consiste la desincronización y cómo afecta a los sujetos del Animus cuando hacen algo que su antepasado no haría o terminan su “partida” de manera abrupta. 

Cómic de Assassin's Creed en Salem

Neil Edwards es el encargado de dibujar las viñetas, en las que se nota una cierta influencia del cómic americano y también de anteriores cómics de Assassin’s Creed como The Fall o The Chain. Las viñetas en las que se muestra a los personajes de cerca están muy detalladas y la acción es palpable en los momentos de lucha en los que vuelan cuchillos o aparecen salpicaduras de sangre, aunque en otros cómics de la saga se podía apreciar mejor el movimiento en los combates. En cuanto al color, aplicado por Ivan Nunes, tiene una paleta y fondos diferentes en función de si nos encontramos en el pasado o el presente. Salem es una ciudad sombría y sucia, mientras que San Diego tiene tonos de color más suaves. Las ilustraciones son vibrantes y a menudo muy bonitas.

Assassin’s Creed: Prueba de fuego es una novela gráfica adulta con algún que otro giro argumental, sorpresas y una interesante ambientación en la época de la caza de brujas que supone un buen comienzo para esta nueva saga. Además, es la primera vez que un cómic de Assassin’s Creed tiene como protagonista del presente a una mujer. La novela gráfica nos llega completamente traducida al español y en ese sentido es perfecto, añadiendo terminología propia de los videojuegos. Por último, este primer tomo viene acompañado de varios extras como son las diferentes portadas del cómic de Titan Books en Estados Unidos y un pequeño folleto con documentación histórica sobre la caza de brujas que tuvo lugar en Salem desde 1692 hasta 1711.

Recordad que también podéis leer nuestras reseñas de cómics de la saga:

Valoración

Prueba de fuego es un sólido comienzo para Titan Comics en el universo de Assassin’s Creed. Una lectura divertida y amena que está llena de conspiraciones, historia y acción.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Brujas, religión y demonios son un buen comienzo para esta nueva saga de cómics. Está documentado históricamente y es respetuoso con el videojuego.

Lo peor

Los personajes están ligeramente estereotipados y el Asesino del pasado puede caer mal. Nos engaña en determinados aspectos.

Lecturas recomendadas